27 septiembre, 2011

ROMÁN: Inventen, pues, ellos y nosotros nos aprovecharemos de sus invenciones. Pues confío y espero en que estarás convencido, como yo lo estoy, de que la luz eléctrica alumbra aquí tan bien como allí donde se inventó.
SABINO: Acaso mejor.
Miguel de Unamuno en “El pórtico del templo”

Los investigadores universitarios españoles son una panda de malcriados que no pretenden más que encerrarse en su laboratorio, o en el que sea su lugar de trabajo, y dedicarse a sus experimentillos y maquinitas… y además también pretenden que se les pague por ello. ¡Tamaña desfachatez!

Hay mucho mito con la investigación, que si el I+D es el futuro, que si la investigación produce como mínimo cinco veces más que lo que se invierte en ella, etc… ¡Pamplinas! Eso es cierto, pero en el extranjero. La peculiar idiosincrasia española supone un elemento diferenciador: aquí sabemos que la pasta hay que gastarla en las cosas realmente importantes. Ya saben ustedes cuáles.

Los investigadores en España no se dan cuenta de que muchas de las cosas que exigen son caras, como las herramientas de precisión, como un lugar iluminado y limpio, como un sueldo fijo al mes.

Si realmente a estos niñatos les importara la investigación de verdad, el tema del dinero sería lo que menos les importaría. Porque la falta de medios se suple con talento. Lo que pasa es que no lo hay: ese es el verdadero problema. Por eso la mayoría de investigadores acaban yéndose del país, porque aquí tenemos claro que es gente que no puede (y seguro que tampoco quiere) producir y por tanto recibe lo que se merece, que es el ostracismo. Luego allá les dan premios y todo eso: pero es más por pena que por otra cosa, o por dejarnos mal a los españoles en general.

Digo que ante todo hace falta talento. Y es que para investigar de verdad NO se necesita nada más. Si observamos los tres grandes inventos españoles del siglo XX, veremos que tenemos tooodos los recursos que necesitamos para ponernos a la cabeza del planeta:

  • La fregona
  • El futbolín
  • El chupa-chups

¿Qué comparten los tres? No hay que pensar mucho para darse cuenta que estos grandes inventos tienen algo en común: todos son objetos más o menos cotidianos (bayeta, futbolista, caramelo) a los que se les ha acoplado un palo.

Conclusión: hay que desmontar todos los laboratorios de todas las facultades de España y crear el Centro de Investigación de Tecnologías Hispánicas Palo Largo.

En él se dedicaría todo el potencial humano de nuestros jóvenes investigadores, actualmente desaprovechado, a acoplar sistemáticamente palos de distintos tamaños y cualidades a objetos de todo tipo. Probablemente de este modo se podrían producir tres o cuatro grandes innovaciones tecnológicas al año y darle una lección a los europeos, a los japoneses y los yanquis, que no hacen más que perder el tiempo con nanotecnología y con mariconadas.

2 comentarios Ir al formulario  RSS de estos comentarios Trackback URL

H`inbentao un palo-pinza pa dale al interrusto de la lus y agarra el mando la tele sin lebantase del siyón. Hi lo echo solico. Sin sunbenziones ni na. Esto es I+D y lo dema’s tontería.

Comment by El imbentó — 6 diciembre, 2011 @ 12:49

Pues respecto a los tres grandes inventos españoles, empezando por la fregona, ha generado bastante controversia y enfrentamientos diplomáticos entre países. Aprovechando que en esta entrada se ha comentado de que muchos investigadores noveles se marchan de España, el inventor de la fregona Manuel Jalón Corominas estuvo unos 12 años trabajando en Estados Unidos en el mantenimiento de aviones a reacción, acabó regresando a España espabilado, en otro nivel de consciencia, y gracias a que pilló nota de la tecnología punta estadounidense de esos momentos, pues inventó la fregona. Eso sí, inspirado en el modelo americano con cubo metálico y rodillos, que posteriormente modificó con torcido de algodón. En el año 1893 se patentó en Estados Unidos el diseño de una fregona similar a la que conocemos hoy día. Para mi que no fue para tanto su invento, como lo ponen algunos en plan “la primera fregona de la historia fue un invento español”, de hecho se me hace imposible creer que no la hubiera inventado primero Leonardo da Vinci.

El futbolín…, bueno, he estado en 4 países europeos y nunca vi ninguno. Tengo un vago recuerdo de ver uno en un bar de carretera perdido por Francia, pero no estoy muy seguro, quizás en Portugal exista, no lo sé. El inventor fue Alexandre Campos Ramírez pero no pudo conseguir que su invento fuese fabricado y distribuido a nivel industrial porque todas las fábricas de juguetes se dedicaban a producir armas para la guerra. Acabó marchando, otro más, al extranjero, de donde Paris marchó hasta Quito y allí pudo fabricarlos. El futbolín como diversión está muy bien pero tiene su cara diabólica, como el robarle a un ser querido 5 duros para poder jugar o la típica broma de acercarte demasiado al mango y que el simpático de turno lanzara la barra a tus partes, también el futbolín ha sido motivo para no ir al colegio algunas veces y jaleo en casa, no se hasta que punto fue un gran invento, el Tetris y Mario Bros lo superó.

Y el chupa-chups para mi no fue nada innovador. En las ferias, barracas, romerías, etc., siempre estuvo desde a saber cuando la manzana bañada en caramelo con un gran palo hincado en ella.

En fin, dudo de hasta la siesta, habría que investigarlo.

Comment by Degradax — 7 diciembre, 2011 @ 3:36

Deja un comentario

(requerido)
Si te ha gustado este artículo, puede que te interese también
20 febrero, 2012
Este pequeño reportaje de investigación destapa, no sin humor, irregularidades de cierta red de academias española que ofrece tentadores cursos-panacea a un precio de miles de euros.
19 septiembre, 2011
Si la actual crisis ha servido para algo, es para que todo el mundo se haga su pequeño máster en Economía. Lo que no se suele contar es que el actual estado de cosas ha sido consistentemente pergeñado delante de nuestras narices a lo largo de tres décadas. He aquí la indignante historia de como, poco a poco, el poder financiero ha arrebatado la soberanía a las democracias occidentales.
4 diciembre, 2011
Abstracción: Un reporte terrífico basado en hechos actuales. La chance última de ver a Emma tomando whisky en las rocas.
 
Astropuerto es una revista online fundada en 2011 y coordinada por Alberto V. Miranda.

Esta revista es plural y respeta la libertad de expresión de sus autores y colaboradores; en ningún caso se responsabiliza de la información y opiniones expresadas por estos.

Cada artículo aquí publicado es propiedad de su autor o autora y no puede ser reproducido sin permiso explícito por escrito.
Facebook Way of Living  
Política de Cookies

Astropuerto funciona con WordPress

Tema visual 'Astropuerto' creado por Voet Cranf

Contacta con nosotros por email