3 marzo, 2012

En una cultura del desperdicio y el derroche como la nuestra, los mecanismos ingeniosos de ahorro sólo se recuperan en tiempos de crisis. En esta ocasión, como aprovechar las pilas eléctricas aparentemente descargadas.

Un tío organizadísimo como yo a veces tiene que recurrir a técnicas para optimizar recursos que ya quisieran en cualquier MBA de esos que sirven para criar tiburones/psicopatillas de los negocios.

En este caso, se trata de la gestión de pilas eléctricas. Utilizo un montón de ellas para muchas cosas, y gasto como un cosaco sólamente en la cámara de fotos.

Al principio las utilizaba recargables: pero hay que reconocer que son un coñazo, además de carísimas. No sólo se estropean con muchísima facilidad, sino que nunca está realmente disponibles y tampoco conviene dejarlas cargadas si no está claro cuando se van a utilizar.

Hay una solución para todo esto, que es tener un montón de ellas. Pero entonces tenemos el problema añadido de etiquetarlas y agruparlas para nuestras necesidades: que si son variadas lo único que conseguiremos es que al poco tiempo cada par de pilas tenga un nivel de carga y una potencia distinta.

Yo ahora uso como churros las pilas amarillas que venden en el ikea. Son malas, pero también muy baratas, y su relación calidad/precio es de las mejores del mercado.

Este artículo está dedicado a la gente que, como yo, de repente se encuentra que tiene más de 50 pilas distintas con distintos estados de carga. ¿Por qué? Pues en mi caso porque la cámara de fotos es muy exigente: necesita pilas cargadas a tope. Pero cuando la cámara llora diciendo que las cambie, no las tiro, pues aún le quedan un montón de carga útil para objetos menos exigentes, como pueda ser un mando a distancia o una linternita.

Medir la carga de una pila es algo realmente difícil, más teniendo en cuenta que no le podemos preguntar. Pero sí se puede hacer indirectamente midiendo el voltaje mediante un polímetro. Uno como el de la foto se puede pillar en un bazar chino por 5€. Es mejor uno digital que uno analógico, pues habrá que comprobar diferencias de voltaje bastante pequeñas, muy inferior al voltio.

Bien: pues conectamos el polímetro y lo ponemos en un modo para medir voltaje (V) en corriente continua (DC, direct current). Según la marca del cacharro la señalización puede variar; pero siempre utilizará las anteriores siglas de un modo u otro. En el mío pone sin más DCV.

También tendremos que ajustar la resolución, es decir, el rango de la escala. En mi caso, el polímetro viene muy bien preparado para 0 a 2000mV, o sea, de cero a dos voltios. Hay polímetros que tienen de 0-1V, y el siguiente paso a 0-10V. Mientras sea digital no será un problema, pero en el caso de uno analógico apenas podremos fiarnos de la medida.

Llega el momento de poner en contacto las clavijas con los extremos de la pila. Como la resistencia interna de un voltímetro es teóricamente infinita, esto no va a suponer un cortocircuito y un desgaste. Pero basta conque estén en contacto apenas un segundo para obtener la medida.

Ahora toca interpretar el resultado. Hablo siempre en el caso de pilas alcalinas, ya que asumo que no usas de tipo inferior. Los números son orientativos para pilas de 1,5V.

  • Un valor hacia 1600mV suele indicar una pila en perfectas condiciones, cargada a tope.

  • Un valor entre 1450/1550mV indica una pila parcialmente descargada. Puede ser insuficiente para el flash de una cámara de fotos, pero sí suficiente para un mando a distancia o un reloj pequeño.
  • Un valor menor de 1200mV indica una pila casi totalmente descargada, prácticamente inútil.

Ten en cuenta que el tamaño de la pila no influye para nada. AA y AAA deberían darte los mismos valores de voltaje.

Periódicamente, cada varios meses, repaso mi colección de pilas y las ordeno según su voltaje en un clasificador de plástico, metiendo las descargadas en una bolsa para llevarlas a reciclar. Y no veáis la pasta que me puedo ahorrar con esa pequeña inversión de 5 minutos. Aparte de la satisfacción de sentir como aprovechas las cosas.

De nada.

6 comentarios Ir al formulario  RSS de estos comentarios Trackback URL

Es un gusto encontrar un consejo util planteado de forma clara y concisa, entre tanta tontería que se encuentra en internet. Un saludo J. Carlos

Comment by herminnio — 11 abril, 2013 @ 10:46

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Herminnio.
Muchas gracias por tu explicación J. Carlos

Comment by danielsan — 14 noviembre, 2013 @ 9:26

Las pilas no se miden así. Para medir una pila ésta tiene que estar con alguna carga o, utilizar un polímetro que traiga medidas para pilas.
Hay pilas que están a 1.5 y resulta que cuando le metes carga se vienen abajo; y otras marcan 1.40, le metes carga y mantiene la tensión.
Lo dicho: para medir una pila hay que meterle carga.

Comment by Miguel — 3 junio, 2015 @ 10:49

lol, y yo jugando a la gameboy advance hasta los 771mA, vivo to the limit xD

Comment by el menda — 23 noviembre, 2015 @ 19:34

CASI MUERO SOBREBIBI GRASIAS A SU BLOK
GRASIAS

Comment by Manolo — 21 febrero, 2017 @ 11:03

lo que yo he leido es que las baterias que no tienen carga sueltan un gas y eso hace que al tocar el suelo reboten en cambio las que tienen carga apenas rebotan eso yo lo probe con pilas nuevas y usadas y siempre me funciono entre mas carga tengan menos rebotan

Comment by Virtual Private Servers — 1 marzo, 2017 @ 17:14

Deja un comentario

(requerido)
Si te ha gustado este artículo, puede que te interese también
8 mayo, 2012
Seguro que en algún bar hemos sido testigos alguna vez, si no partícipes, de la clásica discusión gafapasta: ¿Qué formato suena mejor, CD o LP? Este artículo pretende acabar con la polémica de una vez por todas por el procedimiento de considerar (casi) todas las variables una a una.
8 diciembre, 2011
Como consumidor/a tienes la oportunidad de condicionar la calidad de crianza de las gallinas a nivel industrial, gracias a la actual —y sencillísima— normativa de etiquetado de los huevos. Tras leer este artículo no los volverás a ver igual.
 
Astropuerto es una revista online fundada en 2011 y coordinada por Alberto V. Miranda.

Esta revista es plural y respeta la libertad de expresión de sus autores y colaboradores; en ningún caso se responsabiliza de la información y opiniones expresadas por estos.

Cada artículo aquí publicado es propiedad de su autor o autora y no puede ser reproducido sin permiso explícito por escrito.
Facebook Way of Living  
Política de Cookies

Astropuerto funciona con WordPress

Tema visual 'Astropuerto' creado por Voet Cranf

Contacta con nosotros por email