21 marzo, 2012

La principal crítica a la limpieza de hígado que propone Andreas Moritz consiste en asegurar que los supuestos cálculos hepáticos no son más que producto de una reacción química que se produce en el intestino. Este artículo investiga al respecto, con conclusiones sorprendentes para ambos bandos.

Introducción

Hace unas semanas escribí un artículo bastante extenso mencionando la limpieza hepática que propone un médico alternativo llamado Andreas Moritz, así como de los sorprendentes beneficios que me había producido. Creo que es bastante imprescindible abordar dicho artículo antes de proseguir con este, pero, aun así, haré un resumen:

Andreas Moritz asegura que los conductos biliares del hígado, y no sólo la vesícula, se congestionan con cálculos de grasa a causa de la edad y de la mala dieta. La dilatación de los conductos biliares con sales de magnesio, acompañada de la ingestión de aceite y limón —para provocar una gran producción de bilis— consigue arrastrar esos cálculos hasta el intestino, donde pueden ser eliminados vía rectal.

Estas piedrecitas salieron de una única limpieza, por increíble que te resulte [foto encontrada en internet].

El establishment médico considera el párrafo anterior una herejía, pues niega que existan esos cálculos grasos en el hígado.

Su razonamiento es que la bilis es muy líquida mientras está dentro del hígado y sólo en la vesícula se concentra, mediante una reabsorción de hasta más del 90% de agua, alcanzando su viscosidad final. Y también favoreciendo, como efecto indeseado, la formación de piedras… pero en la propia vesícula.

Con respecto a lo que se expulsa con la limpieza de Moritz, muchos médicos aseguran que no son más que un subproducto del aceite ingerido y que la limpieza no tiene ninguna efectividad.

Quién tiene razón

Este parece un caso para Astropuerto: Por una parte tenemos a un gurú-francotirador que propone un método curativo casi milagroso —no sin cierta prepotencia— y por otra, a un estamento entero negando rotundamente todo lo que dice el anterior —no sin cierta prepotencia—.

El caso sería difícil si no fuera porque, por una vez, lo que se propone no es tan complicado de realizar y no tiene apenas riesgos para la salud. El problema es que a la credulidad incondicional que suele acompañar a la cohorte New Age de Moritz, tenemos que añadir la cerrazón de los que pretenden ir de científicos: si tenemos en cuenta que es, en principio, un proceso completamente indoloro y sin efectos nocivos, digo yo… ¿no basta con probarla una sola vez y comprobar por sí mismo/a los resultados, dejándonos de polémicas sobre cálculos sí, cálculos no? Pues no, para qué.

Mi propia credulidad, mi propio escepticismo

Yo mismo estoy convencido de las bondades de la terapia que nos propone Andreas Moritz, porque la he probado y notado claramente sus efectos casi increíbles, aunque no a todo el mundo le parece haber sentado bien, al menos tras ejecutar varias limpiezas seguidas.

Mi gran error fue dejarme cegar por el entusiasmo, y a raíz de la realidad de los resultados, aceptar incondicionalmente la realidad de la explicación. Yo no tenía, ni tengo, nada que ver con Andreas Moritz. De hecho llegué a él, como se vió en el anterior artículo, desde el estudio de la Medicina Tradicional China.

Por otra parte, el gran error del establishment, representado por publicaciones tan prestigiosas como The Lancet, ha sido intentar acabar con esta polémica de un plumazo, ridiculizándola sin matices y con escasa o nula experimentación.

Al respecto, estas semanas pasadas, en las que yo no dejaba de dar vueltas a esta cuestión, una idea no dejaba de asaltarme la cabeza: Nada más fácil que rajar un cadaver y abrir el hígado a ver si tiene alguna clase de cálculos… ¿es que no lo ha hecho nadie? Me extraña mucho que no se haya comprobado la existencia o ausencia de cálculos hepáticos en trasplantes, o en alguna autopsia de las miles que se hacen cada día. Pues nada hay más occidental que cortar y abrir; pero también he sido testigo muchas veces de cómo el prejuicio niega la evidencia, con lo que, a lo peor, nadie se ha molestado en mirar de la forma adecuada.

Pero bueno, ya estuvo bien de elucubrar: pasemos a los experimentos.

Mi segunda limpieza

Debo reconocer que no ha tenido efectos en mi cuerpo tan espectaculares como la primera, y que además también he sacado menos cálculos que en aquella ocasión. Aquí a la derecha teneis la foto de familia.

En esta ocasión he sido más preciso con las dosis y los horarios, para minimizar errores, y los cuatro vasos que me tomé tenían cada uno, perfectamente disueltas y sin precipitado de ningún tipo, 7 gramos de sal de sulfato de magnesio en 250ml de agua.

El tomarlo completamente disuelto tiene la finalidad de minimizar la posibilidad de que se formen precipitados espontáneamente. De hecho, el Mg(SO4)2·7H2O tiene una solubilidad bastante elevada a temperatura ambiente y no debería dar ningún problema disolver incluso diez veces la cantidad que yo empleé.

Sin incidencias reseñables de ningún tipo, acabé expulsando unos pocos cálculos, exactamente igual que la otra vez. Andreas Moritz asegura que en el caso de hígados especialmente congestionados es normal que las primeras veces apenas salgan piedrecitas, antes de empezar a salir lo gordo.

La verdad es que por el aspecto que ofrecen, su número y tamaño SÍ parece posible que —al menos algunos de— estos cálculos procedan de los conductos biliares.

La limpieza de mi amiga IFG

Mi amiga IFG, que está en su cincuentena y disfruta de relativamente buena salud, realizó su primera limpieza el mismo día que yo hice la segunda que acabo de mencionar. Los resultados no podían ser más diferentes, a pesar de que el procedimiento utilizado fue el mismo, con una salvedad: su dosis de sulfato fue de 2 a 3 veces superior a la mía. El resto de parámetros, idénticos: incluso la cantidad de aceite y zumo.

Algunos de estos elipsoides miden casi 2cm en su eje más largo.

Tanto IFG como yo, al contemplar estos cálculos, pensamos que NO podían proceder del hígado bajo ningún concepto: eran demasiado grandes y copiosos. IFG ha trabajado durante años como químico en una depuradora y tiene ojo clínico para los residuos. Por mi parte, el razonamiento intelectual fue apoyado por la intuición: al coger el papel que contenía los cálculos de mi amiga noté en la boca un fuerte regusto a aceite de oliva.

Y es que una cosa es ver las fotos, y otra ver los dichosos cálculos en directo.

Por otra parte, aunque los colores de mis cálculos y los de IFG sean parecidos, no lo son tanto. Los míos son mucho más pardos y los de ella más verdosos. Aprovecho para advertir que todas las fotos de este artículo han sido tomadas con luz natural.

¿Podremos hablar entonces de dos tipos de cálculos? No es descabellado, y a partir de este momento asumiremos para el experimento que mis cálculos y los de IFG son de tipos distintos.

Las diferencias en color en mis cálculos

Comparando mi limpieza con la anterior, pude corroborar que en esta ocasión los colores de los cálculos eran algo más claros que la última vez, pero no mucho más. Esto está en coherencia con las afirmaciones de Moritz, que asegura que los cálculos añejos tienden a ser oscuros y salir sobre todo en las primeras limpiezas; según él, sólo posteriormente, o en hígados más sanos, aparecen cálculos más verdes, de color casi esmeralda.

Un argumento a favor del origen puramente químico de estos cálculos sería que su color y textura fueran más o menos uniformes, encontrado sólo diferencias en el tamaño. Sin embargo estos cálculos experimentan variaciones perceptibles en la textura y el color cuando se comparan entre ellos.

En la siguiente foto se aprecia todavía mejor la diferencia en la textura:

Los cálculos oscuros suelen ser más compactos y redondeados, sin excrecencias, más “hechos”, con más aspecto de croqueta. Los claros, al contrario, son menos compactos y abundan en grietas y excrecencias, como si les faltara un amasado; recuerdan a buñuelos. No creo ilícito achacar estas diferencias entre ambos cálculos a haberse formado en momentos diferentes; si no de la vida, al menos del proceso de limpieza.

La foto de la derecha corresponde a los mísmos cálculos de la anterior, pero esta vez estarcidos sobre el papel. No sólamente son las diferencias en color apreciables, sino también la presencia de un color más oscuro y rojizo en el interior del primer cálculo: ¿Presencia de bilirrubina o similar? A saber, porque puede ser cualquier cosa.

Intentos de realizar un corte limpio para observar la estructura interior han resultado un fracaso, dado el tamaño de mis cálculos y de lo limitado de mi instrumental.

Las diferencias en color en los cálculos de IFG

En el caso de los cálculos de IFG las variaciones de color y textura son sobre todo superficiales. Pueden achacarse a la “rodadura” terminal por el intestino grueso, con resultados heterogéneos en la cobertura final.

El resultado del corte es prácticamente idéntico en todos ellos y no muestra, como sería de esperar, una estructura en capas, como de cebolla, que sería la lógica en el caso de que este cálculo se hubiera formado en el hígado a lo largo de los años. Al contrario, la textura es homogénea, como de gominola: más aún, no parece tanto grasa como cera que rezuma un poco de liquidillo.

Creo que a estas alturas no hay ninguna duda de que los cálculos de IFG parecen haberse formado rápidamente y en el momento.

¿Grasa o Jabón?

En este artículo de The Lancet, la reputada publicación médica, asegura que el análisis de los cálculos no revela más que la presencia mayoritaria de aceites iguales al ingerido y restos de zumo; y por supuesto, ni rastro de compuestos hepáticos como bilis o bilirrubina. El artículo no especifica qué métodos fueron utilizados, limitándose a reseñar que “bien contrastados”. No lo pongo en duda.

El artículo me resultaría bastante satisfactorio si no fuera porque a continuación afirma:

El experimento mostró que la mezcla de cantidades iguales de ácido oleico (el componente mayoritario del aceite de oliva) y jugo de limón, acabó por precipitar pequeños glóbulos blancos sólidos después de la adición de un pequeño volumen de hidróxido sódico. En el secado a temperatura ambiente, las bolas se hicieron considerablemente compactas y duras. Concluimos, por tanto, que estas “piedras verdes” resultan de la acción de lipasas gástricas en los ácidos grasos simples y compuestos que contiene el aceite de oliva. Este proceso es seguido por la saponificación en grandes micelas insolubles de carboxilatos de potasio, o “piedras de jabón”.

Y con esto The Lancet pretende zanjar la polémica: con un único experimento in vitro bastante improvisado y chapucero. Creo que el artículo tiene sólo parte de razón, pero no toda.

Jabones solubles e insolubles

No todos los jabones son solubles. Los que están formados por metales alcalinos como Na+ y el K+ suelen serlo. Sin embargo, el Mg2+ o el Ca2+ suelen formar jabones insolubles. Y como estamos utilizando magnesio, es de esperar que el jabón obtenido sea insoluble. De hecho, no entiendo muy bien porque los chicos de The Lancet se empeñaron en añadir potasio al experimento, por presente que esté en el zumo de limón, ¡cuando tenemos cantidades ingentes de magnesio recién ingerido!

Si las piedras son producto de la reacción con el colesterol, entonces tendremos muchas dificultades, muchísimas, para distinguir entre el colesterol y su jabón magnésico sin el uso de material especializado que permita purificar las muestras; ya que al estar trabajando con mezclas de material biológico muy heterogéneo, se hace difícil distinguir entre sustancias parecidas.

Sin embargo, no debería ser tan díficil si ese jabón se ha formado a partir del propio aceite de oliva. Si logramos descomponerlo mediante calor, obtendremos de nuevo el aceite, sus ácidos grasos y otros compuestos de indudable carácter oleoso.

Aplicando calor a mis piedras

la música que suena de fondo es del disco Persecuta, del genial Astor Piazzolla.

Continuando el experimento cogí al azar unos cuantos cálculos y sobre una lámina de vidrio les apliqué calor, lentamente, con un pequeño soplete.

En todos los casos los cálculos se fundieron rápidamente en contacto con la lllama, aunque se puede observar como cambia el color del aceite formado a medida que se derrite cada cálculo, como si su composición variara en capas. En realidad, debemos aceptar que tenemos una mezcla de compuestos y que cada uno de ellos se funde a una temperatura distinta en distintos momentos.

En algunos de ellos —como en el del centro de la foto—, tras la fusión de la grasa, también se puede apreciar núcleos, insolubles y correosos, de color negro y forma muy variable cuyo origen me es desconocido. Me recuerdan, a todos los efectos, a restos quitinosos de insectos; pero obviamente no son eso. Se pueden apreciar en la foto de la derecha.

Creo que la existencia de estos núcleos puede ser relevante. No me atrevo a decir si su origen es hepático o intestinal, externo (alimentación) o interno (pigmentos coagulados).

No los he encontrado en las heces, fuera de los cálculos. Pero si han servido de nucleadores y con ello favorecido su expulsión, bienvenida sea, la verdad.

Aquí no hay jabón soluble

Al introducir y agitar el vidrio manchado en una pequeña cubeta con agua no sólo NO se disuelven las manchas, siquiera parcialmente, sino que además TAMPOCO se produce ningún tipo de espuma, comportamiento que deberíamos esperar de la adición al agua de cualquier compuesto con un mínimo de jabón soluble.

Mas aún, repetí la prueba de solubilidad en agua introduciendo unos pocos cálculos en agua desionizada y agitando enérgicamente, sin obtener espumas o burbujitas duraderas de ningún tipo. Por si acaso, volví a hacer esta misma prueba pero introduciendo los cálculos en el agua recién fundidos con el soplete. Para ello fui pinchando, de uno en uno, algunos cálculos en la punta de un cutter; y les apliqué el soplete sobre el agua, para que lo derretido cayera directamente sobre ella.

Como se puede ver en la foto, ni introduciéndolos como sólidos (izquierda) ni fundiéndolos previamente con calor (derecha) he conseguido ningún efecto surfactante en el agua. Aquí no hay ni rastro de jabón soluble.

Lamentablemente, llegado a este punto soy incapaz de determinar si mis cálculos están hechos de grasa, de jabón insoluble o de otro/s compuesto/s. Dejo este trabajo para personas con más medios, como el cromatógrafo que yo no tengo. Aun así, continuamos con los experimentos.

¡Reconstituyendo mis cálculos pierdo el verde!

Curiosamente, este último proceso de dejar caer los pequeños cálculos derretidos sobre agua fría los ha reconstituido en un aspecto muy similar al original, ¡pero les ha desprovisto del matiz verdoso a la vez que ha realzado las diferencias de color!

Se puede deducir, entonces, que este virado al verde era debido a sales biliares, que son solubles en agua, y NO al aceite de oliva ingerido, cuyo verde es debido a sustancias liposolubles, o lo que es lo mismo: no se puede disolver en agua.

Un examen más atento del agua revela que no parece haberse perdido sustancia lipídica en forma de aceites que floten en la superficie o se adhieran a las paredes del tubo, con lo que el material sin duda, sea grasa o jabón insoluble, es más consistente y homogéneo de lo esperado.

En el siguiente video, un poco tontorrón, dejé estos cálculos reconstituidos flotando en agua a más de 50º durante varios minutos. En todo este tiempo no apareció ningún cerco de aceite alrededor de ellos o llegaron a fundirse parcialmente o ablandarse en exceso. Podemos descartar la presencia de aceite de oliva en ellos, al menos de aceite sin reaccionar.

¡Los cálculos de IFG no se pueden reconstituir!

El intento de repetir la jugada de la reconstitución en agua con los cálculos “olivares” de IFG da un resultado completamente distinto, pero no demasiado sorprendente.

Como se puede apreciar en la foto, en vez de volverse a formar cálculos sin color verde, aparecen dos sustancias: una transparente que se adhiere al borde del vial, con el tacto y la textura parecidos al del esmalte de uñas —aunque menos quebradizo y más raspable, al menos en húmedo— y gotas aceitosas que atrapan el color verde.

Ergo, este verde es afín a los lípidos y podemos situar su origen en el aceite ingerido, NO en la bilis.

Cada vez parecemos tener más confirmación de la hipótesis que plantea al menos dos tipos de cálculos.

Aplicando calor a las piedras de IFG

Si pude intentar reconstruir hace unos párrafos las piedras de mi amiga es porque estaban fundidas. Vamos a ver que ocurrió durante el proceso:

La sustancia dura y adherente es una buena descripción de un jabón no soluble. El hecho de que, al aplicarle calor, produzca un aceite nos indica que efectivamente lo estamos descomponiendo.

Todas las pruebas apuntan a que estos cálculos no son sino geles cuya fase continua está formada por algún tipo de jabón insoluble, probablemente magnésico, y la fase dispersa por gotas microscópicas del aceite ingerido que exudan fácilmente al someter la piedra a calor o presión.

Cabe una objeción, que es decir que lo que tenemos ahí no es un jabón no soluble procedente del aceite de oliva, ¡¡sino colesterol (o su jabón) procedente del hígado!! Como cerca de los 400º el colesterol se descompone y he aplicado el calor de una llama para fundir el cálculo, la opción no se puede descartar.

Dejando de lado que a estas alturas está bastante claro que los cálculos de mi amiga no son hepáticos, otro experimento puede confirmar que NO se trata de colesterol lo que tenemos. Para ello, basta con dejar estos cálculos durante unas horas en un horno apagado que estaba inicialmente a 200º, temperatura que no puede descomponer el colesterol.

El último churretón que aparece en la pared del vaso de chupito es debido a unos giros que efectúe mientras estaba frío, y está formando por un aceite bastante líquido. Estas fotos confirman que ahí dentro, efectivamente, NO hay grandes dosis de colesterol.

Por otra parte, cuando el colesterol se descompone lo hace formando hidrocarburos aromáticos basados en fenantreno y otros polibencenos, con lo que debería notarse cierto olor a gasolinera durante el proceso, aunque no estoy seguro del todo. Pero bueno: yo no olí nada.

Lamento muchísimo, eso sí, no haber podido repetir este experimento del horno con mis propias piedras, dado que ya las había agotado en experimentos previos.

Conclusiones parciales de los experimentos

  1. La práctica de limpieza hepática que propone Andreas Moritz produce resultados subjetivos positivos, cuando no espectaculares.
  2. Al menos una gran parte de los cálculos expulsados no son más que producto de la reacción entre aceite, bilis, sales y zumo de limón en el interior del intestino.
  3. Se pueden distinguir claramente dos tipos de cálculos:
    1. Grandes (centímetros), abundantes y verdes. Están formados sin duda por un gel constituido por una matriz de jabón insoluble, seguramente resultado de la reacción de saponificación entre la sal magnésica y el aceite de oliva ingerido, y una fase dispersa compuesta por el propio aceite. Su corte muestra un interior verde brillante y homogéneo, con una textura cérea que exuda aceite. Las variaciones de color son superficiales. Parecen carecer de núcleo de acreción en los casos examinados. Se descomponen fácilmente al elevar la temperatura, pudiéndose licuar en su totalidad de modo permanente. El color verde pertenece un tinte liposoluble, seguramente del aceite ingerido. Es posible que un exceso de ingesta de sales favorezca la formación de este tipo de cálculos. Son claro subproducto del proceso.
    2. Pequeños (milímetros), escasos y pardos. Existen variaciones de color y textura notables. Algunos contienen un núcleo irregular de color negro con aspecto quitinoso. Resisten temperaturas moderadas perfectamente y se pueden reconstituir tras ser fundidos a temperaturas altas, formando de nuevo sólidos permanentes. El color verde es debido a un tinte soluble en agua, quizás biliar. Su composición es dudosa, no quedando claro todavía, por falta de medios, si están formados principalmente de grasas o de algún tipo de jabón insoluble. No descarto la posibilidad de que provengan efectivamente del hígado.
  4. Es necesario negar parte de, o al menos matizar considerablemente, los mecanismos subyacentes que propone Andreas Moritz como justificación de su limpieza.
    1. Al menos un tipo de cálculos (los grandes no reconstituibles) no proceden del hígado sino de la mezcla ingerida.
    2. Por tanto, es posible que sigan saliendo indefinidamente limpieza tras limpieza.
    3. El origen de otro tipo cálculos (los pequeños reconstituibles) es aún dudoso, aunque es posible que provengan del hígado.

Rebuscando fuentes confiables

Lo anterior no es, evidentemente, toda la información. Hay mucha más, pero difícil de encontrar en internet, especialmente cuando una polémica puede polarizar tanto los ánimos hasta el punto de distorsionar toda evidencia. Creo que es el caso tanto del propio Andreas Moritz como de los autores del artículo The Lancet, que encuentro poco meditado y más destinado a confirmar la creencia particular de los investigadores que lo llevaron a cabo que la verdad última. No dejéis que me pase nunca eso, ¿vale?

Sin embargo, al buscar sobre este caso de modo más oblicuo sí es posible encontrar información menos sesgada. Si en vez de buscar en google a Moritz y su dichosa limpieza, buscamos “gallstones” a secas, la luz empieza a aparecer.

Bendita Wikipedia

El amigo Reverendo no tiene excesiva fe en la información de la wiki porque piensa que está a servicio del establishment, lo que no deja de ser cierto: la filosofía de la wikipedia es completamente conservadora.

Pero esto, en el campo del conocimiento, no es tan mala cosa. Porque, desde luego, la función de la wikipedia no es investigar datos ni propagandar ideas, sino ser fuente de consulta para informaciones bien establecidas. Yo le doné 5 euros en diciembre. Por algo será.

En el artículo dedicado a las gallstones, la wiki ya nos confirma que hay muchos tipos de cálculos biliares, y poco tienen que ver con estas pelotas grasas que hemos obtenido, aunque en ningún momento descarta la posibilidad de que estas se formen en los conductos biliares. En la mayor parte de los casos tenemos unas piedras durísimas y pulidas formadas sobre todo por colesterol y calcio.

Pero lo más interesante es un caso clínico que menciona:

En otro informe, un paciente con piedras en la vesícula confirmadas por ultrasonidos, tomó aceite de oliva con zumo de limón. Y tras sufrir diarrea e intenso dolor abdominal, expulsó varias piedras. Después del tratamiento la vesícula aparecía vacía en el ecógrafo.

Ojo al detalle: ¡Nada de Sales de Epsom! ¡Una mezcla de aceite y zumo de limón bastó para vaciar la vesícula! Y también que fue DOLOROSO. Este caso clínico no implica que una expulsión de piedras reales tenga que ser necesariamente dolorosa —lo que se puede achacar a no haber tomado las dilatadoras sales de magnesio— pero sí nos muestra que un tratamiento parecido al que propone Moritz SÍ ha sido efectivo de verdad.

Aceite y Limón

Tras el caso anterior, quizás debamos empezar a analizar por separado los elementos del complejo protocolo desarrollado por Andreas Moritz. Lógicamente, empezamos por la mezcla de aceite y limón. Si buscamos en google, rápidamente nos aparecen docenas de páginas recomendando esta combinación como depurativo. Curiosamente, unas veces mencionando el hígado y la vesícula; pero en otras, partes del cuerpo que la Medicina Tradicional China también achaca al hígado, como uñas y visión.

Ciertamente el aceite crudo tiene un efecto notable sobre el hígado, ya que le obliga a producir bilis como un descosido, cosa que ya sabíamos.

Quizás podamos aceptar uno de los fundamentos de la limpieza: que la megaproducción de bilis efectivamente limpia los conductos biliares y la vesícula, pero aun no tenemos muy claro de qué. Tenemos al menos un caso clínico de expulsión de piedras “reales” con este método, pero todavía no sabemos si los pequeños cálculos expulsados (no los grandes) también pertenecen a los conductos hepáticos.

Sales de Magnesio

Corre por internet una historia bastante graciosa sobre un anciano repleto de múltiples achaques que, tras descubrir las sales de magnesio, logra una mejora en su salud espectacular. No la encuentro divertida porque sea extravagante, sino porque el protagonista, buscando un milagro, se encontró un jesuita. Y los jesuitas no pierden el tiempo con milagros.

La descripción del caso de este anciano es bastante coherente con un cuadro de hígado enfermo tal y como lo describe la Medicina Tradicional China, especialmente en lo relativo a las contracturas crónicas y problemas articulares (véase el artículo sobre la limpieza hepática para refrescar la memoria). Sería cuestión de comprobar que propiedades adicionales tienen estas sales, y cómo nos pueden servir.

Vemos también en la wiki, en el artículo dedicado a la hipomagnesemia, que el cuadro clínico presenta debilidad, calambres, irritabilidad… ¡hasta perturbaciones mentales! Algunos de estos síntomas son coherentes con los signos de hígado anómalo que describe la medicina china.

Está claro que, visto lo visto, una buena dosis de magnesio no nos puede venir mal, y además su exceso es rápidamente eliminado por el riñón. Aunque es necesario saber que ingerir sales de magnesio todos los días puede llevar a la condición contraria, la hipermagnesemia, cuyo síntoma más peligroso es el fallo renal; pero afortunadamente es fácil de revertir por el procedimiento de detener la ingesta.

Entre las propiedades más interesantes de las sales de magnesio destaca su capacidad para relajar el músculo liso. Este es el tipo de músculo de movimiento involuntario y textura correosa con el que están fabricados muchos órganos internos. Si has comido callos, has comido músculo liso.

En definitiva, podemos considerar las sales de magnesio no sólo como un nutriente esencial para los procesos bioquímicos del organismo, sino también como un adaptógeno.

La combinación de aceite, limón y sales de magnesio

No sin mucha sorpresa, y en coherencia con las afirmaciones de Moritz, tenemos entonces que la combinación de DOS remedios tradicionales tienen un efecto sinérgico:

  • El magnesio cubre posibles carencias de este mineral y contribuye a la relajación muscular, lo que explica la dilatación de los conductos biliares y parte del bienestar general.
  • El aceite y el zumo producen megadescargas de bilis al intestino, limpiando lo que tenga que limpiar.
  • La combinación de ambos provocan, como efecto secundario, la formación de sorprendentes cálculos de aceite.

De nuevo, lo único que NO nos queda claro es si efectivamente este proceso retira cálculos grasos hepáticos. Con lo que serán necesarias más investigaciones antes de concluir definitivamente.

Qué hacemos con Moritz

El gran error de Moritz quizás ha sido creerse su propia explicación sin buscar un contraste más científico para esta. Y no debería ser tan difícil, más cuando vas a escribir un libro sobre el tema que probablemente te va a hacer recuperar la inversión. Pero vistas sus afirmaciones sobre el cáncer, las que comento en el anterior artículo, está claro que este hombre no es prudente.

También es verdad que puede haber cierto afán de protagonismo: parece ser que el método en realidad fue diseñado y comprobado por la naturópata Hulda Clark, cuya teoría de la parasitosis universal, por llamarla de alguna manera, supuso su total descrédito en la profesión. Moritz no niega su fuente, pero sólo la menciona de pasada en su libro sobre el tema.

Cabe incluso la posibilidad de que Moritz sea un farsante en toda regla y que no haya hecho más que poner un aparatoso traje a técnicas curativas tradicionales, hasta lograr una especie de truco de magia.

Pero prefiero creer que simplemente es, como él mismo se define, un médico intuitivo, y que hace las cosas de buena fé: más que nada porque, parece ser, la limpieza es inocua —aunque no está tan claro que lo sea para todo el mundo— y produce resultados notables. De cualquier otra manera habría que considerar a este hombre, sin ninguna duda, como una especie de peligro público. Y todavía está a tiempo de armar alguna, inventando alguna cura basada en zamparse cinco kilos de polvorones en una sentada. Esperemos que no lo haga.

En todo caso, debemos distinguir entre el mensajero y el mensaje. Al mensajero no hay por dónde cogerlo; pero el mensaje es quizás toda una revelación.

Conclusión final

1) La limpieza hepática de Andreas Moritz realmente mejora la salud, al menos desde la experiencia subjetiva de un gran número de practicantes, aunque no en todos los casos.

2) El método no es original, porque es una combinación sinérgica de dos procedimientos tradicionales probadamente efectivos.

3) Al menos una parte de los cálculos expulsados (los grandes, numerosos, verdes y homogéneos) tienen claro origen en la mezcla ingerida.

4) Otra parte de los cálculos grasos expulsados (los pequeños, escasos, pardos y heterogéneos) tiene un origen más dudoso y no se debería descartar su procedencia intrahepática.

5) Es posible también expulsar piedras biliares duras, formadas principalmente por colesterol y calcio. En este caso se puede experimentar dolor durante el proceso.


Me despido de todos ustedes muy contento de haber podido aportar un poquito de luz sobre esta polémica. Y pidiendo humildemente perdón por haberme precipitado al dar por buenas muchas afirmaciones del artículo anterior.

Porque en Astropuerto amamos a la Ciencia, no a la Autoridad. Y por eso mismo no somos ni crédulos ni escépticos: pensamos y contrastamos.

141 comentarios Ir al formulario  RSS de estos comentarios Trackback URL

AVIV MIRANDA!! gran himbestigación!!

Comment by ReVJFKTadeo — 19 marzo, 2012 @ 17:42

[...] El Imperio Jedi recetará dudosas recetas para afrontar dicho mal en forma de terapias que aumenten la “inteligencia emocional” (léase: más cólera). Hay otras alternativas, sin embargo. “[Ante] el problema de la cólera y por consiguiente, de la violencia”, dice la Medicina Tradicional China, “la psicología “oficial” se revolverá contra esta simpleza que define el eje HÍGADO-CÓLERA como causa aparentemente única de tan formidable cuestión”.  ¿Es todo tan simple como un hígado cargado?. A este respecto, me ha parecido fascinante la lectura de “La Sorprendente Limpieza Hepática y de la Vesícula” del Dr. Andreas Moritz (aquí en PDF), y no dejo de ver testimonios positivos al respecto —el sagaz Alberto V. Miranda ha realizado una detallada investigación sobre el tema en sendas entradas de su blog (parte 1, parte 2) [...]

Pingback by Oráculo mutante (1) at Ultrafrikismo — 19 marzo, 2012 @ 17:53

De algo tiene que servir la huniberxidad, Reverendo…

Comment by Alberto V. Miranda — 19 marzo, 2012 @ 19:41

hombre, la universidad, la universidad, así en plan estatal en sí sirve para fabricar soldados … http://mierdakosmika.net/blog/?p=1081 :D pero todo viene tan mezclado! todo está tan sucio!

Comment by ReVJFKTadeo — 19 marzo, 2012 @ 20:55

Bravo, Alberto. Joder! Menuda pesquisa.

Por cierto ahora he recordado que la doctora española Olga Cuevas también recomienda lo del limón y el aceite, resumidamente :

Tratamiento suave, al menos 1 mes o 2 :
- En ayunas, 1 cucharada sopera de aceite de oliva + 1 cucharada sopera de zumo de limón. A continuación unas 25 gotas de extracto de hierbas hepaticobiliares (lo venden preparado, normalmente incluye algunas como diente de leon, boldo, cardo mariano, etc.) diluidas en agua.

- Antes de comer y de cenar, repetimos lo de las 25 gotas.

(de aquí : http://www.tv3.cat/videos/3928450/Olga-Cuevas-ciencia-i-sentit-comu)

Comment by Uno del camino — 19 marzo, 2012 @ 21:25

@Reverendo: Si quieres acabar de colgarte de un pino, que sepas que el bachillerato obligatorio se instaló en los países bajos a principios del siglo XX por razones… de productividad: Sale más a cuenta formar a un chaval y ponerlo a currar de algo especializado a los 16 que ponerlo a picar piedra con 12.

@Uno: Gracias. Se agradecen especialmente los métodos alternativos, que esto no va de comerle la oreja al Sr. Moritz.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 2:16

Propongo bautizar “calculos AVM” a los de verdad y “calculos IFG” a los de mentira, en honor a su descubridor y su ayudante.

Comment by tyler the pooh — 20 marzo, 2012 @ 2:20

Jojojó, ya te valium… eso sería pasar a la historia de la ciencia con letras de oro.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 2:22

El “Es posible” de la 5) conclusión parece más una expresión afirmativa que una duda sin confirmar. Se debería expresar como una hipótesis no confirmada.

Comment by Jeseibar — 20 marzo, 2012 @ 8:36

Jeseibar: Es que es una expresión afirmativa, porque existe una publicación contrastada, según la referencia de la wikipedia, donde un hombre expulsó auténticas piedras de la vesícula tras ingerir limón con aceite.

Y eso lo cito en el artículo.

“In another case report, a patient with ultrasonography-confirmed gallstones drank olive oil and lemon juice, suffered diarrhea and intense abdominal pain, and released several gallstones. After that treatment, the gallbladder was empty, as confirmed by ultrasonography”

http://en.wikipedia.org/wiki/Gallstone#Treatment

De todos modos, estaría bien que te leyeras el artículo y no te limitaras a hojear las conclusiones antes de comentar. Hay más fallos.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 10:44

Anuncio ya que en la próxima limpieza voy a repetir los experimentos, hacer algunos nuevos y ser más sistemático. Puede que aquí haya oro.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 11:08

Alberto, respecto a el Efecto placebo se me olvido poner signo de interrogación detrás. Quería decir: efecto placebo?. Yo realmente no lo creo, a pesar de que yo si tenia bastantes expectativas respecto a los resultados. Pero eso no es lo importante. Te escribo para animarte a seguir con tus experimentos, y me alegro que no dejes el tema por zanjado. Si me permites te sugeriría algo que me parece vital y es analizar la composición bioquímica de los cálculos/grumos obtenidos tras la LH, así saldríamos de dudas verdad? Tienes posibilidad de hacer dicho análisis?. A lo mejor gracias a ti muchos nos ahorramos pasar otra vez esa tortura.

Comment by Ramnus — 20 marzo, 2012 @ 12:38

ya, pero analizar ese tipo de material biológico no es tan fácil con material casero, amigo. yo ya he hecho maravillas sin ni siquiera hacer pruebas con ácidos y bases (no tenía amoniaco y era domingo, hubiera sido divertido).

he preguntado a un profesor de la facultad de química si habría alguna manera de hacer un análisis de tapadillo y me ha dicho que complicado.

de todos modos, como ya dije, pienso hacer experimentos más sistemáticos y currados la próxima vez.

probablemente no os hayais dado cuenta, pero hice muchos más experimentos que los que publiqué, lo que pasa es que no dieron ningún resultado relevante. ahora que estoy más orientado ya sé mejor que hacer la próxima vez.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 12:51

Por supuesto Alberto, me refería a una análisis clínico en laboratorio, no casero. Aunque claro, eso cuesta una pasta (pensé por tu fomacion que quizás tenias un coleguilla). Pero creo que la cuestión es demostrar que esas formaciones estaban alojadas en el hígado, puesto que (a lo mejor me equivoco) el que contenga bilis no prueba que vengan del hígado, ya que al tomar el aceite se produce una secreción masiva de bilis que puede aglutinarse con la mezcla aceite/limón y formar esos pseudo cálculos.
Es decir, si analizamos las piedras y efectivamente contienen bilis (como afirma Carlos en su blog Limpieza Hepatica), ¿Podríamos afirmar con total seguridad que proceden del hígado?. Me temo que no…

Comment by Ramnus — 20 marzo, 2012 @ 15:10

Alberto, claro que habrá mas fallos pero yo comento el que comento.
No sé por qué deduces que no te he leído enterito. (Por cierto tu “ojear” es sin hache).
¿A ti te parece que UN solo caso de referencia (no vamos a discutir la fuente ni la relación del caso con tu hipótesis) es suficiente para convertir un “es posible” en algo afirmativo como “no excepcional”?
Releer tus cinco conclusiones es realmente desalentador. Son el resumen de un desencanto que quiere aferrarse melancólicamente al recuerdo de lo que pudo ser y no fue.
Lo único realmente positivo es TU “mejora de salud subjetiva”. Y hasta lo pongo en duda porque después de dos limpiezas no has expulsado ése tono borde en tus comentarios, que además se me está pegando y todo… Jejeje…está bien eso de afirmar que mejora la salud desde la experiencia subjetiva. Yo puedo contar lo bien que me fue leyendo un libro, haciendo un viaje o bailando salsa… un poco de fundamento!

Comment by Jeseibar — 20 marzo, 2012 @ 15:27

@ramnus: Efectivamente, que contengan bilis no implica necesariamente que vengan del hígado.

yo estoy valorando, como posibilidad, que los núcleos negruzcos de los cálculos “buenos” sean pigmentos biliares coagulados con tendencia a atrapar colesterol y otras grasas. y que efectivamente se expulsen con el uso de la mezcla de aceite y limón.

@jeseibar: bravo, es usted el primer troll de astropuerto. no nos llame, ya le llamaremos.

PS: a los cientifistas se les distingue porque se revuelven como si les hubieran cortado un brazo cuando les presentan evidencias en contra de su posición.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 15:51

yo propongo clasificar los calculos en tipos
AVM croqueta
AVM croqueta nucleada,
AVM buñuelo
AVM buñuelo nucleado,
IFG chico
IFG grande.

pero te fijaste si los que tenian el nucelo eran de croqueta o de buñuelo?

Comment by Rain — 20 marzo, 2012 @ 20:40

(madredediós) la clasificación está muy bien, pero lo de poner nucelo para rimar con buñuelo es de nota.

de todos modos es una muy buena observación: tengo que fijarme y además contar cuántos salen de cada tipo y en qué proporciones.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 20:45

Alberto, espero que tu próxima experiencia tenga una pesquisa más sistemática, porque esta ha sido entretenida, pero poco más. Estaré atento. De cualquier forma, lo que me sorprende es que te animes a seguir una mamarrachada como esa, de veras. No lo puedo entender.
Primero, que creas que miles y miles de médicos de todo el mundo están haciendo el gilipollas por el mundo y rajando a sus pacientes para sacarles los cálculos, existiendo un método de la botica de la abuela supermegaguay y superefectivo. Tantos especialistas en digestivo e investigadores publicando libros y estudios (científicos, no panfletos) sin parar sobre el tema y no se habían dado cuenta.
Segundo, que no haya ni una sola prueba ecográfica (o como sea que se compruebe) fiable, con lo fácil que sería conseguirla.
Tercero, que seas tan condescendiente con un tipo de la calaña de Moritz, que dice cosas como que las vacunas son un veneno y no hay que ponérselas, que el sida no existe, que no hay que usar la quimio para el cáncer, todo ello explicado en los libritos que ofrece a buen (buen=alto) precio, y que para rematarlo todo vende feísimas pinturas pintadas por él mismo diciendo que curan todo tipo de enfermedades si las miras. En mi opinión esto sólo tiene un nombre. Bueno, dos: Peligroso y estafador.

Comment by Centinel — 21 marzo, 2012 @ 22:18

Claro que voy a ser más sistemático la próxima vez. Pero te tienes que dar cuenta de que yo no tenía nada claro que me iba a encontrar y he estado tanteando. En el próximo experimento voy a ser más sistemático; pero porque ya sé lo que busco.

Yo no creo que haya mamarrachadas a priori. Porque eso se llaman prejuicios. Hay una anécdota de Galilieo, no sé si real o representativa, en la que un cardenal, tras mirar por el telescopio las lunas de Júpiter, dijo “Si no fuera porque Aristóteles dice que no puede haberlas, juraría que he visto satélites alrededor de Júpiter”. Pues bravo por el cardenal porque al menos se animó a mirar por el telescopio.

Yo sí que no pienso perder el tiempo discutiendo con alguien que llama mamarrachada a algo que me ha proporcionado una de las más espectaculares sensaciones de bienestar y salud que he experimentado en mi vida.

Antes de llamar mamarrachada a algo, mira a ver a quién se lo dices, por que a lo mejor el oyente sí lo ha probado. Anímate y nos lo cuentas. Por cierto que con todo lo “entretenidos” que parecen mis experimentos, son más relevantes que los tuyos. Ah, que hablas de oídas. Perdón.

No te creas que mi opinión sobre Andreas Moritz es mucho mejor que la tuya; de hecho, dije prácticamente lo mismo ya en el artículo anterior, en el que aún estaba hiper-entusiasmado. Pero al césar lo que es del césar. Esta limpieza está pero que muy bien.

Comment by Alberto V. Miranda — 22 marzo, 2012 @ 0:49

Un brindis por el pensamiento critico, y ya de paso me lo apunto que quien sabe si esto se puede convertir en tesis (o en pequeño paper) en el futuro =P

Comment by Pablosco — 22 marzo, 2012 @ 5:30

Según la RAE: Mamarrachada: Acción desconcertada y ridícula
Recomendar no darse quimioterapia a enfermos de cáncer: mamarrachada muy peligrosa
Recomendar no vacunarse: Mamarrachada peligrosa para uno y para los demás
Autoproclamarse médico: Mamarrachada de sinvergüenza.
Curarse mirando cuadro pintados por Moritz lleno de ener-chi: mamarrachada patética
Hacer limpieza hepática bebiendo mezclas exóticas: ¿Gran descubrimiento científico-médico de Moritz?
Yo sí que creo en mamarrachadas a priori, sobre todo cuando el que las propone tiene este historial, no aporta ninguna prueba de lo que afirma y se inventa todas las explicaciones pseudocientíficas de su libro. Y claro que hablo de oídas, si tuviera que probar todas las mamarrachadas que proponen todos los iluminados que publican por ahí en sus libros, ya estaría muerto.
Si de lo que se trata es de aportar sensaciones de bienestar alucinantes, se me ocurren muchas otras que te aseguro que no voy a probar, pero que quienes las prueban dicen que también alucinaron:
- Rezar con mucha fe hasta el éxtasis
- Flagelarse en una procesión en Semana Santa
- Subir el K2 y sobrevivir
- Meterse una rayita de coca, un chute d emorfina o un pico de caballo.
¿Quieres una explicación para tu bienestar? Allá va una: Después de castigar al organismo tomando mezclas que dan ganas de vomitar, desequilibrar sus fluidos y deshidratarlo a base de diarreas, las hormonas se vuelven locas y bombardean el cerebro con serotonina, dopamina y/o endorfinas, que te hacen sentir eso. ¿Puede ser? No lo sé, me lo acabo de inventar. Como hace Moritz, pero ¿a que suena bien?
De todas formas, ¿por qué hablamos de sensaciones si de lo que se trataba era de limpiar el hígado? ¿En qué quedamos? Con lo fácil que es una presentar una ecografía del antes y otra del después.
Si Galileo levantara la cabeza, no creo que le hiciera mucha gracia que compararas su capacidad intelectual y su credibilidad a la de Moritz. Puestos a citarle, a mí me gusta esta frase suya: “Digamos que existen dos tipos de mentes poéticas: una apta para inventar fábulas y otra dispuesta a creerlas”.
Cuando vuelvas a hacer la prueba, si te animas a mandarme una muestra igual podemos hacer algo con el tema del cromatógrafo.

Comment by Centinel — 22 marzo, 2012 @ 13:39

Bueno, Centinel, te va a molestar mucho lo que te voy a decir pero eres bastante incoherente.

Primero dices que esto es una payasada, te vuelves a meter con el mensajero (que sí, que es un gilipollas) olvidándote que aquí hablamos del mensaje, me das unas explicaciones hiper-bordes de lo que a mí me pasó y por último te ofreces a que te mande unas muestras (de lo que opinas es una payasada). No te entiendo.

Mira. Olvídate de Moritz. Quédate con esto de la limpieza hepática. Sólo pruébalo, a ver que ocurre, y después seguimos discutiendo, porque, y esto te fastidiará, estás en desigualdad de condiciones. Tú cambia “limpieza hepática” por “sexo” y vuelve a leer las discusiones.

No me expliques que es el sexo, digo, la limpieza hepática.

Comment by Alberto V. Miranda — 22 marzo, 2012 @ 14:54

Eso sí, si te sienta bien no te dejes la pasta en comprarle los cuadros, ¿ok?

Comment by Alberto V. Miranda — 22 marzo, 2012 @ 14:55

No te preocupes, no me molesta. Si te he parecido borde, te pido disculpas, no lo pretendía. Pero creo que a tí no te he atacado, sólo he dicho que espero que la próxima sea más sistemática, pero sin ninguna doble intención. Estoy seguro que lo será.

Eso sí, reconozco que a Moritz sí que le he atacado, y pienso seguir haciéndolo, porque es un estafador y un sinvergüenza que se aprovecha de la ignorancia y del mal ajeno y eso me pone malo. Gilipollas es muy suave.

Y no creo que sea incoherente pedirte una muestra, lo que pasa que entiendo que a veces para convencer no sólo tengo que defender mis argumentos, sino también contrarrestar los del otro lado. Es un poco agotador, pero qué le vamos a hacer.

¡Antes me coma la mano un cerdo que gastarme un céntimo en cuadros de Moritz!

Comment by Centinel — 22 marzo, 2012 @ 16:15

Pues mira, no descarto mandarte unas muestras, aunque también te las puedes generar tú mismo, la verdad.

Lo de Moritz estafador y sinvergüenza implica mala intención por su parte, y a lo mejor lo único que pasa es que este tío es un flipao y no una mala persona. Por eso, insisto, dije en el artículo que menos mal que esto no hace daño, pues entonces sería un peligro público.

Sí, los cuadros son horribles.

Comment by Alberto V. Miranda — 22 marzo, 2012 @ 16:49

A ver, lo único que esta claro es que TODOS LOS QUE LO HEMOS PROBADO tenemos sensaciones positivas similares. Lo cual significa que, teniendo en cuenta que no tiene perjuicios para la salud, hacer la limpieza hepatica no tiene nada de malo. Otra cosa es que algunos seamos mas críticos y nos planteemos las cosas, y por tanto dudemos que esas “piedras” procedan o no del hígado. Pero los beneficios están demostrados. Tal vez tengan razón: si te metes una piedra en el zapato y caminas durante todo el día, al llegar la noche cuando te quites la piedra sentirás alivio y bienestar. Pero no creo que en este caso sea solo eso. Aunque esas piedras verdes que tanto criticas Centinel no procedan del hígado el efecto depurativo de la LH esta claro, aunque solo sea eliminando toxinas y sedimentos finos del hígado.
Todos tenemos dudas y estamos intentando llegar a una conclusión. Pero por favor no nos faltemos el respeto, porque al decir que el Sr. Moritz se aprovecha de la ignorancia de la gente estas incluyendo a demasiadas personas…
Yo soy tan incrédulo como tu, pero moderemos el tono y probemos las cosas para saber de lo que estamos hablando y el porque de nuestras dudas.

Comment by Ramnus — 22 marzo, 2012 @ 16:52

Buena observación: Es que además el ejemplo del zapato da a entender que el proceso es una especie de tortura, cuando no implica más que un pequeño ayuno y tomar unas sales un poco amargas. NO es una tortura, y el bienestar no procede de ningún alivio, al menos no del alivio de un sufrimiento momentáneo.

Un componente de alivio sí que hay. Pero corresponde siempre a sufrimientos de tipo crónico. En mi caso, el alivio provino sobre todo de la relajación de la parte de atrás de las piernas, que ya sabía que tenía tensas, pero que no había logrado aflojar ni con estiramientos, fisioterapeuta o medicación.

De todos modos puedo entender las críticas a Moritz que hace Centinel (que es uno de los nuestros, no un troll) porque es verdad, y esto lo digo en el artículo, que es un tío muy atrevido.

Asegurar que las pelotas verdes vienen del hígado sin experimentar al menos un poquito, y sobre todo, cuando al tenerlas en la mano ves que aquello, sin más, es excesivo, sí pone contra las cuerdas la capacidad y las intenciones del señor Andreas.

Su libro tiene más de 100 páginas y en ningún momento plantea las diferencias esenciales que existen entre los cálculos. A mí me bastaron 3 pruebas (2 mías y la de mi amiga) para percatarme de ellas. Moritz sacó su libro después de haber hecho un montón y sido testigo de muchas más. ¿Qué debemos pensar de él? Como mínimo, que se pasa de “intuitivo”.

Me ha gustado la expresión “sedimentos finos”. No la conocía y no sé si es un término académico, pero es muy ilustrativa.

Comment by Alberto V. Miranda — 22 marzo, 2012 @ 17:03

Que si, que si, nadie pone en duda el atrevimiento de este hombre. Lo del cancer y las vacunas es muy serio, por no decir otros ejemplos como lo de los protectores solares que menciona en su libro. Ademas que no aporte ninguna prueba suena sospechoso. Pero aqui la unica realidad es que, por un lado, todos los que hemos experimentado su tecnica hemos sentido unos beneficios asombrosos y por otro, hay cosas que no nos cuadran y queremos explicaciones. Y en eso estamos…
La verdad es que, Alberto, eso de que no es una tortura… para mi si lo fue, duro 10 h. Fue peor de lo que esperaba. Aun asi, y a riesgo de que algunos como Centinel no lo entiendan, repetiré, cambiando el zumo de limon por naranja a partes iguales para evitar el tremendo ardor que me dió. Se llama “prueba y ensayo”. Veré si me siento tan bien como la primera vez o por contra me unire al bando de detractores de Moritz.
Lo de los sedimentos… a mi me cuesta creer que esas pelotas se alojen y salgan por los cinductos hepaticos (por tamaño y cantidad) sin embargo no es tan descabellado explusar barrillo biliar (como algunos lo denominan). En mi caso si pude observar esos sedimentos junto a las pocas piedras. Veremos que pasa la próxima vez, espero no pasarlo tan mal como la primera.
Por cierto, a mi los cuadros me gustan (es broma).

Comment by Ramnus — 22 marzo, 2012 @ 17:14

Joer, macho, pues siento que te haya costado tanto; aun así, llamarlo tortura seguramente es una exageración y por lo que dices los resultados compensan el trago.

Comment by Alberto V. Miranda — 22 marzo, 2012 @ 17:19

Hola Alberto, he leído la primera parte que públicastes el 5 de marzo y esta, he leído como 10 veces el libro de Moritz, el Blog de Carlos… Pero sigo teniendo ese miedo que me echa para atrás a la hora de hacer la Limpieza Hepática, pensando que voy a tener que depender de hacer un monton de limpiezas, etc… Despues de tu experiencia, me la recomendarías para hacerla una o 2 veces, si me va iben sigo, si no, las dejo (en el libro y en los blogs dice que si comienzo, debo seguir hasta quedar todalmente limpio). ¿Continua tu mejora? ¿Vuelven tus sintomas o te has curado por completo?
Saludos y gracias.

Comment by José Luis — 23 marzo, 2012 @ 11:27

Si sigues todos los pasos no debería pasarte nada, y los beneficios que obtengas te quitarán todas las dudas para las siguientes. Aunque ha habido casos en los que la limpieza ha sentado mal a algunas personas, como se relata en: http://lalimpiezahepatica.blogspot.com.es/2009/09/peligro-tras-la-lh.html

El “flash” inicial de bienestar se diluye con el paso de los días, lo que es normal. Pero si quedan efectos duraderos, que supongo se van acumulando con los sucesivos tratamientos.

Comment by Alberto V. Miranda — 23 marzo, 2012 @ 14:12

Hola, yo hice la segunda L.H. hace dos semanas, en las dos expulsé los susodichos granos verdes color esmeralda, tras la segunda L.H. he notado que tenía mucha mas ganas de comer y me encontraba con mucha mas vitalidad, estoy guardando las fotos, tambien tomo diariamente un chupito de cloruro de magnesio, mi mujer tambien la está haciendo y está contenta. Un saludo.

Comment by Jose — 25 marzo, 2012 @ 20:42

Creo que vale la pena echarle un ojo a esto :

Recomendaciones sobre regeneración de flora intestinal post-LH (por lo visto las sales de epsom arrasan con todo) y cuidadito con pasarse con los enemas y/o hidroterapias de colon.

http://lalimpiezahepatica.blogspot.com.es/2009/02/testimonio-de-noemi.html

Saludos

Comment by uno del camino — 25 marzo, 2012 @ 22:06

http://lalimpiezahepatica.blogspot.com.es/2009/10/es-culpa-de-la-lh.html

Alberto qué opinas de esto ? Acojona mucho.

Comment by uno del camino — 25 marzo, 2012 @ 23:03

http://lalimpiezahepatica.blogspot.com.es/2009/09/peligro-tras-la-lh.html

Glups….

Comment by uno del camino — 26 marzo, 2012 @ 0:21

Uno, pues me parece bastante preocupante lo que he leído.

La duda está ya no en el procedimiento seguido, que es el de Moritz, sino en el estado de salud de estas personas concretas y la posible combinación de dolencias que pudieran parecer.

Desde luego, está claro que no debería considerarse totalmente inocua. Pero también habría que poder establecer a qué porcentaje de la gente le sienta bien o le resulta perjudicial.

Yo, mientras, voy a editar los artículos para advertir.

Comment by Alberto V. Miranda — 26 marzo, 2012 @ 16:11

Hola Alberto, gracias por toda la info publicada y por los experimentos. He hecho 2 LH, con la primera tambié flipé, pero con la segunda me cabreé un montón porque empecé a pensar que todo era un engaño y me cabéé de verdad. Yo expulsé cientos de piedras de color verde y estoy del todo segura que son piedras formadas en el intestino de la reacción del aceite, con el sulfato y con la bilis. No serán las piedras verde esmeralda formadas totalmente de bilis solidificada??? puede ser?????? seguramente que al ingerir todo el aceite, eso hace que la expulsión de bilis se lleve residuos k estaban en la vesícula, pero nada más. Está claro k todas las piedras verdes expulsadas no eran hepáticas. Una pena…con las ilusiones k me había hecho en la 1a LH…….

Bueno te animo a que sigas con tus peskisas y nos mantengas informados

saludos

Comment by Maria — 26 marzo, 2012 @ 16:18

Hola Jose y Maria, quitando el origen de lo que se expulsa (para mi es lo de menos), las mejorías son notables ?
Alguien ha probado el “Método alternativo” del artículo anterior de Alberto ?
Saludos.

Comment by José Luis — 26 marzo, 2012 @ 16:41

hola,estoy interesado en hacer la lh “gota a gota” la que se hace cada mañana tomando aceite….alguien me puede enviar un link donde se explique?

gracias!
pd:seguid averiguando cosas por favor!

Comment by jaume — 26 marzo, 2012 @ 16:58

Alberto, en realidad a mi me suena a que esa gente tenía algún problema chungo previo o latente. Como tú dices, el porcentaje sería lo que cuenta. Una aspirina según cómo también te puede matar. De todas formas no está mal anunciarlo para que cada uno tome su propia responsabilidad.

¿ Y si esos afectados son trolls de la farmafia intentando meterle el miedo en el cuerpo a la gente ?

Este sí parece un caso para el Reverendo ;-)

Saludos!

Comment by Uno del camino — 26 marzo, 2012 @ 18:02

Hola Jose LUis, pues con la 1a LH me noté muy de buen humor y con más energía de lo normal, pero puede bien ser debido a un efecto psicológico, entonces me creía que estaba limpiando mi hígado de verdad. Siempre he estado interesada en llevar una dieta sana, dietas depurativas…. , por eso estaba tan contenta después de observar todas esas piedras…. Ahora con la segunda LH, pues no noté nada, supongo por el cabreo k me agarré….

ciao

Comment by Maria — 26 marzo, 2012 @ 18:25

Ufff, la verdad es que acojona bastante leer todos esos testimonios. Realmente si estas muy mal no tienes nada que perder, pero si no estas tan mal quizas sea muy arriesgado…
Yo tenia pensado hacer la 2ª LH a mediados de abril, pero ya me lo estoy planteando. quizas sea mejor dejarlo ahora que estamos a tiempo y no cuadno llevemos 4 o 5. Como comenté los primeros dias me encontraba genial, pero como bien dices Alberto, con el paso de los días la sensacion de bienestar se va diluyendo… Tu que tal lo llevas Alberto? estas dispuesto a seguir con tus experimentos (y la correspondiente LH)?.

La verdad es que estoy cansado, supongo que como vosotros, de leer testimonios en el blog de Carlos Vilanova y me pregunto: ¿que interes tendría la gente en mentir acerca de los beneficios?, ¿que gana este hombre (Carlos) defendiendo esta terapia y dedicando tantisimo tiempo a difundirla y atender su blog?. No se…

Alberto, respecto al origen de las piedras, tal vez te interesen estas palabras de Carlos V., pues demuestra que no vas muy mal encaminado:

“Yo también pensaba que llegaría con 6 u 8, y que las piedras dejarían de salir. Moritz no está en lo cierto en eso. Las piedras salen mas cuanta mas digestión recuperas, pues se producen la noche del la LH. Pero solo las verdes claras. El resto, sale del hígado y vesícula. Y hacen falta mas de 8 limpiezas generalmente. A veces muchas mas!”

Saludos

Comment by Ramnus — 26 marzo, 2012 @ 20:14

Srs buen trabajo,hay que llegar hasta el final.que no es una cuestión de fe,que son piedras,a estas alturas no hay una explicación detallada de lo que hace la lh.!?Hay gente que dice haberse hecho unas pruebas antes y despues,donde estan?cómo no advierte el sr Moritz que no dejan de salir piedras despues de 20lh?que fue primero la gallina o el huevo?no se esto es desconcertante.
gracias por el estudio
seguid así!

Comment by jaume — 29 marzo, 2012 @ 2:03

[ Mensaje Borrado: esto no es un consultorio y yo no soy médico. Ruego se abstengan de preguntar para su caso particular. AVM. ]

Comment by ANNA — 4 abril, 2012 @ 17:01

Agradezco inmensamente tu trabajo. Seguire de cerca tus escritos y experiencias.
Bendiciones.

Comment by michelle — 7 abril, 2012 @ 7:54

La semana que vienen, aun con dudas, realizare mi segunda LH.
Alberto, hay alguna novedad? Sigues pendiente del tema?
Por cierto, a alguien se le ha ocurrido mezclar en un recipiente aceite, limón y sales de Epsom?. Yo lo hice y, entendiendo que las condiciones no tienen nada que ver con las existentes en el intestino, el resultado es que no ocurre nada, ninguna reacción de saponificación ni aglomeración de las sales o aceite. Se que es un burdo experimento pero tenia curiosidad…

Comment by Ramnus — 7 abril, 2012 @ 16:28

Hola Ramnus, sí sí, yo también hice el experimento de mezclar las epson con el aceite de oliva y nada de nada, tampoco se formó ningún cálculo. Mira, como dije anteriormente, para mi Moritz no tiene ninguna credibilidad después de darme cuenta k los cálculos (verde esmeralda, aspecto uniforme) expulsados en las dos LH k realicé eran causados por la mezcla de epson y demás. A lo mejor también se limpia el hígado pero creo k si Moritz fuera un buen profesional tendría k haber indagado más sobre el origen de esas piedras…..en fin…….Maria

Comment by Maria — 8 abril, 2012 @ 20:38

Ah y suerte con la segunda LH, ya contarás como te ha ido. MAria

Comment by Maria — 8 abril, 2012 @ 20:39

He hecho la tercera LH y tengo que decir…

1) no he notado nada

2) tampoco he expulsado cálculos de los interesantes, sólo de los de aceite

Supongo que intentaré una cuarta vez el mes que viene, pero sospecho que va a ser igual que esta.

De momento puedo decir que no me siento como después de la primera vez, pero me siento mejor que antes de hacerlas, especialmente en el plano anímico.

Comment by Alberto V. Miranda — 9 abril, 2012 @ 17:14

Hola,una pregunta para investigar .Si el conducto de la vesícula mide 3 milímetros de diámetro,como puede pasar a través de este conducto una piedra de 1 centímetro o de mayor tamaño ? Pregunto de las piedras blancas o marrones formadas por colesterol ,calcio,etc y no de las verdes que desde un inicio ya se sabe que se forma la misma noche…agradecería mucho una respuesta.

Comment by Alfjos — 15 abril, 2012 @ 7:55

muchas gracias por esto, de todos modos, no es nada insano verdad? vere si expulso las negras e insolubles, un saludo

Comment by virginia — 15 abril, 2012 @ 21:01

en el blog de carlos de vilanova te felicitan por tu trabajo alberto! — – ahora me sabe mal no haber hecho pruebas con la piedraca aquella … solo puedo decir que flotaba, que su textura era lisa en el exterior y que en el interior tenía textura grasienta …

Comment by ReVJFKTadeo — 16 abril, 2012 @ 0:03

¿Porque han desaparecido los últimos comentarios? ¿En este espacio existe censura?

Comment by Ramnus — 16 abril, 2012 @ 9:34

He borrado los comentarios —y mis respuestas— de una tal Mónica, de Alemania, que ha repetido cuatro veces que aquí no defendemos la limpieza hepática, que esto sólo está para atacar a Moritz, que me tengo que hacer la limpieza bien y otras cosas que indican que 1) no se ha leído el artículo o 2) le falta comprensión lectora o 3) es imbécil.

No es censura, es basura.

Comment by Alberto V. Miranda — 16 abril, 2012 @ 9:43

Hola.

Agradezco enormemente este trabajo que has hecho que contrasta de manera práctica por tu parte.

Este fin de semana me hice mi tercera LH, y he tenido unas sensaciones físicas bastantes mejores que las anteriores que fueron el pasado año. Esta limpieza lo pasé peor pues a las 01.30 de la mañana me desperté con bastantes molestias, pero bueno, a la mañana comprendía porqué.

Las piedras que expulsé son las verdes más las pardas, como todos, en cantidad menor a las anteriores. La duda que me surge es que si estas piedras verdes salen de la mezcla de aceite. ¿Por qué en mi primera ocasión expulsé unas 200 o más y ahora no llega ni a 50 piedras.

Me gustaría saber tu opinión al respecto y dar gracias por este gran trabajo.

Un saludo

Comment by Jesús — 16 abril, 2012 @ 12:39

La duda que me surge es que si estas piedras verdes salen de la mezcla de aceite.

Leed el artículo antes de comentar o hacer preguntas, porque ya aburre.

A partir de ahora, borraré los comentarios de este tipo sin previo aviso.

Comment by Alberto V. Miranda — 16 abril, 2012 @ 14:34

Hola Alberto, aca en Mexico efectivamente tenemos otro caso por Ecografia, de primera mano, paciente que iba a ser operada para extraerle la vesicula, y probo de ultima hora esta limpieza, obteniendo resultados positivos, el dia que se le iba a realizar la operacion, los medicos se vieron sorprendidos de no encontrar nada, solo algunas piedras flotando en el intestino. En mi caso, la primera fue maravillosa como dicen muchos, claridad mental y ocular, y sentimeintos de profunda paz, salieron piedras cafes y negras, las siguientes dos, fueron casi infructuosas con muy pocas piedras, en ninguna de las tres he sacado gran cantidad de piedras verdes. Considero que Andreas Moritz ha causado mas bienestar real que malestar a las personas. Estara disparatado en algunas cosas, pero en otras creo tiene razon, el libro de Los Secretos Eternos de la Salud, es muy buen estudio y combinacion del Ayurveda. Saludos y felicidades por tu investigacion.

Comment by Ricardo Arvizo — 18 abril, 2012 @ 3:23

buenas,
Hace 3 años hice mi primera LH y las únicas piedras que saque fueron verdes y verde clarito. Pero noté un cambio bestial. Sufro de anemia leve de toda la vida (tengo 35) y siempre voy cansada, me arrastro por todas partes… después de la limpieza flotaba y notaba como si me hubieran sacado una neblina de ojos y cabeza. No pude seguir con las limpiezas porque al poco tiempo quedé embarazada, luego estuve con la lactancia durante un año y medio… total, que tampoco podía hacerla. Y ahora, después de notar grados de toxicidad en mi cuerpo elevados, tengo sarpullidos en la cara, cansancio, gases… en fin un cromo, he deicidio volver a la limpieza. Osea, que me he saltado las reglas del tipo moritz que dice que si haces una no puedes parar, porque dirá eso? yo he parado y no me ha pasado nada (que yo pueda detectar, claro)
Hoy es viernes y empiezo con las sales mañana… ojalá saque piedras de las “buenas”

alguna sugerencia para hacer algún experimento?
por cierto, solo con no comer animal esta semana y el zumo, mi piel ya esta mejor…

Comment by vanesa — 20 abril, 2012 @ 12:39

Hola, todos los calculos no son iguales, aqui un ejemplo: http://curezone.com/ig/f.asp?f=133 en estas imagenes hay 2 que son muy parecidos a los que expulsamos.
En mi primera LH, senti 2 calculos moverse, fue como algo que empezaba a arañar en un punto y terminaba en otro, esto duro unos 5 segundos, al poco otro, sintiendo lo mismo y la misma duración. A la mañana siguiente expulse cientos de calculos de pequeño tamaño cremas y verdes claro y dos de 2cm verdes claro que fueron los que senti.
En la primera LH los efectos de bienestar duraron unas horas, en la tercera un dia. En la quinta empece a sentir agilidad y elasticidad. Para la septima los efectos de bienestar agilidad y elasticidad ya duraban semanas.
En algunas, en la 4ª y la 6ª solte poca cantidad y empeore mis sintomas y para la siguiente el cambio animico fue brutal. Los supuestos calculos, barros o arenilla, en algunas lh solo se mueven y taponan conductos hepaticos, joden algunas funciones que tiene el higado, señal de que “yo” tengo que hacer otra lo antes posible.

Aqui los resultados de mi 12Lh. los calculos claros “casi todos” es arenilla que al rodar hacen bolas mas grandes, al cortarlos se ve que son muchos pequeños.

http://s16.postimage.org/dfys36nnp/IMG_2114.jpg

Saludos.

Comment by Javiño — 21 abril, 2012 @ 20:10

Os cuento mi experiencia con la segunda LH que hice esta misma noche.
En primer lugar no lo pase tan mal como la primera vez. Nada de nauseas ni mareos, eso si lo peor de todo con diferencia es tragar las sales (que arcadas!). No se si os Habra pasado lo mismo. La otra vez tuve muchísimo ardor de estomago, al tomar el aceite con el limón, así que esta vez mezcle a partes iguales zumo de limón y naranja, mucho mas fácil de tragar. Leí por ahí que se podía sustituir. El caso es que…no he expulsado apenas nada!!!. Algunas ¿Piedras? Verdes del tamaño de un grano de arroz, pero mucho menos que la primera vez. También un para de, no se como denominarlo, ¿Piezas? De color blanco, de consistencia blanda, como patata cocida, pero que al secarse se ha endurecido mucho, como el yeso. Es a esto a lo que llaman piedras de las buenas, calcificadas?.
La verdad es que estoy contento por un lado, porque no lo he pasado tan mal (hombre, agradable lo que se dice agradable no es…), pero un poco decepcionado porque no he expulsado casi nada.
Respecto a los beneficios, pues aun es pronto para hablar, lo hice esta mañana. La otra vez note los beneficios al día siguiente, así que veremos mañana si me siento tan pletórico como la otra vez.
Ahora me asalta otra duda, y es que leyendo acerca de las sales de Epsom, los beneficios que supuestamente te aportan son los que se le atribuye a la LH.
En fin, creo que esto empieza a ser como la religión; una cuestión de fe.

Comment by Ramnus — 21 abril, 2012 @ 22:21

No creo que haya que obsesionarse con expulsar cosas. De hecho, la “fabricación” de bolotas verdes de aceite no suponen ningún beneficio. Yo prefiero expulsar de los pequeños, que cuando ocurre es cuando efectivamente me siento mejor.

Ya nos contarás como te sientes hoy.

Comment by Alberto V. Miranda — 22 abril, 2012 @ 13:25

Ramnus, me temo que los cálculos biliares calcificados son duros ya en la vesícula, y no se ablandan fácilmente. Seguro que se trata de algún resto de comida. Los champiñones, por ejemplo, salen casi enteros.

Comment by Alberto V. Miranda — 22 abril, 2012 @ 13:43

Eso me temo Alberto.
Hoy me encuentro bien pero al igual que tu, nada comparable con la primera vez.
Es curioso, los beneficios son mas a nivel psiquico-mental que físico.
Seguiremos intentándolo…

Comment by Ramnus — 23 abril, 2012 @ 12:38

Hola a todos he encontrado este blog buscando información de la LH. El como llegue ha plantearme hacer la limpieza es muy similar a el caso de Alberto. Yo acabo de realizarme la segunda limpieza y en este caso no he sacado mas que dos o tres cálculos verdes y lo demás como si fueran pequeños cristales y tengo que decir que he en esta si que he notado una mejoria en las tensiones del cuerpo y una mejoría en mis digestiones( mi principal problema). Lo interesante es que en la primera limpieza hace 3 meses a la hora y media de tomar el aceite lo vomite practicamente todo, algo quedaría pero poco y esa noche salieron cientos de cálculos verdes de un tamaño que es imposible que estuvieran en le higado. La mejoría en esta limpieza no fue tan evidente como en esta. Yo también pienso que Moritz es un flipao y que casi todo lo que dice es para descojonarse de risa pero es verdad que la bilis es uno de los medios que utiliza el cuerpo para eliminar toxinas( aparte de sus funciones digestivas). Otro motivo puede ser también como comentáis el aporte de magnesio ( elemento fundamental y cada vez mas escaso en nuestros alimentos procesados).
De todas maneras a mi me deja con la mosca de la oreja lo que me pasó en la primera limpieza. Muy bien la investigación y el como se trata el tema, ya que para mi se trata con la máxima objetividad posible. Gracias

Comment by pepe — 15 mayo, 2012 @ 21:47

La primera semana de abril, realicé mi primera limpieza hepática, con bastante excepticismo.
Salieron bastantes “bolindros” aguisantados. Me sentí fenomenal. Lo único que un día despues; haciendome un enema casero un poco exagerado (mucha agua caliente) me fastidié ya que se activaron unas varices uterinas que estaban más que dormidas, y se me produjo una congestión pélvica, que fue remitiendo.
Con este cuadro, bastante molesto, no fuí capaz de observar otras mejoras. Excepto la más respeto y atención a mi cuerpo.
La primera semana de mayo realicé la segunda L.H. La expulsión fué menos expectacular que la primera, (menos “guisantillos” unos 30) ya que esta vez si que tenía expectavivas…
Las limpiezas de colon, esta vez realizadas por un profesional (la de antes y la de después) me produce ciertas molestias en las varices que tengo en la pierna izda.
La mejora que más noto, es a nivel de una apetencia más sana por alimentos saludables. No sé si se debe a dejar el café, té y alcohol, o a la primavera, pero me noto con menos vitalidad. Sin embargo, he notado cierta paz a nivel mental. Me afano menos por las cosas y mi diálogo interno algo más sosegado.
Espero que a la tercera que haré en junio, se despierte mi vitalidad y mejore mi sistema circulatorio.
Felicitarte por este blog, pero específicamente por este tema, ya que tiene un punto de equilibrio y toques de realidad muy necesarios para los que estamos en modo libre haciendo las L.H

Comment by Carmen — 16 mayo, 2012 @ 18:30

Hola Alberto,

He llegado a tu blog desde http://lalimpiezahepatica.blogspot.com.es/

Realicé mi primera LH este fin de semana con gran asombro al ver los preciosos y numerosos cálculos verde esmeralda. No se que tiene la verdadera ciencia que nos hace experimentar, sobre todo cuando dudamos ;-) Supongo que así es como se producen los avances científicos, no mirando detrás de la barrera y limitándose a criticar desde la ortodoxia científica, lo más parecido a una secta que haya visto nunca y que en nuestros días abunda.

Tus dos entradas relacionadas con la LH me han parecido de lo mejor que he leído de este tema, por lo entretenidas que son, por lo bien escritas que están y porque son esclarecedoras, o al menos lo más esclarecedoras que pueden ser, a falta de un laboratorio.

Muchas gracias por tu sinceridad , honestidad y por seguir investigando y también felicidades por compartir toda esta información con nosotros. Ten en cuenta que esto que tu haces nos ayuda a muchas personas y por tanto estás haciendo mucho bien con tu trabajo altruista.

Te agrego en mi RSS.

Un abrazo,

J.Ramón

Comment by J.Ramón — 20 mayo, 2012 @ 22:11

Gracias a Carmen, Pepe y J.Ramón.

Debo decir que he completado mi quinta limpieza hepática con el mismo resultado que las dos anteriores: no he notado apenas mejora (que achaco más a la limpieza de colon, cuyos efectos conozco) y sólo he expulsado cálculos aceitosos.

Estoy por concluir que en mi caso, la expulsión de un centenar de cálculos la primera vez, y más o menos la mitad en número la segunda, han sido suficientes para limpiar considerablemente el hígado.

Creo que el trabajo restante para acabar de curarlo va más allá de la limpieza de Moritz. Quizás escriba un artículo sobre cuidados generales para el hígado, que ya llevo practicando unos meses.

Comment by Alberto V. Miranda — 21 mayo, 2012 @ 9:43

Alberto,
En el período de un año me hice 6 hepáticas (6 días de manzana, sales, pomelo y oliva cada 2 meses) y con varias hidroterápias colónicas antes y después de cada una.
Los resultados fueron exitosos. Luego de la 3LH (al 6to mes) dejé de tomar la T4 para la hipotiróides.
Estuve 6 meses con (3LH mas) y me hice los análisis y me dió todo excelente con la doctora endocrinóloga (análisis full de sangre, orina y la ecografía de tiroides.
He expulsado cientos de piedras de todos colores (negras,blancas,verdes,rojizas), semillas, parásitos (salvo en la 2da LH que solo saqué una piedra verde).
Además de lograr que mi glándula de tiroides funcione normalmente todos admiran como me mejoró la calidad de la piel y mas que nada me dicen que soy otra persona y yo lo siento así. Las contracturas en la espalda fueron desapareciendo progresivamente.
Los bajones de presión de sangre que tenía desaparecieron.
Aumentó mi vitalidad, mi energía. Estaba dormido y hoy me siento despierto, vivo.
Desaparecieron el insomnio, la ansiedad y un poco las ojeras que tenía por la mala circulación (que por cierto esta mucho mejor).
Todo acompañado de una dieta libre de refinados y con reducción de carnes , lácteos progresiva.
Todavía no pude mejorar el tema de la visión pero tengo esperanzas de mejorarla en las próximas LH y estoy seguro que así va a ser.
Conclusión: Desde mi punto de vista sirve y la recomiendo. Si no se hace a rajatabla no tiene éxito. Y no creo que esos parásitos que me salieron sean placebo…. te dejo la fotito:
http://i48.tinypic.com/118jgx5.jpg
Ahhhh y me olvidaba le puse toda la fe del mundo a esto.
Saludos,
Pablo

Comment by Pablo — 21 mayo, 2012 @ 22:09

Gracias por tu testimonio, Pablo. Yo, como ya he dicho, llevo 5 pero realmente sólo he notado efectos en las dos primeras, siendo la primera realmente brutal.

cuando hablas de “negras,blancas,verdes,rojizas”… ¿a qué tipo te refieres? ¿pequeños, grandes? ¿duros, blandos? ¿cambiaban su forma o tamaño? ¿estás completamente seguro de que no eran restos de comida como pimientos o legumbres?

Comment by Alberto V. Miranda — 21 mayo, 2012 @ 22:32

Alberto, acostumbro hacer una hidroterapia colónica el viernes a la noche y el Sábado solo comer manzanas así que no creo que las piedras sean restos de comida. En ocaciones en las cuales había resto de comida las piedras las he distinguido fácilmente.
He sacado las piedras verdes como la mayoría de las personas, y otras verdes bien oscuras (tirando a negra).
También he visto blancas como si fueran de calcio (hablo desde el desconocimiento de la composición química) y otras que eran tipo naranja rojizas que las partí y eran como arcilla.

Mira, no solo hice la LH cada 2 meses , sino que hice un tratamiento depurativo gral. que se basa en:
1 – Oxigenación (ya sean técnicas de respiración, ejercicio o yoga) para sacar el estrés del organismo, matar parásitos, oxigenar sangre, etc.
2 – Limpiar órganos ( LH, riñones con los té y limpieza de Colon)
3 – Limpiar el sistema linfático
4 – Desparasitado
5 – Ayuno 1 vez por semana (24hrs – 1 fruta acuosa por hora)
6 – Alimentación con muchos licuados, frutas, semillas, verduras, algas, nueces, almendras, frutas secas, aceites sanos como de oliva, tratar que sea todo orgánico, etc.
7 – Eliminar refinados azucares, sales, harinas (reemplazarlos por sal de mar, azucar de mascabo, harinas integrales pero muy poca cantidad)
8 – Persistencia (Ponerle esfuerzo día a día)
Desde mi punto de vista la LH es el proceso mas fuerte pero debemos ayudarlo con lo mencionado anteriormente para remover la acumulación de toxinas de años.
Me han agarrado crisis depurativas como gripe, dermatitis,etc que hay que resistirlas sin 1 solo medicamento.
Hace 6 meses que no tomo ni siquiera una aspirina….
Estos procesos se convierten en un estilo de vida una vez que acostumbramos al cuerpo y obviamente si queremos volver a comer alimentos nocivos el cuerpo los rechazará automáticamente desatando molestias de cualquier tipo.

Comment by Pablo — 22 mayo, 2012 @ 14:58

Pablo, haces muy bien en señalar que no todo consiste en hacerse la limpieza de Moritz y luego ponerse hasta el culo de fabada mientras llega la siguiente.

También es verdad que la dedicación que tú le pones no es asequible a todo el mundo (te digo que hay profesiones que hacen imposible llevar un programa tan estricto), pero es cierto que sin cambios esenciales en la dieta el efecto de la LH es limitado.

Con respecto a la pregunta: es que me sorprendió sobretodo lo de las piedras rojizas, y en ocasiones he expulsado restos de pimientos (que digieren muy mal) y a lo mejor podías haberte confundido. Pero está claro que no.

Comment by Alberto V. Miranda — 22 mayo, 2012 @ 15:09

Alberto, sinceramente lo que mas me sorprendió fueron los parásitos. Había uno en la primera LH que no le saqué foto pero era una tirita larga y roja finita (Similar a un alga roja).
Otro ejemplo es el de mi padre (ya operado de la vesícula) también tenía hígado graso y logró bajar en 1 nivel la grasa (según el médico) y bajar bastante el colesterol pero solo hizo 2 LH.
Veremos con el tiempo su evolución pero creo que va por buen camino.
Me gustó mucho tu artículo para que la gente evalúe y sea conciente antes de decidirse por si o por no, gracias por todo. Pablo.

Comment by Pablo — 22 mayo, 2012 @ 15:59

Venga, más leña, que está esto un poco soso:
http://elcentinel.blogspot.com/2012/05/6-razones-por-las-que-la-limpieza.html

Por cierto, la hidroterapia de colon preventiva es otra de las prácticas que se abandonaron hace muchas décadas porque no servían para nada.

Pero allá cada uno…

Comment by Centinel — 23 mayo, 2012 @ 14:55

En el artículo que pone Centinel (que tiene más fuego que leña) alguien ha puesto un enlace a la página del hospital John Hopkins y, curiosamente, tiene un gráfico explicativo en la parte de abajo que describe, tal cual, la presencia de cálculos intrahepáticos.

http://www.hopkins-gi.org/GDL_Disease.aspx?CurrentUDV=31&GDL_Cat_ID=83F0F583-EF5A-4A24-A2AF-0392A3900F1D&GDL_Disease_ID=A6D10E80-887D-49A7-B3BB-0517D38CE757

Y Centinel, ya te lo dije en el otro lado: que te dedicas a pontificar sin haberlo probado.

Comment by Alberto V. Miranda — 24 mayo, 2012 @ 16:23

Solo te pido que si me tomo un chupito de wisqui en tu casa, no me pongas el vaso de los calculos de tu amiga en el horno…

Comment by Ludibrio — 26 mayo, 2012 @ 17:09

te las has arreglado para escribir mal “wisqui” en inglés y en español. sólo puedes ser tú. se te echa de menos.

Comment by Alberto V. Miranda — 26 mayo, 2012 @ 21:01

por cierto: hazte la limpieza que a tí te van a salir esculturas griegas, montañas, bloques de granito y de todo.

Comment by Alberto V. Miranda — 26 mayo, 2012 @ 21:03

Hola: Yo tengo ecografías con muchos cálculos en mi vesícula.
Hice la limpieza cuyo resultado fue algo muy similar a los de IFG. Muchas piedras de color verde, tipo piedras preciosas, etc,. Tal cual las describe el libro de Moritz.
Tuve las mismas sensaciones posteriores que todos describen: bienestar, etc.
Llevé los cálculos a analizar al laboratorio y hoy obtuve la respuesta: no son cálculos biliares.
Amigos, el bienestar es porque uno limpia el organismo despues de esto y si encima le das algo de magnesio, cuyas propiedades son por demás beneficiosas, mejor. Pero las piedras en la vesícula siguen estando allí, en la vesícula.
Es decir, que uno sienta los beneficios por este método no implica que sea por una limpieza hepática.
Un saludo cordial a todos ustedes

Comment by Marisa — 1 junio, 2012 @ 4:57

http://www.youtube.com/watch?v=oAwK26B_Ng8&feature=player_embedded

Comment by TinelCen — 1 junio, 2012 @ 20:51

Marisa: una opinión muy respetable de alguien que lo ha probado, aunque ese “las llevé a analizar al laboratorio” como quien dice “fui al bar de la esquina” no me suena nada creíble.

TinelCen (ay, de dónde vendrá ese apodo), un vídeo muy interesante aunque no aclara nada sobre el tipo de pacientes, el motivo que los lleva a la operación y otros datos.

Comment by Alberto V. Miranda — 6 junio, 2012 @ 10:51

Hola Alberto,

encuentro fantástico que hicieras y exponieras todo ese análisis personal con razonamientos y deducciones sobre qué carajo puede ser eso de las piedras que se expulsan y si realmente vienen o no del hígado. En serio, mis más sinceras feliciaciones por ello. No sé si habrás tenido ocasión de llevar más allá tu investigación y análisis sobre este fenómeno, pero si sacas nuevas conclusiones, será un placer que las compartas. Yo, por mi parte, de momento no he hecho ninguna LH pero tengo en mente empezar con la primera en breve.

Sólo quería comentarte algo respecto a las conclusiones a las que llegaste, a ver cómo lo ves tú. No se si estarás aburrido ya de preguntas similares, de ser así, pido disculpas por adelantado.

Tú dices en tus conclusiones lo siguiente:

“Al menos una gran parte de los cálculos expulsados no son más que producto de la reacción entre aceite, bilis, sales y zumo de limón en el interior del intestino.”

Yo entiendo que de ser así, haciendo esta limpieza mil veces, mil veces que se sacarían cálculos de este tipo, ¿no? Quizá hay algun detalle que se me escape, pero entiendo que así debería ser, puesto que si siempre ingiero los productos que reaccionan de esta manera, dicha reacción siempre debe darse.

Sin embargo, y aquí me remito a algunas experiencias ajenas, dicen algunos que a partir de X LH’s ya no expulsaron cálculos. ¿Cómo puede ser? Si ingieren aquellas sustáncias que reaccionan formando cálculos, ¿porqué puede ser que de repente dejen de formarlos?

Si tuvieras alguna respuesta, alguna idea sobre esta cuestión, te agradecería me ayudaras a figurarme un poco más qué sucede ahí dentro al hacer la LH.

Gracias y ánimo con tus experimentos (a pesar de lo que destructores por naturaleza intenten dar por ridículo).

Comment by Limar — 26 junio, 2012 @ 12:56

(por fin un comentario constructivo, que menuda racha llevaba últimamente)

Hola Limar:

Pues tu cuestión es muy interesante y, de hecho, fue la que dió pie a este artículo. Pues a pesar de lo que cuente el libro, mucha gente se encontró conque sacaba una y otra vez las dichosas pelotas verdes.

No he investigado mucho más sobre el asunto pues en mis dos últimas limpiezas no expulsé piedras “buenas” (tampoco noté mejoría) y sí unas pocas pelotas verdes de esas.

Creo que la aparición de este subproducto está muy relacionada con la cantidad de sal de magnesio que eches. Tanto en el caso de mi amiga como en el mío propio, pudimos comprobar que a más sales de magnesio, más bolas verdes.

Yo casi siempre he echado muy poca cantidad de sales (la que indico el artículo) a excepción de la última vez que eché algo más: también fue la vez que más bolas verdes saqué, unas poquitas y pequeñas.

Con respecto a la cuestión concreta… Pues me faltan los mismos datos que a ti. Tampoco sé exactamente si la gente que lo hace sigue siempre los mismos protocolos o las cantidades que echan de cada cosa.

Pero creo que siempre que se eche suficiente sal de magnesio seguirán saliendo las dichosas bolitas. Aun así, debería preocuparnos expulsar de las otras, lo que en mi caso cesó de ocurrir al segundo intento. He hice cuatro al menos (quizás cinco, tengo la memoria liada).

Comment by Alberto V. Miranda — 26 junio, 2012 @ 18:46

“los médicos somos partidarios de empezar por lo más suave” aaaaaaaaaajuajuajuajuajuajuajua
Perdon por la risa AaaaaaaaaaaAAaaaaAjuajuajuajuajuajua

Los medicos van primero primerito por las comi$iones y si salvar al paciente o sanarle llega a suceder, eso es solo un efecto no deseado del tratamiento.

aaaaaaaaaajuajuajuajuajuajuajua aaaaaaaaaajuajuajuajuajuajuajua aaaaaaaaaajuajuajuajuajuajuajua aaaaaaaaaajuajuajuajuajuajuajua

aaaaaaa es que me parto…

Ante cualquier medico consulte a su duda.
.

Comment by Amalgamasdemercurio — 28 junio, 2012 @ 19:44

Tampoco es eso. Bien es verdad que una gran parte de los médicos (puede que la mayoría) están más preocupados en cambiar de coche con tu dinero que en curarte.

Pero eso no se puede generalizar al 100%, del mismo modo que mucho occidental desprecia su propia medicina al compararla con la oriental, cuando los propios chinos no dudan en empaparse de ella.

Hay médicos occidentales MUY buenos, MUY honestos y MUY sutiles.

Comment by Alberto V. Miranda — 29 junio, 2012 @ 10:06

Hola Alberto, en primerísimo lugar felicidades por los artículos y la experimentación. Los he leído demasiado deprisa para mi gusto y en cuanto tenga tiempo los leeré de nuevo.

Con el poco tiempo del que dispongo comento lo que sigue: coincidiendo con Limar, en teoría si los cálculos están formados por la mezcla de aceite, cítricos y sales de magnesio deberían de salir más o menos, la misma cantidad de cálculos en cada limpieza ¿no?

Llevando en el cuerpo así como 20 limpiezas, puedo asegurar que, utilizando las mismas medidas tanto de aceite como de cítricos como de sales de epson no siempre se expulsan las mismas cantidades de cálculos. En mi caso en las diez primeras limpiezas expulsé grandes cantidades de cálculos de varios tamaños, luego ha habido 5 limpiezas consecutivas en las que no he expulsado absolutamente nada, ningún cálculo ni otro tipo de material, para, en las 4 ó 5 siguientes volver a expulsar unos cuantos de varios tamaños.

A ver si entre todos un poco encontramos luz en todo este asunto!!
Hasta pronto y de nuevo felicidades por el curro que te has pegao!!

Comment by Juan Pedro — 3 julio, 2012 @ 16:26

Gracias Juan Pedro. No eres el primero (ni la primera) que insiste conque siga con las limpiezas, aunque lleve unas cuantas sin resultados.

Creo sinceramente que la limpieza y sus efectos está asociada a la expulsión de los cálculos pequeños, con lo que es posible que el periodo de latencia entre limpiezas (3 semanas) que propone Moritz sea insuficiente o, simplemente, no tenga ninguna relación con la expulsión de más o menos cálculos.

Seguiré probando.

Comment by Alberto V. Miranda — 4 julio, 2012 @ 11:05

Hola a todos. Deciros que hoy estoy de LH y que llevo ya dos años y medio o tres haciéndolas periódicamente. Habré hecho de 20 a 30, porque ya hace tiempo que perdí la cuenta, y he de decir, que he dedicido dejar de hacerlas porque nunca dejan de salir cálculos y ya estoy cansada de las sales de Empson.

A mi, me salen más piedrecitas blancas y marrones que verdes, de las grantotas, suelen ser pequeños cálculos que van de los colores: marrón, naranja, crema a blanco. Y suele depender de la LH, no siempre expulso la misma cantidad ni del mismo color ni tamaño.

Al principio notaba mucha mejoría pero cada día noto menos (al principio perdí peso y mejoraron mucho mis digestiones, sobre todo ahora tolero tomar alcohol, en pequeñas cantidades, carne, que no me ha sentado nunca muy bien, especialmente la roja, y sobre todo, las grasas). Ahora puedo comer de todo de forma moderada sin molestias.

Curiosamente, no se si tiene algo que ver, coincidió que tras 3 ó 4 limpieza, por primera vez en mi vida, (tengo 37 años ahora) y siempre llevando gafas desde niña, mejoré la vista, me bajó un 0,25 la miopía.

Después de x limpiezas ya me noto “estable”, me noto mejor después de pasados 3 ó 4 días de cada limpieza, pues durante y después, me siento débil. Pero ya creo que no necesito más, aunque siga expulsando piedras. Mi cuerpo ha llegado a un punto en que no noto esa mejoría tan espectacular que sentía al principio.

Sólo quería aportar mi experiencia. Gracias a todos por vuestros comentarios, pues de todos he aprendido algo.

Un saludo.

Comment by Ana — 6 julio, 2012 @ 18:36

Gracias a ti por tu comentario.

Yo también he notado mejoría permanente en la vista, aunque tu caso no sé si achacarlo a un descenso real de la miopía (me resultaría muy sorprendente ¿lo has medido?).

En el mío creo que es debido a razones puramente metabólicas; la química de los precursores de los pigmentos visuales se produce en el hígado y es posible que la limpieza haya tenido efecto en la agudeza visual, que no en la curvatura del cristalino o la deformación del ojo. Vamos, creo.

Pero puedo testificar que esta misma semana, viendo un paisaje desde lo alto de una montaña, yo mismo me sorprendí de mi renovada capacidad visual.

Por cierto que hoy voy a proceder a una LH.

Comment by Alberto V. Miranda — 7 julio, 2012 @ 10:32

Lo de la disminución de la miopía, me lo midió el oftalmólogo en una revisión, pues me notaba distinta la vista y no sabía por qué, y fui a hacerme una revisión. Por eso se que fue un 0,25 %. Recuerdo que empecé las LH en marzo-abril del 2009, y mirando la fecha de la revisión en la óptica, tenía la visión mejor en octubre del mismo año. Y sigo mejor, no me ha vuelto a subir la miopía.

No sé a qué se debe pero estoy feliz. Si fuera debido a las LH desde luego ha merecido la pena todas las arcadas que he dado con las sales de epsom.

Suerte con tu limpieza.

Comment by Ana — 7 julio, 2012 @ 14:22

Curioso lo que cuentas de la miopía. Efectivamente, en la Medicina Tradicional China (y en muchos aspectos de la occidental, por supuesto), el ojo es una prolongación del hígado y muestra muchos de los signos de salud de este órgano.

Puedo entender, no obstante, que el beneficio sea más “químico” que “físico”: la corrección de ese 0,25 de miopía (puede que esté equivocado porque no soy ningún experto) sólo se me ocurre atribuirla a un cambio en la conformación del ojo.

¿Es posible que la LH te haya liberado tensiones musculares y tendinosas en la zona del ojo? ¿E incluso de los músculos del cristalino? Quizás la relajación de esos músculos corrigió la deformación del globo ocular o de la lente. Pero hablo desde la suposición.

Comment by Alberto V. Miranda — 8 julio, 2012 @ 10:56

Hola, primero de todo gracias por todas tus investigaciones al respeto de las LH. Aún y así me he atrevido a hacer la limpieza, es la primera vez que la hago y estoy un poco asustada porque aparte de sacar piedras estoy sacando como mucosidad con hilitos de sangre roja. ¿A alguien le ha pasado?¿alguien sabe a que se puede deber? Un saludo!

Comment by Silvia — 21 julio, 2012 @ 21:02

Hola Alberto,

Yo me he hecho una LH y mis piedras no fueron ni como las tuyas ni como las de tu amiga. Por otro lado salieron de todos los colores, formas y tamaños. Unas negras, otras verdes y unas pequeñas blancas. Yo corté algunas por la mitad (tengo fotos por si las quieres) y tenían unas bolitas blancas por dentro, lo que parecían bolas de grasa o lo que sea. No eran todas verdes como las de tu amiga.
Una amiga mía muy cercana ya ha hecho varias limpiezas. Unas 6 calculo (tendría que preguntarole con exactitud) y la última vez no expulsó ninguna piedra.
Yo también en un comienzo, cuando ví algunas piedras verdes me pregunté, no será el aceite… y como alguien escribió más arriba, también me pregunté. Si es el aceite, bueno esto jamás va a parar… pero al parecer si para.
Otro detalle medio asquerosillo que me percaté al hacer la limpieza es que por épocas me ha pasado que se me devuelven unas piedresitas amarillentas, muy pequeñas por la boca y que al apretarlas tiene un olor horrible. Nunca nadie, ningún doctor, a lo largo de mi vida, ha podido explicarme que son esas cosas. Pues bien, al hacer la limpieza salieron miles de esas piedresillas, muy similares a la vista. No las apreté porque me dio asco. Ojalá sigas con tu investigación.
Yo pienso que quizás la mezcla de aceite y cítricos se mezcla con las toxinas que tenemos y eso ayuda a expulsar todo, y dentro de ese todo, probablemente vaya el aceite. Por eso quizás algunas piedras salen con tonos más verdosos. Pero si no hay toxinas, quizás ese aceite no reacciona y por eso no salen piedras.
Saludos

Comment by Daniela — 26 julio, 2012 @ 0:11

…no hay tal alteración en la miopía que ni sube ni baja, excepto en la aparición de cataratas , que el ojo se “miopiza” por la esclerosis del cristalino.(Habláis de un porcentaje , 25%)
Esa mejoría en la visión la considero más achacable al efecto del magnesio sobre la “conducción de la señal” a través del nervio óptico.
Es el cerebro el que vé, no el ojo.

Comment by Oooooh. — 28 julio, 2012 @ 18:58

estamos hablando de efectos duraderos a largo plazo sobre la calidad de la visión, no sólo de una mejora puntual.

no cabe atribuirlo tanto al magnesio como a otros factores químicos (fabricación de rodopsina y otros cromorreceptores, muy ligada a la salud del hígado).

y sí, hombre, es el cerebro que ve: pero da igual la electrónica de una cámara digital si la óptica y el sensor que los acompañan no son buenos.

Comment by Alberto V. Miranda — 30 julio, 2012 @ 8:07

Hola Alberto y a todos los participantes de este blog.

Esa sensación de bienestar la he experimentado varias veces siempre después de ir al baño y defecar bastante. Generalmente esos días solía comer masas integrales y mucha palta. Puedo decir que me sentía mucho más liviano, no necesitaba usar anteojos porque mejoraba mi vista, la paz y equilibrio mental absoluta, tampoco había miedo ni estrés.. realmente sentía que cualquier cosa que me proponía la podría alcanzar con facilidad incluso cambiar el mundo (muy optimista!)… lamentablemente esa sensación me duraba por el día o hasta la próxima comida… Llegué a pensar que en ese estado uno debería estar siempre pero hasta el día de hoy no se como hacerlo y desistí en buscar esa sensación que es realmente adictiva… estuve mucho tiempo obsesionado con esto…

Voy a probar la LH y les diré como me fue.

Mi opinión al respecto es que las piedritas que se forman arrasan con las toxinas en los intestinos y con cualquier cosa que esté pegada a este dejando todo limpio y el bienestar general se debe a esto (un vez lo logré con una receta ayurvédica de sal y agua para limpiar intestinos), pero se necesita una limpieza más profunda para que este bienestar sean más duradero, o sea, cambios en la dieta, comer mas fibra, cosas naturales, mantener el higado sano ya que aquí empieza la salud como ya se ha comentado bastante.

Una vez boté una piedrecita muy dura que parecía fósil y fue después de tomar un licor digestivo que se vende aquí en chile se llama bitter araucano, justo hoy iba a comprarlo pero encontré tu blog y ahora voy a intentar la LH.

Les recomiendo que lean un libro llamado “medicina natural al alcance de todos” de Lezaeta Acharan” quizás puedan sacar algo de provecho para estar mas sanos.

Saludos

Comment by kabir — 31 julio, 2012 @ 0:32

Hola Alberto y todos los participantes de este espacio. Les escribo desde la Ciudad de México.

He leído este artículo y el inicial de principio a fin. A mi esposo (46 años) le detectaron mediante una ecografía un lito de aprox. 2.3 cm (como una piedra gigante lo catalogó la gastroenteróloga). Recomendación inmediata: Extracción de la vesícula biliar. Aparentemente el cálculo se encuentra justo en el conducto biliar.

No queremos recurrir a la operación, por ello, buscando otras alternativas hemos llegado hasta esta llamada “limpieza del hígado y vesícula biliar”, en todas sus variantes, pero nos hemos decidido por esta de Moritz.

Encuentro muy honestas tus opiniones Alberto y por ello ha sido el único foro en el cual me he animado a escribir.

Esta semana mi esposo se ha preparado cabalmente, tomando el litro de jugo de manzana a diario durante seis días (hoy, 2 de agosto sexto día) y llevando una dieta lo más sana posible.

Mañana será el “DÍA D”, y esperemos buenos resultados. Esperamos compartir por este espacio buenos comentarios e imágenes reales.

Asimismo, después de este plan de ataque, haremos otra ecografía para que no quede lugar a dudas, aunque no sabemos si esperar a otra limpieza para hacer el estudio.

Por otro lado, también está tomando el medicamento URSOFALK para tratar de disolver la piedra en cuestión.

Bueno, me despido no sin antes agradecer el que hayas compartido tus experiencias y tus estudios.

Por acá espero nos sigamos leyendo. Un abrazo.

Comment by Lydia — 3 agosto, 2012 @ 5:28

Saludos a todos.

en mi comentario anterior les recomendé un libro de medicina natural, también aparece un remedio para limpiar la vesícula y es el siguiente (lo probé y me dio buenos resultados):

Tomar antes de acostarse 100 gramos de aceite de oliva (prensado en frío) al otro día en ayunas tomar aceite de ricino (en mi caso tomé un frasco que compré en farmacia de 20g)

la probé y me dio buenos resultados. Fui al baño varias veces en el día y boté las mismas piedritas verdes pero más pequeñas. Me sentí bastante bien después, no sentí esa claridad mental, pero me siento bien, incluso el cuerpo ahora me pide comer cosas sanas…

Alguien pregunto por ahí si existía algún otro método y este funciona. un detalle es que no da la cantidad exacta de aceite de ricino que hay que tomar pero generalmente la venden en ese gramaje y equivale a una dosis (20 gramos).

Saludos

Comment by kabir — 4 agosto, 2012 @ 5:25

Llevo 6 limpiezas y casi la mejor fue la primera en la que tras pasar un fin de semana infernal… emergí con una vitalidad asombrosa que hacía muchos años que no sentía. Mi vista mejoró, aunque solo tenía un poco de vista cansada, y según la oftalmóloga se debía a la desinflamación de los tejidos.

En la segunda salió una gran cantidad de barro marrón, algo asqueroso y casi ninguna piedra, pero volví a perder mi mejoría de visión, mi sensación es que ese barro, que tal vez sean las mismas piedras hechas papilla…aunque me pareció demasiada cantidad…pudo atascar algo previamente desatascado. Las dos últimas han sido muy suaves y apenas he echado algunas piedras verdosas, así que he parado y creo que no las haré durante algunos meses.

No tengo teoría, aunque recuperé más vitalidad al principio…pero la explicación es que cada vez una se siente mejor, así que la mejoría respecto a las primeras veces es menor. También pienso que con lo que sale, sea lo que sea, se expulsan toxinas de todo tipo y eso se trasluce en dicha mejoría. Pienso que si mejoré la visión temporalmente es porque es suceptible de volver a mejorar, de modo que volveré a insistir más adelante.

No tenía ninguna enfermedad (que yo sepa) pero habiá tomado antaño mucha medicación y me sentía baja de energía, cansada, y me habían enpezado a doler algunas articulaciones pequeñas como por ejemplo las muñecas, tengo 47 años, y por ahora no me han vuelto a doler. (desde el verano pasado)

El colesterol que tenía alto me bajó tras la primera limpieza pero subió de nuevo un poco después de hacer la tercera. No obstante el resumen es la bajada de 290 a 250. Pienso que con la propia limpieza hepática se va cambiando (al menos un poco) no solo algunas cosumbres en la alimentación, sino también un poco la manera de ver el propio cuerpo y la salud. Cuando se hace la limpieza hepática es más dificil “agredir” al cuerpo después, ya que algo en nosotros cambia. El resumen sería del 1 al 10 de antes y después de la limpieza:me sentía en un 6 y he vuelto a recuperar hasta un 9.

El hígado controla tendones y ligamentos, de ahí la relación en la mejoría de dolores de espalda y articulaciones.
Un saludo.

Comment by Miranda — 13 agosto, 2012 @ 21:28

Gracias por el exhaustivo estudio , para mi que llevo ya 30 limpiezas hepaticas y dos años y algunos meses con esta tecnica , reportajes fotograficos de cada limpieza hepatica incluidos. Ha sido util leer tu opinion y conclusiones , no comparto todo lo afirmado, pero mi experiencia me confirma buena parte de lo que dices. Despues de mas de 30 años de malas digestiones , con grasas o proteinas, pinchazos en lado y altura de la vesicula. Ahora puedo digerir comidas pesadas y proteinas sin molestias , otra cosa es lacantidad de barrillo marron y calculos que he visto y fotografiado, y como ha ido cambiando ,tamaños, cantidad y color,con cada limpieza,hasta disminuir notablemente en la numero 30.Sin querer repetir mucho de lo que otros aportais de vuestras experiencias, lo que mas pesado me ha resultado, ha sido amoldarme al ritmo que el cuerpo necesita para terminar de expulsar los calculos-en mi caso dos años,tengo 44 ahora- ,y el miedo en las primeras limpiezas al dolor al expulsar los calculos ,cosa que ahora con una vesicula e higado bastante limpios, yaplicando como siempre el metodo completo, me resulta una rutina muy simple y sencilla.Lo dicho gracias a todos los que habeis haportado conocimiento a esta autoterapia y animo y continuad asi.

Comment by probando — 28 agosto, 2012 @ 14:12

Existen dos clases de cálculos biliares: cálculos pigmentarios y cálculos de colesterol. Estos últimos son los que se presentan con mayor frecuencia, aproximadamente, entre el 75-80 % de todos los casos. Los pigmentarios, a su vez, se dividen en dos tipos: los negros, compuestos por bilirrubinato cálcico, polímeros de bilirrubina, carbonato cálcico y fosfato cálcico; y los ocres, formados por bilirrubinato cálcico, poseen capas alternantes del mismo y sales cálcicas de ácidos grasos. Los cálculos de colesterol están compuestos principalmente por colesterol cristalino y tienen un color amarillo-verdoso.
Los cálculos biliares pueden ser tan pequeños como un grano de arena, o tan grandes como una pelota de golf. La vesícula biliar puede desarrollar un cálculo de gran tamaño, cientos de pequeños cálculos, o una combinación de estos. La mayoría de los cálculos, son de colesterol, y tienen un diámetro menor a 2 cm, por esto, muchos de los pacientes no presentan ningún síntoma. http://www.nutrinfo.com/pagina/info/calcul0.html#intro

http://elendoscopista.blogspot.com.es/2010_10_01_archive.html

Comment by Johnny Monorail — 5 septiembre, 2012 @ 23:01

Saludos. Felicidades por su artículo. Tengo una duda: ¿ha intentado alguien comparar los cálculos salidos de la limpieza hepática con cálculos extraídos de una vesícula? Yo he buscado fotos de necropsias, biopsias y cirugías por internet, y encontré que: 1) No aparecen fotos de hígados con piedras visibles como las que salen en la limpieza 2) Sí aparecen, en cambio, piedras similares en el caso de vesículas biliares fotografiadas en necropsias y cirugías. No tomé en cuenta en esta búsqueda las fotos que ilustran artículos sobre limpieza hepática, pues las pedras verdes encima de un hígado y una reglita a un lado parecen más bien montajes, ya que las piedras ni siquiera se ven húmedas o con sangre, etc. Mi conclusión personal es que Moritz es un irresponsable y un aprovechado de las aportaciones de otras personas; no creo que esas piedras vengan del hígado, sino más bien de la vesícula, a juzgar por las fotos. Si gustan, les mando las que encontré. Lo único bueno de Moritz es que difundió un conocimiento milenario, al que le agregó el dato falso de que las piedras provienen del hígado.

Comment by Kutzi — 9 septiembre, 2012 @ 19:43

HACE AÑOS ATRAS ME HICE DICHAS LIMPIEZAS DE HIGADO CON MAGNESIO, OLIVA, ETC…CON RESULTADOS MEDIOCRES..

HOY HAGO LO SIGUIENTE:
EN AYUNAS, 10 GRAMOS DE VITAMINA C EN POLVO + BICARBONATO + 1 DIENTE DE AJO MACHACADO
LUEGO INGIERO FIBRA
POSTERIORMENTE ME COMO 1 POMELO ORGANICO, ENTERO, CON LA PIEL DE LA CÁSCARA

NO DESAYUNO NADA

ALMUERZO NORMAL, CON MUCHA HOJA VERDE OSCURA…

EN LA TARDE Y POR VARIOS DIAS SEGUIDOS…MI CUERPO ELIMINA GRAN CANTIDAD DE CALCULOS, PARASITOS, ETC. DEL HIGADO…

SALUDOS

LEONARDO

Comment by LEONARDO — 15 septiembre, 2012 @ 23:36

Hola Alberto,

gracias por el extenso trabajo que has hecho con los cálculos, o lo que sean. Has sido muy riguroso y tu manera de actuar tan limpia, sin prejuicios, que me ha hecho decidir NO efectuar la 2ª LH que estaba a punto de hacer. En julio hice una primera, con resultado las bolitas verdes. Estaba muy entusiasmada, pero más bien por euforia, como en algún comentario también alguien comentó. Dejé algunas bolitas en un vaso cerrado y por gran sorpresa empezaron a derretir después de algunas semanas, ya que hacía mucho calor (29ºC)! Aún así empecé esta semana con la idea de repetir la experiencia, pero al buscar más info topé con la crítica del “científico”, que me parece muy barata, para luego encontrar tus escritos que me los he leído enteros, y por los que he decidido NO seguir con la LH. Estaba a punto de empezar el ayuno (es lo más difícil para mi, jjj), pero que los cálculos verdes probablemente sean producto de los ingredientes ingeridos, me parece muy plausible.
Considero muy loable tanto tu trabajo como admitir que la persona que te parecía un genio, quizá no lo sea del todo.

Comment by elizabeth — 23 septiembre, 2012 @ 15:40

Hola Alberto hola a la comunidad.

Procedo.

Como tu bien dices, habla y comenta cuando lo hayas experimentado.

Ese es mi caso, precisamente este fin de semana lleve a cabo mi lh numero 9 y me siento bien, no como se ha dicho en varios casos con euforia, pero si son claridad mental y ciertamente muy relajado, en mi primer lh no obtuve mas que arenisca marrón yo pensé, no tengo nada, insistí, en la 2a. lh, mas o menos salio arenisca y pequeñas lentejitas verdes amarillas y unas entremezcladas, bueno pero en la 3a. lh no se diga parecía aquello tremendo, de todos tamaños y colores y eso si un olor tan fuerte, que valgame el señor, de ahi en adelante han seguido saliendo y seguiré hasta completar 3 mas, no omito decir que en mi caso ya padecia un dolor tremendo en el costado derecho que iba en aumento, el dolor ya no lo siento, y como bien dicen mi flexibilidad mejora, y siento renovadas ganas de vivir. Si Moritz es mala persona, pues a mi no me quito nada al contrario me dio algo, en hora buena Alberto por tu iniciativa y darnos la oportunidad de expresarnos.

Un abrasisimo hermano.

Comment by ALex — 23 septiembre, 2012 @ 23:23

Hola Alberto Miranda mil respestos y mis felicitaciones por los experimentos que has logrado, he llegado a este articulo hace un par de dias buscando aqui una alternativa a mi problema ya q tengo piedras en la vesicula y no me quiero operar, hace un a>o en EUA me dio tiroides (hipertiroidismo) tuve q regresar a Mexico consulte varios medicos y todos me querian quemar la glandula u operarme segun para ello no hay cura, estuve en un tratamiento naturista x 4 meses y obtuve resultado sorprendente me desiso el nodulo q tenia y los niveles de la tiroides estan normales me ago estudios cada dos meses y todo normal dentro de rango ya no siento lo q sentia, regrese con este mismo doctor para el problema de las piedras pero no he tenido mucho existo en este aspecto y no lo culpo simplemente q no todos tenemos q reaccionar de la misma manera, asi q me interesa todo lo q he leido aqui y quiero probarlo nada mas q la receta no me ha quedado muy clara cual es el procedimiento y los tiempo de cada cosa q nos debemos tomar varios hablan de varias limpiezas pero cada limpieza es una toma de lo q dicen??? trabajo y los fines de semana es cuando puedo dedicarle el tiempo posible y necesario ha esto, espero tu pronta respuesta muchas gracias, suerte y muchas felicidades!!!!

Comment by Fabiola — 7 octubre, 2012 @ 16:58

Hola Alberto, y saludos a todos. Gracias por tu trabajo de investigación.
Yo aún estoy en la fase de documentación, pero ya firmemente decidida a hacer la LH .
Tus 2 posts y sus comentarios asociados me han resultado muy clarificadores.
En uno de ellos alguien comentaba que independientemente de si las piedras proceden del hígado o no, lo que claramente se produce es una limpieza intestinal.
Bueno, pues hoy me he con encontrado con una info relacionada que lo mismo puede dar una pista sobre ese extremo bienestar que sentiste con la primera LH. Cito: “Un campo de estudio especializado llamado neuro-gastroenterelogia asocia el trabajo del tracto intestinal con la actitud mental y la salud emocional”
No he contrastado los estudios que citan y además se nota que es una traducción automática, pero quizá sirva para investigar:
http://www.doctornews.org/?p=4161&utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=mas-que-una-sensacion-del-estomago-como-la-actitud-mental-y-las-emociones-son-afectadas-por-el-segundo-cerebro
En cualquier caso la limpieza , sea de lo que sea, siempre viene bien. Vivimos muchos años contaminándonos y, lo mismo que limpiamos la casa, es lógico y necesario limpiarnos por dentro.
Gracias de nuevo por compartir tu experiencia, te deseo mucha salud :-)

Comment by Elvira F — 8 noviembre, 2012 @ 0:09

Alberto, muy bueno tu estudio sobre la limpieza hepática.

Yo ya llevo hechas 14 limpiezas en tres años. El primer año lo dediqué a hacerme una cada mes y medio. Luego dejé las limpiezas para cada 3 meses o más. Más o menos como limpiar los “filtros” del automóvil de cuando en cuando.

Yo, al principio, cuando ví lo que podía salir de mi hígado, me quedé totalmente asombrada. La limpieza en la que expulsé más, fue en la segunda. En todas ellas, menos en dos, vomitaba el aceite a las 4 de la mañana aproximadamente, no lo aguantaba dentro, y aún así, por la mañana expulsaba los cálculos.
También en ocasiones vomité alguna dosis de Sales de Epson, que no volvía a retomar.

Pero lo mejor de todo esto, es que desde la primera limpieza yo noté una mejoría en mi salud y en el aumento de mi energía, bastante impresionante. Lo digo basándome en mi experiencia, porque fuí yo quien la sentía.

De estar acatarrada 3 o 4 veces al año y con fiebre…a no constiparme desde hace todo el tiempo que empecé a hacerme las limpiezas. Si algún amago de picor de garganta he tenido, enseguida mi cuerpo lo ha desechado. Así que es evidente, lo sé de primera mano, que mi sistema inmunológico se ha mejorado de manera exponencial. Y no sólo eso, sino que de pasar a tener digestiones pesadas e incluso a vomitar alguna vez la comida, por sentarme mal, a ver cómo me sistema digestivo se ha mejorado.

No creo ser fanática de nada y siempre sopeso y experimento primero por mí misma, pero en este caso tengo que afirmar que las limpiezas hepáticas han sido totalmente positivas en mi vida.

Tengo que decir que en el año 1999 me sometí a quimioterapia y de alguna manera estoy segura, que muchos de esos tóxicos que la quimio dejó almacenados en mi hígado, entonces, salieron con las limpiezas hepáticas.

En fin, que en la parte que a mí me toca y sin ser seguidora de nadie, reconozco estar agradecida al trabajo de Andrea Moritz. Gracias a él, la limpieza hepática pudo llegar a mis manos, encima recuerdo que me la descargué de internet.

Hace unos días me enteré del fallecimiento de Andrea Moritz y reconozco que me impactó por la edad. Así que sin conocer mucho más de su obra, vaya desde esta pequeña opinión, un profundo agradecimiento a este señor.

Un afectuoso saludo

Comment by Noelia — 11 noviembre, 2012 @ 22:03

Felicidades! interesante e ilustrativo blog.

No he realizado aun ninguna LH. se que El sulfato de magnesio, es un laxante fuertisimo y que hay que ingerirlo con mucha agua.

En dos ecografias recientes(separacion de 2 meses entre una y otra) me salio que hay piedras en la vesicula, la verdad al no tener ninguna molestia,habia olvidado la informacion de la primera ecografia.

Hace anos uno de mis hijos tenia que irse a estudiar fuera de el Pais y le dio un gran colico,le hiciern una ecografia,y claro estaba muy distendida la vesicula y llena de piedras, por lo cual los medicos rapidamente querian operacion inmediata para extraer la vesicula,a lo cual nos negamos.

En un libro naturista leimos que con jugo de papa se disolvian las piedras de la vesicula, y claro se lo dimos en varias tomas durante el dia por varios dias , despues bajamos la dosis creo recordar a dos tomas diarias,alrededor de 8 a 10 dias se le hizo otra ecografia, y la vesicula habia reducido considerablemente su tamano y solo habia lodo vesicular,la Dra. que habia tomado la 2 ecografias no lo podia creer …….para grata sorpresa nuestra solo hacia preguntar ….que le dieron? que hicieron?.

El comentario es porque creo firmemente en que en inumerables ocasiones desechamos las cosas simples por una mas sofisticada y peligrosa, como es una intervencion quirurjica,que en muchas ocasiones los medicos se niegan a siquiera querer escuchar la tecnica del Dr.Ange Ecudero, ya que generalemnte estan tan absortos en ver pacientes y en escuchar a los visitadores medicos que se olvidan de investigar, cuando ello no les va otorgar un diploma y si conocimientos.

Las gracias por el espacio.
Que la felicidad sea la huella que dejen sus pasos.

Comment by Luz Maria — 17 noviembre, 2012 @ 6:11

Me parece bueno no entrar en el juego de juzgar a Moritz sino analizar el método y los resultados, pero viendo a Moritz en video si yo lo hubiera visto antes de hacer la limpieza depronto no la hago, no me da nada de confianza, porque seguir las ideas de alguien que no nos da confianza que resultados puede dar?, pues bueno a mi hasta ahora me ha dado resultados la limpieza, tal vez el fue un hombre (murio hace poco, nadie sabe porque) con buenas intenciones pero mala energía y ya estoy haciendo lo que dije que no debia hacerse.
Hace dos dias me hice la primer limpieza hepática con buenos resultados, en cuanto a la vitalidad. No recogi muestras porque a diferencia de Alberto no puedo sacar conclusiones sobre estas, pero expulse muchas de esas verdes que son resultado de la combinación de lo que se toma, en la próxima tomare muestras para ver si están las otras. Cualquiera que haya ido al baño con gran urgencia, sabra lo ligero y contento que se siente eso.
No hay cura milagrosa, este es el mundo y es transitorio, creo que esta medicina alternativa ayuda a ser mas conciente de lo que comemos, y no a esperar que los doctores nos curen como victimas cuando en relidad somos los responsables, somos lo que comemos y pensamos.

En este momento no quisiera nada enlatado o de paquete o de carne, aunque se abre el apetito, el cuerpo te indica que es lo que es bueno y eso ya es mucho decir, escuchar al cuerpo ya es mucho beneficio. No creo que lo haga antes de 3 meses, prefiero tomarme mi tiempo y no hacer experimientos quimicos de los que nadie esta seguro, voy a hacer limpiezas menos agresivas pero constantes y en definitiva la mejor es la alimentación. Gracias por a todos por sus aportes y en especial a Alberto por sus curiosidad científica, ojala te presten un laboratorio, un aparato para hacer ecografias y todo lo que necesites para investigar esto que nos interesa a todos.

gracias

Comment by angel — 20 noviembre, 2012 @ 15:24

Que tal va todo con las limpiezas hepáticas. Yo este fin de semana realicé mi primera, y solo expulsé calculos de los de aceite. Comprobé que los primeros salian mas verdes, y a medida que avanzaba el día iban saliendo como con una especie de cascara marrón claro como de cal, pero por dentro todas igual, los conservé en un papel de cocina metido en una bolsa, y esta mañana estaba todo el papel pringado de aceite. No cabe duda que este tipo de “calculos es producto del aceite ingerido?
Alberto, ¿Has seguido con la investigación de los cálculos? Sería interesante que alguien aportara algo de luz a este tema.
Esperaré a saber algo más para realizar o no mi segunda limpieza.

Un saludo

Comment by Esteban — 12 febrero, 2013 @ 11:56

Alberto quiero hacerte llegar los resultados de los cálculos que expulse en mis primeras limpiezas en el año 2008- Luego puedes valorar.el laboratorio es Balague Center en Barcelona, mi medico de la seguridad social de León los envío al laboratorio y desde este los enviaron a Barcelona.

Comment by camino — 2 marzo, 2013 @ 3:30

Hola Alberto!
Felicidades por tu artículo es lo mejor que he visto hasta ahora,
bien estoy con mi primera LH, tomando pastillitas de acido málico y el próximo sábado o domingo haré las sales de epson, si veis conveniente que haga alguna prueba con las pelotas verdes que confió que me salgan, me lo comentáis..
Por otra banda, humildemente yo tengo otra teoría de por dónde van los tiros con la mejoría que se siente con el LH, con la que voy a investigar estos días.
Creo que la mejora que se siente no es por la limpieza hepática en si, si no que se debe a la bajada de nivel de PH que transcurre en nuestro cuerpo en pocas horas, repito no he acabado mi 1º limpieza hepática, pero los síntomas que comentáis los relaciono con ello.
Si comparamos nuestro cuerpo con una piscina, como ya sabemos, en una piscina hemos de controlar el PH ya que si el PH es muy alto, allí saldrán cocodrilos y si es muy bajo nos haría daño a nuestra piel u otros órganos..
Bien mi nivel de PH en orina el pasado domingo era de 6,5, ahora lo acabo de comprobar a las 6:30 con mi primera orina como cada día, y mi nivel está entre un 4,5 y un 5.
En saliva estoy a fecha de hoy a un 7,5 o un 8
A juzgar por estos resultados, mi orina está expulsando mucha acidez de mi cuerpo y en cambio en mi cuerpo está a subiendo la alcalinidad.
Bueno todo esto es así muy por encima, ya que llego tarde al gym, y al trabajo, lo cuelgo por si a alguien le parece que realice algunas pruebas con mi nivel de PH. Pero estoy seguro que las mejoras que habéis sentido van por hay.
Un Saludo
Pau

Comment by Pua — 13 marzo, 2013 @ 7:08

Buenas tardes,
hice la limpieza hepática, pero no pase de una continua descomposición a la hora de ir al baño.
No vi piedras en ningún momento aun estando seguro de que las debería de tener.
Puede ser que en la primera vez no salgan?
saludos

Comment by Joshua — 21 abril, 2013 @ 10:27

Lo cierto es que resulta muy comodo para muchas personas simplemente juzgar lo que a otros les ha costado esfuerzo, dedicacion, y hasta la vida!!. Tanto mi hermano quien fue diagnosticado con cancer linfatico, (por cierto uno de los mas feroces) como yo (medicamente diagnosticada diabetica) hemos estado haciendo las limpiezas hepaticas que detalla Andreas Moritz en su libro: Los Secretos Eternos de la Salud (7ma. edicion) y en mi propia experiencia puedo decir que las pocas veces que NO he eliminado “piedras” tampoco he visto el aceite ingerido salir en forma de piedra, lo que si les puedo asegurar es que la diabetes desaparecio y he estado comiendo mal, o sea, mi dieta se basa en comer lo que aparece y todavia tomo cerveza, helado y como pizza!! Mi hermano opto por hacer una vida sana: meditacion, baños de sol, baños de luna, acupuntura, todo alimento debe ser organico e integral recien preparado, enemas o lavativas diarias, etc, etc, etc y a todo esto las expulsiones que el ha tenido han sido totalmente diferentes de las mias; practicamente calcificadas como una especie de yeso si se puede permitir este nombre. Ahora bien debo decir que mi primera limpieza fue totalmente diferente de la mayoria de los comentarios que he podido leer en la web probablemente a que en lugar de jugo de manzana use el acido malico ( mas de 15 dias) por la condicion diabetica existente, teniendo como resultado una deposicion blanca de consistencia espumosa y que me dejaba el ano y el recto con un horrible ardor como si fueran miollones de agujas dandome punzadas para mi un poco insoportable, pero luego de buscar, leer y preguntar la conclusion fue que eran millones de cristales de colesterol. De nuevo mi pregunta ¿Que paso con la precipitacion del jugo, aceite y sales? en mi caso esa teoria queda nula, por lo menos para mi y mi hermano que no ha tenido expulsion de piedras la ultimas dos limpiezas.

Comment by Georgia — 5 mayo, 2013 @ 20:29

Hola…hago un apunte para los investigadores ¿ por que redondas las piedras de jabon verde, colesterol o lo que sea ? Para todo hay un por que. ¿ no sería posible que la forma redonda la haya formado el roce de las otras piedrecitas mas pequeñas de colesterol ? otro apunte …¿ es que nadie ha notado como corrían por los conductos las piedrecitas o enanos montados en bicicleta en una especie de cosquilleo hepático ? ¿ lo he soñado ? No, no es asi..lo he notado. El movimiento era horizontal en un tramo corto.Te lo puedes creer , soy muy sutil. Saludos

Comment by BALI — 1 junio, 2013 @ 23:59

y además….No todos sacan piedras no ? esa sería la prueba,,,si alguien no las saca. Esa es la diferencia y la referencia. saludos

Comment by BALI — 2 junio, 2013 @ 0:02

Hola a todos y gracias por todos y cada uno de vuestros comentarios, me parece un blog muy interesante.
Yo acabo de hacer mi primera LH y he sacado unas 300 piedras, grandes y verdes y pequeñitas y pardas…
El caso es que estaba resfriada y aún así la hice, no me acordaba que no era recomendable. El caso es que sigo con el resfriado, mucha tos y encima ha aparecido la temida cistitis.
Ahora el doctor me ha recetado antibióticos para evitar que termine con bronquitis y la verdad es que no se que hacer.
Limpiar el hígado para ahora meterle un chute de químicos no me parece lo ideal pero no se si tengo alternativa.
¿Que me recomendais?

No paro de darle vueltas a lo de las piedras y cuanto mas lo pienso más imposible me parece que se encuentren como tan dentro del hígado, lo más razonable es pensar que con las sales y el aceite lo que hacemos es arrastrar esa materia verdosa de los conductos hepáticos y la forma redondeada surge a raiz de su deslizamiento por los intestinos. Es por eso que no se pueden detectar con pruebas, porque simplemente no existen piedras, solo residuos pegajosos que conseguimos arrastrar hacia fuera.

Un saludo y gracias

Comment by Esmeralda — 11 junio, 2013 @ 9:58

Esmeralda:

1) No has leído el artículo. Léelo antes de comentar y verás que hablo de la naturaleza de las piedras en este texto y en otro especialmente dedicado.

2) Como dice el artículo (pero no has leído): Esto no es un consultorio médico.

Comment by Alberto V. Miranda — 11 junio, 2013 @ 10:13

Muy bueno Alberto!!
Yo me hice una limpieza y la verdad es que me mejoro la digestion y menos flatulencias ,despues no note algo significativo.
Con respecto a las dudas,me parece que el punto crucial, está en lo comentado por Limar , dejo la pregunta: entonces supongamos que todos hicieron la misma limpieza y con la misma cantidad de sales ,aceite,jugo, entonces sabemos por que las piedras pueden dejar de salir ?

Comment by gus — 30 julio, 2013 @ 1:07

Pero?
Y entonces qué pasa con las limpiezas hepáticas que hago y no salen cálculos (ninguno)?

(He hecho más de 50 limpiezas, en mis últimas 5 no expulsé nada) Gracias

Comment by yo — 24 agosto, 2013 @ 19:56

Mil gracias por este articulo. Es de agradecer que alguien dedique tanta atención y tiempo a un tema que genera todavia discusión. Sin dua, acabo de realizar mi 1ª limpieza hace dos dias y me siento mucho mejor. Seguiré con más limpiezas pues el bienestar experimentado me dice que siga limpiándome por dentro :)

Gracias y saludos

Comment by Alicia — 29 agosto, 2013 @ 21:39

No creo que su procedencia sea de el aceite y el limón, pues yo elimine cálculos sin tomar ninguno de ellos.

Sufro de colitis ulcerosa y tuve una recaída grave en el hospital, por lo que tengo que llevar una dieta muy estricta. Comencé a beber jugo de manzana cocida, ya que no podía consumir agua cruda y a los pocos días me pude percatar en las deposiciones de unas pelotitas de color verde y blancas, del tamaño de una lenteja o mas. así que me puse a buscar en san google que eran esas bolitas misteriosas, llegando a los cálculos hepáticos. son exactamente iguales que los de las imágenes, incluso una especie de parasitos, que van a ser analizados.
Así que ahora solo estoy esperando dejar de tomar tantos medicamentos para poder realizarme mi primera limpieza hepática profunda, ver que tantos de esas piedras me salen y tal vez mejore mi condición de enfermo cronico.

saludos y muchas gracias por tu información.

Comment by arturo — 14 noviembre, 2013 @ 14:08

Felicitaciones por el artículo, Alberto. En un apartado del artículo se dice: “(…) Consiste en tomar, en ayunas y al acostarse, un vaso de agua con una cucharilla rasa —no pasarse de esa cantidad— de sales de magnesio (…)”. La cucharadita se refiere a cucharadita de café o postre.

Comment by Ignacio — 22 noviembre, 2013 @ 19:03

Apreciados posteadores,

La Dra. Irina Matveikova es una reconocida especialista en digestivo y endocrinología de origen ruso pero viviendo en Madrid, donde tiene una clínica. Ha publicado dos libros: Inteligencia Digestiva y Salud Pura. Ella también aplica y recomienda las terapias de Limpieza Hepática e Hidroterapia de Colon prácticamente como el método de Andreas Moritz.

Saludos,

Comment by Fito — 11 enero, 2014 @ 23:42

He visitado la web de la Dra. Matveikova donde explica que la limpieza hepática consigue depurar el hígado mediante la expulsión de bilis añejas estancadas, colesterol y otras sustancias grasas tóxicas que se han ido acumulando en el hígado, vías biliares y vesícula. Dice que a veces incluso se expulsan algunos parásitos. No obstante ella no habla de cálculos, sino de grasas y toxinas. Es interesante su enfoque y nada desdeñable, pues no cabe duda de que es una gran especialista en medicina digestiva:

http://conceptosholisticos.com/?p=834

Espero que esta información arroje un poco más de luz sobre este interesante tema.

Saludos,
Fito

Comment by Fito — 20 enero, 2014 @ 23:35

Gracias por tu trabajo, aporta nuevos datos que servirán a quienes quieran continuar seriamente desentrañando este fenómeno biológico con las herramientas y conocimientos que la investigación requiera.
Considero muy respetable tu registro prolijo, tus explicaciones impecablemente redactadas y articuladas para facilitar la comprensión de todos, las imágenes registradas y tu intención de arrojar luz sobre el tema en lugar de tomar partido a ciegas por uno u otro bando. Porque, bien lo dices: es cuestión de Ciencia y no de Autoridad.

Comment by Julia — 27 marzo, 2014 @ 16:33

gracias por toda esta información , me ha parecido seria y objetiva y sobre todo honesta..evitando posiciones ideológicas, tanto del entusiasmo de “lo natural” como de la prepotencia del establishment “científico” …

Comment by carlos — 29 marzo, 2014 @ 11:03

Hola, aunque es un artículo con un par de años, al buscar como limpiar el hígado aparece el método de tan mentado Moritz, sin embargo tengo un compañero que realizó una limpieza por tener hígado graso y estar a punto de morir y no uso este método, solo una mezcla fuerte de sen, boldo entre otros purgantes clásicos conocidos para el hígado y decía que cuando iba al baño expulsaba grasa por montones y olía a aceite rancio, entro en un tratamiento natural y cambio por completo su estilo de vida que lo ha hecho mejorar mucho.

Supongo que no haré este tratamiento, por cierto recomiendan tomar 1/ vaso de zumo de limón con 1 cucharada de aceite de oliva todas las mañanas para mantener “lubricado” el sistema digestivo y ayudar a desintoxicar el cuerpo, no es una dieta mágica de una semana.

Comment by Nan4 — 9 mayo, 2014 @ 19:59

Dentro de un clima de escepticos por una parte, ya sean incrédulos por naturaleza o por intereses inconfesables o simplemente inconscientes y por otra de furibundos defensores, la lectrura de este artículo me ha resultado de gran utilidad.
En mi opinión, cada cual procederá como mejor le interese en función de su necesidad y lo que parece claro es que :
.- no es un sistema caro
.- la(s) limpieza(s) no son contraproducentes, excepto en ocasiones, que lamentablemente no han quedado descritas.

Comment by Pedro Sarralle — 12 enero, 2015 @ 7:32

Estimados sres,
una amiga cercana hizo con bastante fe esta limpieza y en la cuarta limpieza, identica a las anteriores
no expulso las habituales y numerosas formaciones verdosas, de hecho no expulso practicamente nada.
No sintió especial mejoria.
Al mes de esa última limpieza, desarrollo una pancreatitis aguda, no se supo exactamente su origen.
Alguien puede comentar cual pudo ser la razón de la no expulsión de la materia que al parecer siempre se forma con esta cuarta cura?.
No relacionamos necesariamente la Pancreatitis con la cura pero es una persona de Hábitos sanos toda su vida. Gracias.

Comment by Angel — 25 enero, 2015 @ 17:52

Bueno, si el color verde del aceite de oliva suscita tanta discusión por coincidir con el verde característico de la biliverdina -y, por tanto, de la mayoría de los cálculos biliares-, ¿por qué nadie se ha tomado la molestia de reemplazar el aceite de oliva por un aceite de otro color? Pudiera ser, por ejemplo, el aceite de coco, cuya versión líquida es transparente. ¿Perdería sus propiedades la receta?
Se los (nos) dejo de tarea.

Comment by Kutzi — 22 febrero, 2015 @ 9:24

Me parece muy bien lo que dice Kutxi, la 2ª limpieza la voy a realizar con aceite de girasol de prensado en frio como recomienda moritz para quien le siente mal el aceite de oliva y entonces veremos por un lado de que color es el interior de los calculos y el resto de las deposiciones porque no entiendo por que la misma persona toma la misma cantidad de componentes y echa 200 piedras en una limpieza y 5 en otra y en mi caso las heces antes de tomar el aceite ya eran liquidas e inodoras. Si solo meti aceite por que motivo eche durante la mañana con los calculos 10 o 12 deposiciones verdes y de un olor nauseabundo que serian bilis colesterol y toxinas acumuladas. Me da igual que las piedras esten en el higado o no , la realidad es que lo que sale es muy toxico y hay que eliminarlo por la via mas rapida que es esta.
Para la señora que hablaba de la pancreatitis decir que moritz advierte de que no hacer una buenas limpiezas de colon al final puede desencadenar pancreatitis, apendicitis ,etc.

Comment by javi — 1 marzo, 2015 @ 19:00

Alguien que haya se haya realizado una ecografia antes y despues para validar la veracidad del tratamiento??

Comment by Ruben — 2 abril, 2015 @ 0:55

Muchas gracias por este maravilloso artículo y por haber dedicado tanto tiempo a este asunto. Bueno en cuanto al señor Moritz, sinceramente no había oído hablar de él en la vida, pero sí de la doctora Hulda Clark. Siempre había oído que este método lo había diseñado ella. Sea como fuere por lo que veo por los comentarios, parece ser que funciona. Yo acabo de hacerme una segunda limpieza y he expulsado muchos “cálculos” verdes, la primera vez hace siete años apenas expulsé nada. No obstante quiero seguir dándole una oportunidad a esta técnica y observar mis dolores de espalda y mis problemas de piel. Si mejoro, voy a seguir, y me da igual que sean cálculos o no, mientras este proceso sirva para limpiar. Si no son cálculos que están recubriendo parásitos, como me había dicho una terapeuta me quedo más tranquila, pues el tema de que quedara alguno enganchado por ahí me preocupaba bastante. Gracias de nuevo por tanta información.

Comment by Alicia Sanchez — 7 agosto, 2015 @ 19:03

Enhorabuena Alberto por el sorprendente y rico hilo creado al respecto de la LH.

Yo tengo el hígado graso y síndrome metábolico y llevo dándole vueltas a hacer la LH y leyendo bastante al respecto, pero mi pregunta es: más que analizar las piedras, ¿no hay nadie que como yo, tenga el hígado graso, síndrome metábólico o bien que tenga transaminasas altas o inicio de cirrosis, etc. y se haya unos análisis de sangre y orina y/o ecografías antes y después de hacerse algunas LH y comparado dichos análisis?, bajo mi humilde opinión creo que eso podría ser una pista ciertamente objetiva de que la LH funciona realmente o no, creo…

Lo mismo ya se han puesto aquí ejemplos y “antes y despueses” con DATOS no sensaciones, pero como hay tantísimas opiniones no he podido leer todas aún.

Gracias y un saludo a todos

Comment by Jose — 17 agosto, 2015 @ 17:05

Hola, quería comentarle a la gente desde un punto de vista médico mi opinión acerca de los cálculos biliares. Solo decir que el coledoco que es el conducto que une la besicula con el intestino podría sufrir un colapso o atascamiento con una esfera de 1cm de diámetro, lo cual provocaría varios problemas graves, y casi seguro quirofano. Lo mejor solución es prevenir con una buena alimentación rica en hortalizas, cereales, frutas, pescado.. Todo esto a diario no mensualmente

Comment by Pablo vazquez — 11 diciembre, 2015 @ 4:02

Me ha encantado tu pequeña investigación. Yo en su momento hice la “limpieza hepática de Andreas Moritz” en sucesivos meses y perfectamente el bienestar subsiguiente puede deberse, al menos en parte al acúmulo de dieta blanda en los días previos, ayuno parcial y vaciado del intestino grueso, a ello podría añadirse el efecto placebo que pueda acompañar al ver “que barbaridad, todo lo que tenía dentro” con lo que sea que para cada uno signifique la eliminación del “mal”.

No obstante hay alguna cosa que todavía no ha quedado explicada:
1. En sucesivas limpiezas hechas una vez al mes dejé de eliminar “piedras verdes” y a lo sumo había algunas escamitas verdosas, pero nada que ver con las 2 ó 3 primeras veces. ¿Por qué?
2. Una amiga marroquí sin ni idea de nada del tema, al ver las fotos de las “piedras verdes” del hígado, espontáneamente comentó que cuando mataban un cordero en el hígado habían esas piedras.

Finalmente mi conclusión es que para quien tiene piedras, pero piedras de verdad, de las calcificadas, ese método es valioso para eliminarlas.

Un saludo, de verdad que he disfrutado de tu pequeña investigación, gracias.

Comment by Pablo — 18 septiembre, 2016 @ 22:50

Ya puestos adjunto estos videos:

1. Disección de una vesícula con un cálculo hepático. Su apariencia verde nos hace pensar en las “piedras verdes” derivadas de la limpieza hepática de Moritz. https://www.youtube.com/watch?v=CgXiuK3oU_E

2. Disección de otra vesícula con cálculos hepáticos calcificados de tono negro, que sí que aparecen en algunas de las fotos que la gente pone como producto de sus limpiezas hepáticas. https://www.youtube.com/watch?v=RM35KGWoPM4

3. Piedra hepática brutal, más grande que una pelota de golf. https://www.youtube.com/watch?v=7RIRVG0eacs

4. Piedra hepática extraída de la vesícula. https://www.youtube.com/watch?v=Rnczq8TZjZM

Mi conclusión parcial: los supuestos cálculos hepáticos verdes no son sino una combinación de aceite de oliva, zumo de pomelo, sales de Epson y bilis; lo único que son cálculos hepáticos de verdad son los que están calcificados, los que son verdaderas piedras; “la limpieza hepática y de la vesícula de Andreas Moritz” elimina piedras de verdad en quien las tiene, pero si lo que uno elimina son “piedras verdes” que puede aplastar y que no hacen “clank!” al golpear una superficie dura (vaso, cazo) no-está-eliminando-cálculos-hepáticos sino una mezcla de los productos ingeridos con bilis, enzimas digestivas, etc.

un saludo

Comment by Pablo — 18 septiembre, 2016 @ 23:25

Hola. Muy interesante tu articulo. Me ubiera gustado que experimentes colocar las piedras en jugo de manzana verde. Ya que muchos afirman que disuelve las piedras. De todos modos quiisera hacerte una pregunta. Tu crees que este metodo sirve para piedras de 2centimetros???

Comment by Ernesto — 1 enero, 2017 @ 14:53

Bravo bravo bravísimo. Gracias por este super artículo/investigación. Ojalá muchas más gente tuviera ese punto de vista abierto y a la vez crítico y análitico.
Realmente me has ayudado con tu publicación. Un millón de gracias.

Comment by Richard K — 13 mayo, 2017 @ 13:06

Deja un comentario

(requerido)
Si te ha gustado este artículo, puede que te interese también
5 marzo, 2012
Si alguien te dijera que en tu propia casa puedes mejorar tu salud de manera espectacular con un coste que no llega a 10 euros por sesión, probablemente no le creerías. Sin embargo, el método de Moritz es harto convincente. Y te lo dice quien lo ha probado.
 
Astropuerto es una revista online fundada en 2011 y coordinada por Alberto V. Miranda.

Esta revista es plural y respeta la libertad de expresión de sus autores y colaboradores; en ningún caso se responsabiliza de la información y opiniones expresadas por estos.

Cada artículo aquí publicado es propiedad de su autor o autora y no puede ser reproducido sin permiso explícito por escrito.
Facebook Way of Living  
Política de Cookies

Astropuerto funciona con WordPress

Tema visual 'Astropuerto' creado por Voet Cranf

Contacta con nosotros por email