5 marzo, 2012

Si alguien te dijera que en tu propia casa puedes mejorar tu salud de manera espectacular con un coste que no llega a 10 euros por sesión, probablemente no le creerías. Sin embargo, el método de Moritz es harto convincente. Y te lo dice quien lo ha probado.

ADVERTENCIA

He comprobado, consultando publicaciones y mediante algunos experimentos, que existen demasiadas dudas sobre la naturaleza de los cálculos expulsados. Por tal motivo, he escrito un artículo complementario analizando esa cuestión.

Del mismo modo, parece que ha habido casos de gente a la que le ha sentado realmente mal, con lo que aconsejo prudencia.

El pobre hígado, ese olvidado

En occidente no le hacemos ni caso al hígado. Si por casualidad nos dicen de alguien que está mal del corazón, de los pulmones o del cerebro, la reacción instintiva es asustarse un poquito, porque nos podemos hacer una idea de lo que pasa cuando falla cualquiera de esos órganos. Sin embargo, cuando nos dicen de alguien que tiene mal el hígado, la reacción es un tanto de perplejidad, porque, sencillamente, nadie nos ha contado muy bien en el colegio para que sirve esta cosa, además de para dar flato y molestar.

Un breve repaso, como el que ofrece la wikipedia en su artículo sobre el hígado, nos dice que es una glándula de unos dos kilos de peso (en condiciones normales) situada dentro del costillar, justo debajo del diafragma y muy pegadita al estómago. También que se encarga de filtrar la sangre, producir bilis y un montón de funciones rarísimas más que no nos dicen mucho a los humanos de la calle, como la gluconeogénesis o la fabricación de proconvertina.

Quizás, desde un punto de vista occidental, la metáfora más precisa que existe para describir al hígado es: el polígono industrial donde la provincia del cuerpo ha situado la mayor parte de su industria química. Procesos de transformación, depuración, filtrado, almacenaje, etc… se centralizan en el hígado.

Por lo que se deduce que, cuando existe un fallo hepático, la totalidad de la química del cuerpo también falla. Así de importante es el hígado, pues decide el ambiente químico global del organismo.

Es importante, antes de proseguir, que sepas que esta glándula, además de por venas y arterias, está completamente penetrada por conductos biliares, —dibujados en verde en el grafico— que son los que encargan de llevar la bilis, que se fabrica en el propio hígado, hasta la vesícula biliar y posteriormente el intestino.

Estos conductos biliares, y no sólo la propia vesícula, tienden a llenarse de pequeños cálculos de bilis —la mayoría de grasa solidificada, una minoría calcificados— que acaban congestionando el hígado y mermando sus facultades. La cantidad de cálculos presentes puede ser de cientos a miles, dependiendo de la edad de la persona y la vida que se haya dado, y su tamaño oscilar desde 1 milímetro a más de 1 centímetro. Estos cálculos son lo que vamos a eliminar con la limpieza hepática de Andreas Moritz.

En oriente no está tan olvidado

La medicina china llama al hígado “general de un ejército”, como metáfora para describir la multitud de funciones que realiza este órgano. A diferencia de los occidentales, que ni miramos para él, los orientales en general prestan mucha atención a este órgano, y no sólo los médicos.

Hasta tal punto existe una cultura hepática popular que, en algunas zonas de oriente, cuando alguien se declara a su amor le dice “te quiero con todo mi hígado“, expresión que a nosotros nos puede resultar bastante cachonda. Por otra parte, en español, casi el único uso —fuera del contexto médico o culinario— que le damos a la palabra hígado es para decir: “me estás poniendo del hígado“. Veremos que, sorprendentemente, existe mucha más relación entre ambas frases de lo que parece.

Una vez reconocida la importancia del hígado en la cultura oriental, debemos entender que en el contexto de la medicina china la palabra órgano no se refiere a objeto, sino a sistema: no hablamos tanto de estructuras anatómicas como de funciones biológicas. Para un médico chino, por ejemplo, los ojos son parte del hígado; de hecho, en occidente es bien conocida la estrecha relación entre ambos, en parte por el metabolismo de la vitamina A, que transcurre en el hígado y es indispensable para la visión.

El hígado y sus funciones, como todos los demás órganos de la medicina china —que no son más que otros sistemas que se asocian formando un supersistema mayor, que serías tú—, se manifiestan en la totalidad del cuerpo, y no sólo en la glándula como tal, o lo que sale de ella. Los problemas hepáticos, en caso de haberlos, serán visibles en muchas partes del organismo. Y en esto la medicina china, como no podría ser de otra forma, es coherente con la medicina occidental.

El hígado sano para un chino

Un médico chino espera de un hígado sano operen correctamente estas tres funciones básicas:

  • Distribución y regulación del resto de los sistemas. Los médicos chinos dicen del hígado sano que se dedica a “rociar”, una manera poética de describir la logística de los procesos hepáticos hacia y desde todo el resto del organismo. Remarqué regulación porque esta labor de distribución implica también ajustar, poner a punto, armonizar el resto de sistemas. Si el cerebro es el capitán del barco llamado cuerpo, el hígado es su contramaestre.
  • Fabricación de bilis. Más de un litro al día. La bilis es, básicamente, un detergente imprescindible para el procesamiento del alimento ingerido. Es por eso que el hígado aparece tan ligado al aparato digestivo y que los fallos de aquél son tan visibles en este.
  • Equilibrio mental y emocional. La función de distribución y regulación mencionada al principio se hace evidente también en la serenidad y la paz interior de la persona. La iluminación no se puede alcanzar sin un hígado sano. Y viceversa: Los trastornos de hígado acaban con la paz mental.

Esto último, lo de las emociones, a un occidental le puede sonar chirriante. Pero hemos de entender que la diferencia entre fisiología y psicología no existe en la medicina oriental. Del mismo modo que cada órgano de la medicina china tiene un “orificio” por el que se puede observar (en el caso del hígado, los ojos), también tiene sus emociones asociadas; en el caso del hígado, la placidez, la serenidad y la paz interior cuando va bien, y la ira, la rabia y la frustración cuando va mal. El diagnóstico por las emociones, prácticamente ignorado por la mayoría de médicos occidentales, es increíblemente útil: ¿Tienes miedo hasta de tu sombra? ¡Eso que es no andas bien del riñón!

El hígado se abre en los ojos. Cuando el hígado está en armonía, los ojos pueden distinguir los cinco colores.
Nei Jing, clásico milenario

Por cierto, si hígado se ve en los ojos, y además también la serenidad interior… ¿Entendeis ahora un poco mejor la expresión “Los ojos son el espejo del alma”? Profundizaremos en esto.

Cuando la glándula no funciona como debiera

En occidente, la manera usual que tenemos de saber que el hígado funciona mal es, principalmente, una analítica de sangre. Es un método fiable, especialmente cuando ya es demasiado tarde. Pero bueno, sin necesidad de recurrir a las analíticas, hay algunos signos visibles de ciertos fallos hepáticos, siendo el más típico que los ojos y la piel se pongan amarillos, lo que se conoce como ictericia. Pero tampoco es algo que se dé siempre que existen problemas hepáticos, y las enfermedades del hígado son, para el lego, indistinguibles muchas veces de un fuerte dolor abdominal.

Sin embargo, en oriente no se espera NUNCA a que se desarrolle la enfermedad. La medicina china es extremadamente precisa en su observación y metodología, y es capaz de detectar indicios de que un órgano —recuerda, sistema corporal— va por mal camino apreciando señales que en occidente se nos pasarían (y se nos pasan) completamente desapercibidas… eso si no las encontramos disparatadas.

En definitiva, los occidentales vamos al médico cuando nos duele. Los chinos acuden con la misma regularidad con la que nosotros vamos al peluquero, por sanos que se sientan, para que el médico corrija a tiempo el posible desmán en caso de que se les esté desarrollando alguna enfermedad. Como curiosidad, decir que la medicina china no se reduce a la acupuntura, como la mayoría de la gente piensa. Esa es la mitad yang, la que combate la enfermedad desde fuera. La otra mitad de la medicina china, la yin, la que funciona desde dentro, son los remedios herbales.

Volviendo al hígado. Si partimos del esquema de funciones de hace unos párrafos, ya podremos deducir, por inversión, que los síntomas tendrán que ver con 1) desequilibrios orgánicos globales 2) problemas de digestión y 3) crispación emocional. Y así paso a enumerar algunos de los signos más habituales que hablan de mal funcionamiento de hígado. Hay que tener en cuenta que no se tienen porque presentar todos a la vez; eso es por que podemos tener muchísimos desórdenes distintos, en función de como sea la relación del hígado con los otros sistemas orgánicos.

  • Problemas de visión: sequedad crónica, visión borrosa, falta de agudeza visual, ver lucecitas y chispitas.
  • Debilidad y anomalías en las uñas. Manchas o irregularidades en estas.
  • Falta de elasticidad en músculos y tendones. Dificultad para doblar. Espasmos y contracturas crónicas.
  • Cansancio, déficit de energía, falta de espíritu, ausencia de claridad mental.
  • Coloraciones amarillas (o verdosas) en la piel o los ojos.
  • Sentimientos de rabia, ira y frustración.
  • Movimientos y sensaciones extrañas bajo las costillas, en la zona del hígado.
  • Manchas de color marrón en la piel. Estas son muy habituales en ancianos, sobretodo en el dorso de las manos.

Contracturas crónicas

En el caso de tener contracturas crónicas o dolores musculares, muy probablemente se manifiesten a lo largo de los meridianos del hígado y de su órgano asociado, la vesícula biliar. Se puede decir que el hígado es la parte yin y la vesícula la parte yang de un sistema aún mayor que engloba a ambos.

Los meridianos, aunque una mejor traducción sería canales, son líneas que recorren el cuerpo y reflejan de diversos modos la actividad de los órganos —recuerda, sistemas— y su relación entre ellos, a la vez que sirven como mapa de trabajo para el acupuntor. En el gráfico siguiente sólo se muestran dos de un total de doce, y, por comodidad, sólo de un lado del cuerpo. Sin embargo, son simétricos y se hallan a ambos lados del organismo.

De todos modos, las rigideces pueden estar en cualquier parte de la anatomía y darse tanto en músculos como en tendones y ligamentos, que en medicina china apenas tienen distinción entre sí. La salud del hígado afecta a todo el aparato muscular del cuerpo y casi podemos achacar cualquier rigidez —que no sea debida a un trauma, claro— a una inadecuada actividad hepática. La limpieza del hígado, puedo asegurar, obra milagros en este tipo de tensiones.

“Lelaja cojones”

Esta era la única frase en español que sabía decir un maestro chino de Tai Chi, el mismo que enseñaba a quien me lo enseñaba a mí a finales de los 90. Los meridianos de hígado de ambos lados del cuerpo atraviesan los testículos en los hombres y los ovarios en las mujeres.

Muchísimas personas suelen andar con un testículo o un ovario contraídos crónicamente —o la pareja—, y con ello, sin percatarse, bloquean el flujo a través del meridiano de hígado. Tanto en el caso de los hombres como de las mujeres, probar a relajar los genitales, dejándolos caer, que cuelguen, o incluso haciéndoles un suave masaje, puede producir un efecto de relajación muy agradable en todo el cuerpo.

El descubrimiento

No me topé con el señor Moritz por el boca-a-boca habitual, sino de un modo un tanto sorprendente: Leyendo un excelente libro sobre medicina china me encontré con que yo mismo tenía varios signos evidentes de un desorden de hígado; pero hubo uno que me llamó la atención sobre los demás.

Estos últimos años notaba en mí una irritabilidad creciente, que se llegaba a traducir en cabreos más o menos repentinos, de muy corta duración y, en principio, justificables por las circunstancias. Pero, hace unos meses, estos cabreos se empezaron a producir sin motivo alguno. Imagina que estás tan tranquilo/a y de repente te enfadas por cualquier cosa: en sólo unos segundos, tu corazón se ha acelerado y te has puesto rojo de enfado. Cada vez que ocurrían estos ataques de ira, aparte de no dirigirlos a mi prójimo —que no tiene culpa de nada— yo era lo suficientemente avispado como para darme cuenta de su completa irracionalidad y falta de sentido —en vez de inventarme una excusa intelectual para ellos— hasta el punto de preguntarme ¿Qué es lo que me está pasando?

Lo que me estaba pasando, gracias, ancestrales médicos de la antigüedad, es que tenía el hígado hecho una mierda.

Y fue buscando remedios herbales en google que me encontré por casualidad con el método de limpieza del Sr. Moritz.

Primera aproximación

Tras leer un par de artículos un tanto psicodélicos sobre Andreas Moritz, y comprobar que está vetado en la wikipedia —no, no hay artículo sobre él—, aun así entreví que había una lógica muy rigurosa debajo de algunas de las aseveraciones de este (para)médico y, mejor aún, que era completamente coincidente con lo poco que sé de la medicina china. Así que decidí comprarme su famoso libro, La Limpieza Hepática y de la Vesícula, que no llega a 10 euros, y lo leí bastante gustoso.

Debo decir que mi formación mixta, científico-rarita, me permitió comprobar que el señor Moritz es un hombre bastante ecléctico, que mezcla de allí y allá con total naturalidad y sin complejos, y es capaz de recurrir en la misma frase, sin previo aviso, a la medicina occidental, a la china y a la ayurvédica.

Con respecto a la parte occidental, debo señalar que prácticamente todo lo que dice el Sr. Moritz sobre bioquímica es correcto y, sobre todo, pertinente, lo que dice mucho a favor de él. En algunas ocasiones hasta se permite enmendar la plana al establishment médico al completo con afirmaciones muy sólidas, como cuando habla de la obsesión con el colesterol y de cómo la medicina occidental yerra en algunos razonamientos sobre la dinámica corporal de esta sustancia precisamente porque al establishment le falta la visión del panorama completo.

Otras cosas que asegura me resultan más psicodélicas, como entender la presencia de determinadas arrugas en la piel como signos de determinadas dolencias. La verdad es que me chirrían bastante, pero supongo que no son investigación original, sino aseveraciones muy antiguas extraídas de algún clásico hindú que desconozco.

Por otra parte sé que el Sr. Moritz ha hecho afirmaciones muy rotundas y muy atrevidas sobre la naturaleza del cáncer y otras enfermedades horribles, y que ha propuesto métodos de curación alternativos —contemplar pinturas de mal gusto con muchos colorines— que dan ganas de abofetearlo. He leído algunas de sus aseveraciones sobre el cáncer y puedo entender hacia donde amaga y por donde van los tiros, y hasta defender algunos aspectos de su visión: ya que conozco un caso en primera persona de un hombre cuyo tumor maligno de garganta desapareció, en menos de un día, después de reconciliarse con su hijo, con quien llevaba años sin hablarse a causa del odio mutuo. Este había acudido, con desgana, a despedirse de su padre porque los médicos esperaban que muriera en cualquier momento. La última vez que hablé con este hombre —traqueotomizado a causa de su cáncer— estaba con su hijo tapizando un sofá.

Quizás de tener que decirle algo al Sr. Moritz con respecto al cáncer, sería: “Andreas, macho: es cierto que muchos tumores se producen debido a un bloqueo del chi causado por un trauma emocional. Pero otros surgen en personas sanísimas por una vulgar, tonta y puñetera mutación del gen p53. ¿Capiscas?“. Y es que hay afirmaciones que, precisamente por rotundas, deberían hacerse desde la —dificilísima— contrastación científica o al menos con muchísima prudencia, porque hay gente muriéndose. Pero no son las ideas sobre el cáncer de Andreas Moritz de lo que se debate en este artículo. Aun así, si el lector o lectora tiene curiosidad sobre mi posición, que sepa que de Moritz respeto su terapia de limpieza de hígado. Del resto de su obra no conozco en suficiente profundidad como para juzgar rotundamente, aunque reconozco que está diciendo lo que parecen muchas chorradas y muy grandes.

En definitiva, al acabar el libro, el hombre me había convencido de las bondades de su técnica, con lo que decidí pasar a la fase experimental. Y eso sin saber que el Reverendo, nuestro articulista conspiranoico favorito, estaba siguiendo los mismos pasos que yo, ya que habíamos llegado, independientemente, al mismo asunto de la limpieza hepática por distintos caminos y a la vez. Cuando lo compartimos fue una gran alegría, pues ibamos a ser dos quienes lo probáramos prácticamente a la vez. Él probablemente publique sus resultados mucho después que yo, al final de todos sus ciclos de limpieza.

En qué consiste la dichosa limpieza

En una frase: La limpieza hepática de Moritz consiste en dilatar los conductos biliares del hígado para que los cálculos de bilis que se forman en ellos migren hasta el intestino, y desde ahí eliminarlos vía rectal.

Estas piedrecitas salieron de una única limpieza hepática, por increíble que te resulte.

Un motivo por el que el estamento médico odia a Moritz es porque este asegura que los cálculos biliares no se forman en la vesícula, sino en el hígado. Que estos no son visibles en radiografías u otros métodos debido a que están hechos de grasa solidificada —sí con ecografía cuando están calcificados— y que su acumulación produce la congestión generalizada del órgano, afectando a todas sus funciones.

El hígado produce bilis constantemente, no de golpe. Lo que hace es acumularla poco a poco en la vesícula biliar, que ejerce una función muy parecida a la de la vejiga con la orina, para soltar la bilis durante la digestión. El tratamiento occidental de cortar la vesícula es una salvajada según Moritz, pues no soluciona el problema de base y, además, procura al paciente operado una calidad de vida pésima debido a las limitaciones que tendrá que afrontar para alimentarse el resto de su vida. ¡Y es que la vesícula es necesaria para vivir… bien!

Etapas del proceso

La dilatación de los conductos biliares se consigue usando sales de Epsom (lugar de Inglaterra donde había unas minas de sal) que están compuestas de sulfato de magnesio. Moritz propone un protocolo que grosso modo se puede describir:

  1. Tomar zumo de manzana durante una semana, para ablandar los cálculos hepáticos.
  2. Limpieza previa de los intestinos, para despejar el camino de evacuación.
  3. Toma de sales de Epsom, para dilatar los conductos biliares y favorecer la salida de los cálculos.
  4. Toma de una mezcla de aceite y zumos, que dispara la producción de bilis (para arrastrar las piedras) y lubrica el tubo digestivo.
  5. Limpieza posterior de los intestinos, para favorecer la expulsión de las piedras y NO su reabsorción.

Todos los pasos, menos el primero que abarca una semana, se hacen de un día para otro, con una noche por el medio. No me voy a detener en los pasos individuales porque se explican, con muchísimo detalle, en el propio libro de Moritz, que debería ser la referencia absoluta y al cual remito. También existen muchas páginas en internet consagradas al proceso y sus variantes: La Revista Natural lo explica y describe bastante bien. Esta otra página es aún más completa, pero está repleta de referencias a la Dra. Clark, a la que no respeto, lo siento. Quizás el articulo que más me gusta es este del blog Pensamiento Consciente, el más equilibrado y con más referencias, aparte de con enlaces muy jugosos.

Hay que hacer varias sesiones

En una sola sesión no salen, en teoría, todos los cálculos del hígado. Se suelen necesitar de 9 a 15 sesiones, con intervalos entre ellas de tres semanas a un mes, para eliminarlos todos y alcanzar un estado de salud espectacular. Los resultados después de las sesiones individuales pueden ser muy variables, pero globalmente son increíblemente beneficiosos.

Desgraciadamente no se pueden hacer todas las sesiones seguidas porque, la verdad, es un tratamiento con cierta agresividad; no tanta como la de una cirugía, pero tampoco es un método inocuo del todo. Y puede sentar mal si nos pasamos.

Por cierto que, rebuscando en internet, no he encontrado ni un solo caso de personas que tuvieran que ser ingresadas por un cólico o que experimentaran siquiera dolores durante el proceso. La unanimidad al respecto de los beneficios de esta práctica es casi universal en la red, cosa sorprendente.

EDITO: Un lector me ha pasado un enlace de un blog especializado donde testifica gente que ha tenido malas experiencias y hasta secuelas digestivas graves. Aunque parecen sólo una pequeña minoría de casos, no deben desdeñarse.

Sí se relatan, y el propio Moritz lo explica en su libro, casos de nauseas y desagradables mareos, muchas veces debido a saltarse pasos del procedimiento.

Mi propia experiencia

Si tuviera que resumirla en una sola palabra, tendría dificultades… ¿sorprendente? ¿revitalizante? Realmente, creo que no encuentro una palabra que haga justicia a los efectos de esta limpieza hepática. Y ahora sí que no exagero. Más aún, sólo la he hecho una vez y he venido corriendo —es un decir— a escribir este articulo.

El proceso como tal es un poco marrano, pues muchas cosas deben entrar y salir por el culo, con perdón: Ayudan mucho, además de las sales y los zumos necesarios (que entran por la boca), un cuarto de baño amplio (mejor con bañera), un enteroclisma (un aparato para hacer lavativas que puedes encontrar en cualquier farmacia) y cierta paciencia con las cochinadas que salen del cuerpo.

Pero la mayor parte de la limpieza se realiza estando quieto en el sofá o durmiendo en la cama, con lo que hasta puedes hacerlo en compañía, como hice yo con una amiga muy interesada en el proceso. Quizás la mayor molestia que puedas experimentar sea el hambre, porque exige unas horas de ayuno. Pero en mi caso ni eso. Y dolores ninguno.

Acabé expulsando unas 116 piedras —en realidad más, pero el tamaño de paso del tamiz que las retenía era de 2mm— que pesaron 1,2 gramos. Y llega el momento de advertir que hablar de piedras o cálculos no debería hacernos pensar que son necesariamente piedras duras, porque en la mayor parte de los casos, según Moritz, los cálculos no están calcificados y no son más que bolitas de grasa verde y parda que se pueden espachurrar con los dedos.

Como veis, no he echado muchas piedras la primera vez, y podeis comprobarlo comparando la foto de aquí arriba a la derecha con otras de google. Según Moritz, esta escasez inicial ocurre a veces con hígados bastante machacados. Aun así, he notado mejoría, vaya si la he notado…

Una cosita: si os fijais en el gráfico, hay una especie de moco que tiene al lado escrito “¿parásito?”. Parece talmente un platelminto tremátodo diminuto y blandito, de unos 4mm de longitud, y su tacto es como de goma. No he llegado a seccionarlo ni ver si tenía estructura porque, en principio, yo NO debería tener parásitos, y los casos detectados en occidente de parasitosis por platelmintos hepáticos son increíblemente escasos, al menos oficialmente.

Aquí ya podemos localizar una polémica de lo más interesante, pues hay gente en internet, un porcentaje considerable, que da testimonios de esta limpieza y habla de expulsión de parásitos sin dar muchos detalles o fotos. Y por otra parte, si respeto tan poco a la Dra. Clark es porque asegura que TODAS las enfermedades tienen un origen parasitario. Así que, nota para mí mismo: si me vuelve a salir una cosa como esa, me las arreglo para diseccionarla y verla al microscopio. A ver si va a tener (parte de) razón la señora.

EDITO: tras mi segunda limpieza he encontrado algún “parásito” más, y no se tratan más que de pequeños trozos de cartílago, supongo que provenientes de la alimentación. Su origen biológico explica la simetría bilateral perfecta que me hizo sospechar.

¡Soy otra persona!

Realmente no fui consciente de los beneficios hasta que llegó la hora de tomar la primera comida tras la limpieza. Moritz dice que hay que tomar algo suave, y sugiere algunos alimentos. Yo no tuve ninguna falta de escoger entre sus propuestas. La claridad mental de la que disfrutaba en ese momento —¡y aún disfruto, días después!— implicaba, además de una paz y un silencio mental al que no estoy acostumbrado, una mejor comunicación con mi cuerpo.

Esto, que suena muy New Age, en realidad es mucho más prosaico. Simplemente mi cuerpo proyectaba en mi mente, con una nitidez inusitada, el plato que quería tomar: arroz blanco con ajo y alcaparras. No ocurría como en otras veces, en las que tenía que romperme la cabeza para saber qué me apetecía comer: mi cuerpo me estaba diciendo exactamente lo que quería, y lo hacía con una claridad increíble, como si tuviera un antojo de embarazada.

Tras zampar, no tenía ganas de hacer nada concreto. No sentía la presión habitual que tengo de “hay unas horas libres y debo aprovecharlas”, así que decidí salir a pasear. Toda impaciencia había desaparecido, la agudeza visual estaba en máximos y, LO MEJOR DE TODO… notaba la parte de atrás de las piernas, pantorrillas y muslos, totalmente relajada, COMO HACÍA AÑOS QUE NO SENTÍA. Lo que no había conseguido en estos últimos meses estirándome todos los días, lo había conseguido limpiando el hígado. Caminar había dejado de convertirse en un trabajo pesado de mover las piernas y levantar los pies, como había experimentado en los últimos años, para convertirse en un deslizarse sobre algodones. Mi pie malo, el que me había obligado usar bastón unos meses atrás, se movía perfectamente, no experimentaba ningún dolor y la sensación de pisada era inusual y extrañamente completa. De hecho, tan agusto estaba y tantos kilómetros anduve que al final volvió a dolerme un poco.

Durante el paseo, en vez de llenar mi cabeza con los problemas del momento, no dejaban de asaltarme recuerdos de días parecidos, soleados y tranquilos. Recuerdos de cuando era un mocoso y jugaba en los prados que había detrás de casa de mi madre. Recuerdos que no sólo venían como imágenes, sino también como sensaciones corporales. Me sentía, de hecho, tan ligero y vivo como cuando era niño.

Debo reconocer que pasados unos días, estas sensaciones ya no son tan evidentes. Pero, sin duda, me encuentro bastante mejor que antes de la limpieza y, mucho más importante, con una nueva comprensión de mí mismo.

En definitiva: la limpieza del hígado supone una limpieza del alma. Y no de extrañar que en la medicina china se consideren la misma cosa.

Mas aún. Me pregunto ahora si todos los esfuerzos que realizo para intentar buscar algo parecido a la autorrealización tenían sentido sin un hígado limpio. Si, quizás, debería limpiar mi psique simplemente limpiando el hígado, sin volcarme tanto en otras actividades que me han resultado relativamente poco fructíferas, como ciertas técnicas de meditación, de respiración o el trabajo cognitivo sobre uno mismo y los propios actos.

ACTUALIZACIÓN: un método alternativo

Tras la escritura de este artículo me he seguido informando sobre las propiedades de las sales de magnesio, tanto por internet como a través de algunas personas especializadas en medicina natural. Aprovecho para saludar a mi herboristera favorita, de paso.

La conclusión a la que he llegado es que, aunque la limpieza hepática que propone Moritz es muy eficaz, es también muy aparatosa e inaccesible a algunos ancianos y a otras personas que están muy débiles o con problemas de salud incapacitantes.

Sin embargo, para estas personas existe una alternativa muchísimo más sencilla que, por lo visto, es conocida desde la Edad Media, cuando se descubrió el valor medicinal de estas sales:

Consiste en tomar, en ayunas y al acostarse, un vaso de agua con una cucharilla rasa —no pasarse de esa cantidad— de sales de magnesio. A la mañana, al levantarse, se deberá tomar una cucharada sopera de aceite antes de desayunar. Esto se podrá hacer TODOS los días hasta que la persona se sienta recuperada.

No conviene prolongar la ingesta más allá de la recuperación por el riesgo de desarrollar a la larga hipermagnesemia, que puede degenerar en fallo renal.

Este procedimiento alternativo, que no implica andar con limpiezas de colon o reservar un día entero, tiene como desventaja que nos va a librar del placer de observar nuestros propios cálculos metidos en un frasco. Pero puede ser tan eficaz en sus resultados finales como la técnica propuesta por Moritz.

PS: No olvides leer la continuación de este artículo.

 

85 comentarios Ir al formulario  RSS de estos comentarios Trackback URL

coincido en el “momento Zen” del arroz blanco … luego se pasa, pero lo de la mente despejada es un hecho … en un curso que estoy haciendo, los últimos 15 minutos se me hacían siempre cuesta arriba y acababa desconectando … y ahora como si nada, oye …

Comment by ReVJFKTadeo — 5 marzo, 2012 @ 10:10

Vaya, casi me apetecería tener el hígado jodido para probarlo. Por suerte, no creo que me sea necesario, pero desconocía totalmente la importancia que tenía. Gracias por el artículo, muy interesante.

Comment by spiff — 5 marzo, 2012 @ 13:26

@Reverendo: Es habitual que este tipo de historias te produzca un efecto inmediato muy evidente y que después la cosa baje. Pero estoy contigo conque el poso que deja mola. Casi no puedo esperara a la siguiente limpieza.

@Spiff: ¿Y cómo estás tan seguro de que no tienes el hígado tocadete? Yo me estuve haciendo revisiones anuales todo este tiempo, con analíticas incluidas, y ahí no se veía nada. Y sin embargo, ahora sé que no andaba nada bien.

Comment by Alberto V. Miranda — 5 marzo, 2012 @ 17:14

Hola Alberto. Puedes enlazar a dónde se explica cómo haces la hidroterapia de colon en la bañera ? Sin necesidad de ir a un especialista o hacer colema board.

Gracias.

Comment by uno del camino — 8 marzo, 2012 @ 22:27

En ningún momento pretendí decir que la bañera era para realizar un colema board (para el resto de lectores, un ingenio para acoplarlo al váter y hacerse lavativas tumbado). Si así hice, lo siento. A veces doy cosas por sobreentendidas.

Para hacer una limpieza de colón bastante profesional basta con aplicarse unas cuantas veces el enteroclisma con el máximo volumen (unos 2 litros) y hacerlo en posición tumbada para que llegue a todo el intestino. Se puede hacer en el suelo PERO en la bañera es más seguro por si hay algún “escape”.

A la hora de echarlo, te pones de pie y lo haces en la taza. Encuentro totalmente innecesario hacerse un colema board.

Comment by Alberto V. Miranda — 9 marzo, 2012 @ 2:29

Hola Alberto, gracias por la información! Osea el proceso para una irrigación completa sería el siguiente ?

- Llenas la bolsa de unos 2 litros con agua mineral templada y la cuelgas en posición más alta a donde te tumbes.
- Metes la cánula por el ano todo lo que de (no es peligroso ? he visto las fotos y es bastante larga. Cómo sabes si llega hasta el colon?)
- Te tumbas y esperas a que se vacíe el líquido
- Una vez vaciado vas a la taza y lo evacúas.
- Repites esto 3 o 4 veces

Disculpa la insistencia es que me parece importante.

Saludos

Comment by uno del camino — 9 marzo, 2012 @ 18:55

sí, más o menos va así. de todos modos:

- antes de hacer una limpieza tomaría un laxante para quitar lo gordo. recomiendo la parafina líquida como lo más efectivo. se vende en farmacias.
- al agua le añado un puñaito de sal y una gotita de jabón natural líquido.
- la cánula no tiene porque ser una exageración, basta con que entre unos centímetros.
- también lo hago con el agua caliente, de tal modo que la note cuando entre y por donde anda.
- espero un rato antes de ir a la taza, que haga efecto.

nada, onvre, tú pregunta. por cierto, fíjate que hay una actualización en el artículo.

Comment by Alberto V. Miranda — 9 marzo, 2012 @ 20:25

Esas “piedrecitas” son trocitos de jabón formados por la reacción de una base (sal de Epson) y un ácido (aceite). El hígado ni puede contener ésos cálculos (en cantidad y tamaño) ni puede expulsarlos por carecer de conductos de tales diámetros. Suponía que éste sitio tenía tintes “paracientíficos” pero no hasta éste punto.
La sensación de bienestar es indiscutible: Dieta y consciencia presente.

Comment by Jeseibar — 12 marzo, 2012 @ 9:02

Sus afirmaciones sí que son poco científicas, pues no hace más que repetir como un loro lo que otros desde sus despachos han dicho. Yo, sin embargo, sí lo he probado.

Le agradecería de paso que TAMPOCO me dijera en que consiste MI sensación de bienestar, gracias, que es usted tan científico que se atreve a corregirme sobre mis sensaciones subjetivas.

Comment by Alberto V. Miranda — 12 marzo, 2012 @ 10:31

como curiosidad rápida: en japonés “tener cojones” se dice igual que hígado — http://tangorin.com/general/liver

Comment by ReVJFKTadeo — 12 marzo, 2012 @ 11:39

¡¡¡Bueno, tiene todo el sentido!!! si el meridiano de hígado pasa por los testículos, el hecho de que se encojan más o menos dependerá de aquel.

También es verdad, y esto no lo destaqué especialmente en el artículo, que el hígado, al controlar la química del cuerpo controla también el estado emocional global.

Un hígado limpio o “inteligente” (¿tendrá que ver la inteligencia emocional más con el hígado que con el cerebro?) debería ser más capaz de controlar las emociones. Por eso, a lo mejor “tener hígado” para un japonés significa “tener temple”. Lo mismo que aquí “tener cojones”.

Comment by Alberto V. Miranda — 12 marzo, 2012 @ 11:50

pues considerando el meridiano de los cojones (no pun intended) tiene aún más sentido la crítica al concepto de “inteligencia emocional” de la la gran casilda rodrigañez: http://mierdakosmika.net/blog/?p=923

Comment by ReVJFKTadeo — 12 marzo, 2012 @ 12:16

Alberto, no he visto su curriculum, pero no creo que avale la verdad. Supongo que ése curriculum no se obtuvo sin reproducir conocimientos (¿u opiniones?) ajenas.
Cuando usted me dé una explicación científica al maravilloso proceso mediante el cual se puede estar echando cálculos cuyo volumen taponaría cualquier órgano le haré reverencias (estoy empezando a engrasar mis lumbares, por si acaso).
Mire lo que dicen otros listillos:
http://mondomedico.es/2009/04/27/limpieza-hepatica-de-andreas-moritz-como-mezclar-falacias-con-pseudomedicina/
http://mondomedico.es/2011/06/20/sigo-sin-creer-en-la-limpieza-hepatica-de-andreas-moritz/
http://elcentinel.blogspot.com/2011/05/la-limpieza-hepatica-es-un-timo-y.html
http://mondomedico.es/2010/02/23/andreas-moritz-el-charlatan-que-afirma-que-el-cancer-no-es-una-enfermedad/

Comment by Jeseibar — 12 marzo, 2012 @ 13:58

Soy licenciado en bioquímica, con estudios de primer ciclo en ciencias químicas.

Respecto a los enlaces que me pones, no corresponden a ninguna publicación científica. Y no encontrarás referencias al asunto en la literatura porque ya lo he buscado y no se han hecho pruebas clínicas RELEVANTES (más allá de un artículo bastante triste en The Lancet) que apoyen o descarten. Enlazas dos blogs de escépticos, uno de ellos tres veces. ¿Qué referencias son estas?

Comment by Alberto V. Miranda — 12 marzo, 2012 @ 14:20

De hecho, Don Cientifico, te propongo que hagas la dichosa limpieza —daño no te va a hacer— y que después vuelvas y nos lo cuentes.

Comment by Alberto V. Miranda — 12 marzo, 2012 @ 14:22

Por cierto, que si no te parece científica esta revista, te puedes ir a “La Ciencia y sus Demonios” donde otros señores con anteojeras se dedican a pontificar sobre lo que no saben y a darse la razón.

Comment by Alberto V. Miranda — 12 marzo, 2012 @ 14:26

ehhmmm … sobre el tema de que dejan de salir las piedras hay polémica, lo estábamos comentando con uno del camino a partir de este comentario

Comment by ReVJFKTadeo — 12 marzo, 2012 @ 21:48

Hombre, encuentro la descripción del hombre razonable: llegado determinado grado de limpieza, siempre aparecen unas pocas piedras, lo que tiene sentido si hacemos la limpieza una vez al mes y echamos bilis todos los días. Yo creo que, además, salen muchas otras cosas que se pueden confundir con piedras, como granos y semillas.

En mi caso, en coherencia con las descripciones que he leído sobre hígados primerizos, los cálculos eran pardos, bastante oscuros. Sólo al extenderlos sobre papel con una espátula se apreciaba un tono verde oscuro marronáceo, que por otra parte no se correspondía con el tono del aceite que había consumido, bastante más esmeraldino y limpio.

En ningún caso encontré, al extender ninguno de los cálculos, que hubiera dentro pequeños agregados de sales o irregularidades polvorientas.

Si tuviera que describir los cálculos, por otra parte, diría que me recuerdan a las típicas bolitas de pegamento que podemos encontrar en los tapones de los tubos de supergen o similar, y no me extrañaría que tuvieran un origen análogo.

Está claro que este asunto merce mucha más investigación. Yo, de momento, me quedo con los efectos.

Comment by Alberto V. Miranda — 12 marzo, 2012 @ 22:52

Aparte, creo que si las piedras fueran exclusivamente producto de la reacción de las sales con la bilis (no podemos descartar que algunas piedras efectivamente sean “artificiales”), deberían mostrar una uniformidad mucho mayor, si no en tamaño, al menos en color.

Y en muchas fotos podemos observar que las piedras aparecen de varios tonos distintos, sin apenas variaciones de color intrapiedra.

Comment by Alberto V. Miranda — 12 marzo, 2012 @ 23:00

Antes de tu entrada, estuve leyendo y sopesando tal proceso. Decidí hacer la limpieza (Desición que tomé antes de leer tu post) el próximo mes. Gracias por los aportes en primera persona que son los que valen. Luego contaré mi experiencia.
Saludos

Comment by ximpe — 14 marzo, 2012 @ 23:08

[...] El Imperio Jedi recetará dudosas recetas para afrontar dicho mal en forma de terapias que aumenten la “inteligencia emocional” (léase: más cólera). Hay otras alternativas, sin embargo. “[Ante] el problema de la cólera y por consiguiente, de la violencia”, dice la Medicina Tradicional China, “la psicología “oficial” se revolverá contra esta simpleza que define el eje HÍGADO-CÓLERA como causa aparentemente única de tan formidable cuestión”.  ¿Es todo tan simple como un hígado cargado?. A este respecto, me ha parecido fascinante la lectura de “La Sorprendente Limpieza Hepática y de la Vesícula” del Dr. Andreas Moritz (aquí en PDF), y no dejo de ver testimonios positivos al respecto—el sagaz Alberto V. Miranda ha recogido su experiencia en esta entrada de su blog de forma muy completa. [...]

Pingback by Oráculo mutante (1) at Ultrafrikismo — 18 marzo, 2012 @ 14:52

He hecho mi segunda limpieza y algunos experimentos con los cálculos obtenidos.

Debo decir que ya tengo mis dudas con respecto a la auténtica naturaleza de estos cálculos, aunque la cuestión me parece secundaria dados los beneficios subjetivos que experimento en cada limpieza.

Espero en la próxima ocasión tener la oportunidad de hacer un análisis más concluyente.

Comment by Alberto V. Miranda — 18 marzo, 2012 @ 16:13

Hablando con una amiga que hizo la limpieza ayer junto a su marido, he conseguido más “piedras” para su análisis, en esta ocasión más parecidas a las que suelen ilustrar los textos sobre esta limpieza: en mucho mayor número, mayor tamaño y más uniformes.

Confirmo, unas horas de experimentos después, que mis peores temores se están confirmando: al menos en su mayor parte, se tratan de precipitados de algún jabón magnésico con el propio aceite ingerido.

Pero aún tengo mis dudas sobre si todas las piedritas tienen ese origen o realmente estamos haciendo algo de limpieza: escribiré un artículo complementario a este en breve.

De todos modos, recuerdo, a pesar del chasco de las piedras: LOS EFECTOS SON IMPRESIONANTES. SIGO ACONSEJANDO REALIZAR ESTA LIMPIEZA EN CUALQUIERA DE SUS FORMAS.

Comment by Alberto V. Miranda — 18 marzo, 2012 @ 19:29

Alberto,

Te agradezco de veras que nos cuentes todo esto y sigas investigando y admiro que tengas el valor de exponer y reconocer las dudas, después de todo el bombo que le has dado a la limpieza. Algo que a tí y a mi nos puede parecer normal, pero que por desgracia no abunda.

- Unos defendiendo ciegamente el uso de la limpieza sin pararse a pensar que, como mínimo, hay ciertas cosas que no cuadran.

- Y otros rechazando ciegamente el uso de la limpieza sin tener los cojones de probarla y opinar por si mismos. O porque todo lo que no sea la medicina del establishment les provoca tanto miedo que tienen que atacarlo hasta destruirlo (no lo conseguirán).

Aprovecho para pedirte que en próximo artículo, si puedes, pongas un poco de información sobre la limpieza gradual con sales de epsom, sin hacer todo esto. O al menos, poner enlaces a donde encontraste la información. Creo que sería muy interesante.

Gracias de nuevo.

Un saludo y suerte.

Comment by uno del camino — 18 marzo, 2012 @ 20:10

No, ya sé que la honestidad intelectual no abunda mucho, pero no tengo ningún problema en reconocer mis errores o fallos porque mi ego ya se salió hace tiempo de la guerra de tener razón siempre.

Justo lo que tú propones, ese equilibrio entre la credulidad boba que no cuestiona y el escepticismo tonto que no prueba, es donde pretendo llegar con el próximo artículo.

Comment by Alberto V. Miranda — 18 marzo, 2012 @ 20:22

AVIV MIRANDA!

Comment by ReVJFKTadeo — 19 marzo, 2012 @ 0:13

Hola Alberto, gracias por relatar tu experiencia. Yo también me hice el mes pasado una limpieza hepática y coincido básicamente contigo, los efectos positivos son evidentes, principalmente en lo que se refiere a sensación de ligereza y claridad mental. No obstante el método de Moritz me ha parecido algo agresivo, especialmente para personas ancianas o muy delicadas. Por eso el método alternativo tradicional (que por cierto también se lo ha recomendado a mi hermana otra herboristera) que propones suscita mi interés pero también mis dudas, pues no queda claro cuántos días puede hacerse y con qué periodicidad, por ejemplo no sé si una semana seguida y luego una pausa mensual sería beneficioso o perjudicial, ¿qué te parece?

Gracias por tu esfuerzo y por compartirlo.

Comment by Chema — 20 marzo, 2012 @ 1:20

En principio debe tomarse todos los días, como describo en la actualización del artículo, hasta que la persona note mejoría, o esta se estanque. Después se deben dejar de tomar para no hacer trabajar en exceso el riñón.

Pero no conozco el método de primera mano, con lo que sólo hablo de oídas.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 2:00

Muy buenas,
me estoy volviendo loco de tanto leer acerca de la LH del Señor Moritz. Me j… reconocerlo (sobre todo despues de haber leido el libro y haberlo pasado fatal con mi primera LH, hace apenas 2 dias) empiezo a sospechar que el origen de la mayoria (¿totalidad?) de las piedras arrojadas proviene de la mezcla ingerida.
Alberto, admiro tu valentía al reconocer tus dudas y sobre todo las molestias tomadas en investigar la terapia. Decirte que estoy practicamente de acuerdo contigo. Yo realice mi primera LH el viernes pasado y he experimentado los mismos sintomas. La noche de la limpieza estaba hecho polvo, con fuertes nauseas y mareos y una acidez brutal, acompañada de palpitaciones y dolor en el pecho. La mañana siguiente estaba hecho polvo, como si me hubieran dado una paliza, no tenia fuerzas ni para hablar. Pero lo que es realmente sorprendente es como me senti pasadas 18 h. Es donde coincido contigo: mucho mas vital, nada cansado, mas lucido, alegre, optimista… Será un efecto placebo. No paro de leer estos días sobre la LH y Andreas Moritz y cada vez estoy mas confundido. No me fío de los cientificos prepotentes escepticos pero menos aun de los sanadores milagrosos que se nutren de la ignorancia de la gente con problemas. Por otro lado pienso ¿tan dificil es demostrar la veracidad de esta terapia?, como bien dices ¿no se puede diseccionar un higado y observar la presencia de calculos biliares y su similitud a los arrojados?, ¿tan dificil es analizar la composicion bioquimica de los mismos en un laboratorio? (algunos lo han hecho y afirman que efectivamente se trata de bilis y colesterol: Carlos-Blog de limpieza hepatica).
En fin, perdonar mi falta de lucidez pero son las 4:30 AM y apenas veo las teclas.
Espero que poco a poco podamos arrojar luz sobre el asunto y desmontar la teoria de un farsante o darle el Premio Nobel: Yo mientras tanto, llevare a cabo dentro de un mes mi segunda LH esperando que los resultados sean tan fantasticos como la primera, a pesar de la nochezita Toledana que pasé¡¡¡¡
Un saludo, gracias y animo¡¡¡¡

Para opinar de algo, hay que probarlo.

Comment by Ramnus — 20 marzo, 2012 @ 4:37

Eres la segunda persona que me menciona lo del efecto placebo y estoy completamente en desacuerdo.

El efecto placebo está terriblemente condicionado por las expectativas. Los médicos suelen usar tres tipos de píldoras-placebo: las verdes, las amarillas y las rojas. Las tres tienen glucosa, ¡pero son siempre más efectivas las rojas! ¿Por qué? porque el paciente espera más de ellas.

Y es que la limpieza superó con creces cualquier expectativa que yo pudiera tener: esa lucidez mental que ya conoces, esa vitalidad, ese optimismo, ese relax… no surgen de repente así como así.

Por otra parte, si esto es un placebo, casi que paso de tomar otra cosa. :P

PS: al respecto del efecto placebo, hay un interesante hallazgo sobre el uso de inhibidores de opiaceos en el cerebro y la desaparición del efecto placebo: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15820838

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 10:52

Mi primera LH. Hombre de 44 años.
He de decir que desde que llego a mis manos el libro de Moritz he estado tentado de realizarla pero siempre con bastante respeto a estas practicas higienicas por mi formacion en el ramo sanitario alopatico.
Cuento mi experiencia con total sinceridad y lo mas objetivo posible despues de hacer la LH, en este momento estoy muy bien fisicamente.

- Mentalmente muy agil.

- Mi vision noto como mas aguda ya que padecia de vista cansada.

- La contractura cronica en el cuello a desaparecido por arte de magia la tenia de mas de un año.

- Lo que mas me a llamado la atencion es que tenia en el pectoral una mancha peca muy oscura de un centimetro de mas de 10 años, se a secado y caido como una postilla despues de LH.

- Mis digestiones son mas rapidas y livianas.

- He bajado de peso unos 6 kilos por efecto de una alimetacion sana, es como si mi cuerpo me pide comer sano.
- El rendimiento en mi deporte favorito el ciclismo a aumentado un 40% puede ser por el peso perdido, no se. mis piernas tiran mucho mas que antes…

Sobre el tema de los parasitos, puedo constatar que en los 2 dias siguientes a la limpieza espulsava como unos gusanos de unos 6 a 10 cm de largo de color blanquecino y tubular mezclado con los escrementos diarios.

Yo en LH expulse una cantidad muy grande de piedras de distintos tamaños y alguna cosa compacta de colos blanco. alguna cosa que parecen semillas de kiwi. y algun que otra candida.

Como una imagen vale mas que mil palabras adjunto una foto de corte tranversal del higado dejando ver los conductos intrahepaticos con la tipica piedra verde que se espulsa en la limpieza.

Os contare mi segunda LH que es dentro de 15 dias..

Comment by Sandro — 20 marzo, 2012 @ 19:26

La imagen http://curezone.com/ig/i.asp?i=3641

Comment by Sandro — 20 marzo, 2012 @ 19:30

Bueno, has descrito una experiencia muy similar a la que yo tuve. Eso es bueno. Sorprende muchísimo como se alivian los músculos contracturados. No me lo esperaba en absoluto. También es cierto lo del rendimiento deportivo: yo ahora nado con mucho más placer. Lo de comer sano, también. Tengo incluso ataques de comida sana, en plan tomate con queso de cabra y vinagre de módena. Y me saben a gloria.

Esa imagen no nos sirve para nada. La página que la muestra es completamente parcial y vende productos de la doctora Clark, con lo que no sabemos quien puso ese cálculo ahí, que está sospechosamente muy bien colocadín.

En la misma página intentan demostrar que los cálculos IFG no proceden del aceite, supuestamente ingiriendo aceite de oliva teñido de rojo y luego mostrando la supuesta expulsión de bolas verdes. Pues bien, NO me lo creo porque contradice totalmente mis propias averiguaciones.

Ruego a los demás lectores y lectoras que no me envíen referencias procedentes de curezone.com o cualquier otra página sospechosa de tener intereses en el asunto.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 20:27

Alberto,

Dos consultas breves :
- Cómo usas la parafina líquida como laxante previo a la limpieza de colon ? Buscando en internet no me ha quedado claro o el sitio no me inspiraba confianza.

- Las sales de epsom que usas de qué marca son ? En internet hay muchos rangos de precios y marcas.

Gracias!!

Comment by Uno del camino — 20 marzo, 2012 @ 23:31

la parafina laxante que yo tengo es marca “emuliquen”. una especie de botella blanca con un líquido lechoso. te tomas una cucharada o dos y mano de santo.

las sales son las típicas de herboristería, marca “epsolina” (que trae epson en vez de epsom, como si fuera tinta de impresora). hay varios tamaños. cuanto más grande, más barato.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 marzo, 2012 @ 23:38

Yo las sales de epson las compro en la farmacia te las venden a peso, super baratas creo recordar que me costaron 4€ 250 gramos.

Comment by Sandro — 21 marzo, 2012 @ 10:19

Sandro: También hay que tener en cuenta que existen diversas purezas, y que cuanto más puras, más caro.

Existen sales de epsom con pureza pensada para la bañera (más baratas) y con pureza alimentaria (más caras). Debemos tomar de estas últimas.

Comment by Alberto V. Miranda — 21 marzo, 2012 @ 10:40

Varon 48 años. He hecho la LH pero como no me gusta el zumo de manzana tomé 5 capsulas de ácido málico los primeros 6 días y luego las sales de epson, aceite, etc.

Expulsé unas 150 piedras verdes , una pasada. Al pasear los primeros días da la sensación de que estas en una cama elástica de lo ágil que vas.

Pero lo mejor viene ahora: Yo llevaba unos 20 años con el colesterol alto para lo que tomaba atorvastatina que me bajaba TODO el colesterol tanto el bueno como el malo pero me alteraba las transaminasas.

Al decidir hacerme la LH dejé de tomar atorvastatina y yá no tomñe ninguna medicación.
A las 3 semanas de la LH me he hecho los análisis y alucinante, los mejores análisis de mi vida, el colesterol perfecto y las transaminasas también!!!!

Ahora entiendo lo que dice Andreas Moritz respecto a los intereses comerciales de los laboratorios (no olvidemos que la facturación nº 1 de las farmacias españolas es la atorvastatina).

Tambien dice y lo he verificado que las estatinas (atorvastatina y otras) sí disminuyen el colesterol pero de una manera engañosa sin atacar el fondo del problema , además de dismnuir tambien el HDL Colesterol bueno , cosa que es negativa.

LO RECOMIENDO A TODO EL MUNDO. SALUDOS

Comment by JULIO — 21 marzo, 2012 @ 19:56

Segun el farmaceutico son de pureza muy alta, las utilizan para preparados farmaceuticos de consumo alimentario…

Comment by Sandro — 22 marzo, 2012 @ 13:31

Hola a todos. Hace menos de una semana hice mi primera LH. Por la noche y la mañana sentí náuseas, aunque el proceso lo hice bien, siguiendo el libro a rajatabla.

Lo primero que me extrañó fue la cantidad de bolas expulsadas, algunas de gran tamaño. ¡Vamos! ¡Nadie se puede creer que alberguemos semejante cantidad de cálculos! Y menos que volvamos a expulsar lo mismo o más cada mes.

Sí es cierto que al acabar me sentí muy optimista, con ganas de disfrutar del sol y de la vida, y con la satisfacción de haber hecho algo que tenía ganas de realizar hace tiempo.

Creo haber notado un cambio en el olor corporal, pero quizá sea sólo mi impresión.

En cualquier caso, no me creo lo de las piedras. Es imposible acumular todo eso. Sería fantástico si me equivocase, pero mucho me temo que no será así.

En cuanto a los beneficios que habéis obtenido, es algo estupendo. No sé cuál es la explicación, pero es algo de lo que alegrarse.

Un saludo.

Comment by Suso — 30 marzo, 2012 @ 8:59

Buenas noches.
Me interesan mucho vuestras opiniones porque me aportan información y creo q son sensatas.

Padezco fibromiálgia que me incapacita para trabajar y casi vivir.

He recurrido a la L.P casi como último recurso. Mi experiencia es la misma que ya habeis contado….

Felíz, vuelta a la infancia, ligera… Etc.

1 limpieza, mala noche y después de 40 h…Veo, no estoy atormentada por el dolor psico-físico….

Ufff, cuanto durará??…. Un momento de bajón al leer lo de las piedras… No puede ser que millones

de personas no sepan que son esas piedras!!!!. Haré una mezcla y la meteré en un bote con el zumo

de pomelo y el aceite. ¿Nadie lo ha hecho?… Espero seguir leyendo vuestras opiniones y que no vuel-

va el insoportable dolor…. Sea lo que sea… Bienvenida esperanza. Besos .

Comment by Carmen — 3 abril, 2012 @ 0:47

yo estoy haciendo el tratamiento, hoy estoy en mi 6º dia, ya os contaré.

Comment by virginia — 15 abril, 2012 @ 20:46

Yo no se si será cierto que lo que se expulsan son cálculos o es solo jabón. Lo que si que te puedo decir es que, aunque no fuera cierto que se limpia el hígado, lo que si que se limpia de puta madre son los intestinos. Te dejo una foto de un “parasito” que tiré en mi segunda limpieza. Y esto no es un trozo de cartilago, te lo aseguro: El boli mide 12 cm

http://www.flickr.com/photos/64323250@N04/5856485864/lightbox/

Comment by ignatius — 17 abril, 2012 @ 22:13

Creo que ese parásito es una levadura que sólo recientemente ha sido identificado como parásito intestinal. Moritz habla de ella en su libro, si no me equivoco.

Comment by Alberto V. Miranda — 17 abril, 2012 @ 23:30

Hola Alberto, gracias a tus comentarios me he animado a hacer la limpieza hepática. Quería preguntarte si habías oído a alguien que le había mejorado el tono muscular y la fuerza después de la limpieza, de hecho en el libro de A. Moritz en la pag.21 lo menciona. Te lo comento ya que yo aparte de problemas digestivos e intorencia a lactosa, fructosa y sorbitol, tengo desde hace años un problema de pérdida exagerada de tono y fuerza muscular, me han descartado cualquier tipo de enfermedad muscular, me han echo TAC, RESONANCIA, ANALÍTICAS,BIOPSIA MUSCULAR,ELECTROMIOGRAFIAS…ETC. Por cierto, me llamo Enrique y tengo 38 años, estoy en proceso de mi primera limpieza, ya os contaré.

Gracias de antemano y un saludo. Enrique.

Comment by enrique10 — 8 mayo, 2012 @ 23:23

En la Medicina Tradicional China el hígado se encarga de la flexibilidad y el tono general de músculos y tendones de todo el cuerpo. Precisamente la mayor sorpresa tras mi primera limpieza fue la sensación de ligereza y elasticidad que noté en las piernas, que suelo tener bastante agarrotadas.

Ya nos contarás.

Comment by Alberto V. Miranda — 9 mayo, 2012 @ 9:12

buenas, buscando información sobre la limpieza hepática he llegado hasta aquí.

en primer lugar, te agradezco la sinceridad de expresar tus dudas sobre si al final, sólo se trata del producto de la reacción de las sales con el aceite, y la bilis que se produce al ingerir grasa. yo tengo las mismas sospechas aunque no lo he probado.

Por otro lado, quisiera comentar algo sobre el efecto placebo: cuanto mayores son los efectos secundarios, mayor es este efecto. Es algo como si pensáramos que qué poderosa tiene que ser esta medicina que me dan que me está sentando tan mal. O de otro modo, si no noto nada es que no me está haciendo nada.

A ignatius, que le ha salido ese aparente parásito, ¿ por qué no va a su médico y lo lleva y le pregunta qué es eso? Incluso que exagere diciendo que le duele la barriga y lo que le ha salido por ahí. Lo mismo lo analizan y sale de dudas.

Muchas gracias y un cordial saludo.

Comment by jose — 16 mayo, 2012 @ 11:54

Gracias a ti, hombre.

Comment by Alberto V. Miranda — 16 mayo, 2012 @ 16:13

Hola Alberto, gracias por contarnos todas tus experiencias, es muy valiosa. Yo he hecho mi primer LH y he sentido lo mismo que describen todos, energía, optimismo, etc . Mi único mal sabor es tener esa sensación de que las piedras que expulsé no sean las que tengo alojadas en la vesicula (vistas en ecografía). Lo que no puedo entender es porqué nadie comenta sobre resultados de ecografías posteriores, por ej, a la 6º LH. Sería un método por demás determinante, por lo menos eso creo en mi humilde opinión.
Hoy hablé con una médica y me dijo que las piedras que arrojé, las blanditas como la arcilla, serían transparentes a las ecografía. Esto significaría que las que se vieron originalmente, siguen estando.
Saludos y gracias

Comment by Marisa — 18 mayo, 2012 @ 7:03

Con respecto a las piedras “auténticas” de la vesícula, las duras y calcificadas, creo (y no soy médico) que no siempre se pueden eliminar de esta manera: está claro que si tienen la forma inadecuada o el tamaño excesivo, no podrán abandonar el conducto biliar por mucho magnesio y aceite que se tome.

Por otra, supongo que habrá factores (la cantidad de magnesio, de aceite, cómo se encuentre el hígado ese día, determinadas posturas, suerte) que influirán en la probabilidad de que otras piedras más pequeñas o mejor situadas se acaben expulsando.

Debo decir que ahora mismo estoy completando mi 5ª limpieza: tanto la 3ª como la 4ª no supusieron la expulsión de cálculos grasos y apenas sentí en ellas mejoría subjetiva. Vamos a ver ésta.

Comment by Alberto V. Miranda — 20 mayo, 2012 @ 9:43

Amigo que tal ? me gustaría hacerle varias consultillas, que en el libro algunas cosas no fueron muy detalladas, me puede dejar algún correo para una comunicación mas fluída ? Saludos desde Chile, Desde ya muchas gracias !

Comment by david.ocaranza@live.com.ar — 16 junio, 2012 @ 9:08

David, no le voy a dar ningun correo porque

1) Pretende usted que le resuelvan las dudas con el mínimo de esfuerzo. Me ha preguntado directamente el correo cuando basta buscar “mail” en esta página, mirar abajo del todo o visitar la ficha del autor para encontrar una dirección de email.

2) Lo que se debata sobre el asunto se debe debatir públicamente, que para eso es este artículo y esta revista. ¿Por qué hay que discutir estas cuestiones en privado si no son personales? ¿Es usted especial?

Comment by Alberto V. Miranda — 16 junio, 2012 @ 10:18

Bueno doctor entonces les escribo mis preguntas por aquí , no es necesario responder de esa manera, no sea tan perseguido, tuvo un mal día ? Solo quería ver de conversar mas fluidamente , porque tengo varias preguntas, solo eso doctor…. y lo del mail piense que no todas las personas, son tan tecnologicas, no tenia idea que abajo salía su mail…..

Comment by david.ocaranza@live.com.ar — 16 junio, 2012 @ 18:11

Usted ni siquiera se ha molestado en leer el artículo. Si lo hubiera hecho, se habría dado cuenta de que ni soy doctor ni esto es una consulta.

Ha entrado usted aquí como quien irrumpe en el turno de preguntas de una conferencia, sin haber asistido a ella, pretendiendo llevarse al conferenciante a un rincón para preguntarle, en bajito, por su caso particular.

Deje de molestar, hombre.

Comment by Alberto V. Miranda — 16 junio, 2012 @ 20:57

Uffff que hombre mas mala clase por dios !!!!! se nota que la limpieza no limpia el cerebro , ni las emociones, ya me dejo claro… Se nota que es hombre soltero, busquese una pareja señor amargado.. !Bueno, ahi va mi primera pregunta: en que consiste esto dela limpieza hepatica.? no se extienda mucho,por aquello de la fluidez que le comente.

Comment by david.ocaranza@live.com.ar — 17 junio, 2012 @ 22:49

Hola Alberto. Agradecerte en primer lugar el trabajo tomado en contarnos tus experiencias y el tono literario en el que se ha hecho. Sobre mi puedo decir que he hecho una LH (y esta semana voy a por la segunda, aunque tengo mis dudas) En la LH observé que el primer día sólo expulsé las bolas verde esmeralda del aceite. En el segundo día salieron unas 8-9 bolas de 3-7 mm relativamente duras en su parte externa (se podían aplastar con los dedos pero costaba) ¿Corresponderá eso a colesterol y bilis con una calcificación superficial????………………………
Gracias y un saludo

Comment by Osetes — 17 julio, 2012 @ 16:55

Bueno, Osetes; si ni siquiera cuando tuve mis calculitos supe de que estaban compuestos (aunque me lo imaginaba), te imaginarás que no voy a responderte sí o no, más cuando no tengo al menos una foto para observarlos y decirte, por su aspecto, si se parecen a los míos.

De todos modos el criterio fundamental debería ser el bienestar que sientas. En todas mis pruebas el grado de bienestar fue proporcional al número de pequeños cálculos que expulsé. Si tú sólo has expulsado 8 ó 9 probablemente apenas hayas notado nada.

Comment by Alberto V. Miranda — 17 julio, 2012 @ 20:47

http://laparoscopiayobesidadelsalvador.com/extraccion-de-calculo-en-conducto-biliar

Comment by evan — 24 julio, 2012 @ 6:15

muy bueeenoooo!!!!!!!!!!!

Comment by joel — 26 julio, 2012 @ 1:06

“La medicina curativa o purgación”

Le Roy

1829

Imprenta de Ildefonso Mompie

Comment by Oooooh. — 29 julio, 2012 @ 8:12

Hola Alberto, soy nueva por aqui, muy buena tu investigacion!
Llegue a esta web recien, buscando semejanzas con las piedras que hoy por primera vez expulse, es mi primer limpieza hepatica y no tenia idea de como seria todo.

Me recomendaron el tratamiento por clamidias, una bacteria que con antibioticos por el momento no cede, y nos trae problemas de fertilidad.

Quiza alguien me sepa decir algo al respecto de lo que relatare:

La primera vez que voy al baño hoy, despues de mi 3er dosis de sulfato de magnesio, expulse y flotaban como lentejas de 2 a 3 mm, parecian gelatinosas verde oscuro y solo el centro era negro. retire del inodoro esas lentejitas, y eran solidas, pero a las horas se secaron, se consumieron quedando del tamaño del nucleo oscuro del medio.

Me puse a buscar entre las imagenes de piedras de limpiezas hepaticas y no les veia similitud con ninguna foto. Por lo que empece a buscar el aspecto de la clamidia, y encontre esta foto:

http://www.proyecto-bebe.es/upload/cntimg/algo_no_va_bien/fotolia_9600475_xs.jpg

Y las mias son iguales a la foto. Tal cual como la describen tiene forma esferoidal y con nucleo oscuro.

Sera la clamidia? o pueden haber calculos asi y que no sea esa bacteria.

Luego, a la hora comence a expulsar piedritas verdes del aspecto de las que muestras en esta pagina.

Bueno, queria compartir mi experiencia.

Saludos y gracias por compartir tu investigacion!

Comment by maria — 12 agosto, 2012 @ 17:13

Hola Alberto,

Gracias por tu trabajo.

Como sufro de la circulación y después de haber leído las secuelas de la LH, decidí por la otra alternativa que es de las sales de magnesio.

Pero me queda una duda.

Primero dices que hay que tomar una cucharada rasa de sales de magnesio en ayunas y al acostarse.

Luego dices que hay que tomar una de aceite de oliva.

Especificame por favor cómo debo hacerlo.

Disculpa mi torpeza.

Saludos y gracias de nuevo,

Gaby

Comment by GABRIELA — 3 septiembre, 2012 @ 8:13

hola a todos!

gracias por las investigaciones, Alberto. yo he hecho como unas nueve limpiezas y los efectos son increibles, aunque tengo que reconocer que son consecuencia también de cambios en la dieta, en la forma de vida… cambios importantes. pero si que es cierto que hemos eliminado casi totalmente el olor corporal, que han desaparecido totalmente las durezas en pies y codos, que el humor mejora notablemente, que se quitan los dolores de espalda, que se duerme como un ceporro, que mejoran las digestiones, todos los procesos vitales… mejoras impagables y con una reducción a cero de medicamentos. en mi familia, ninguno de sus miembros está consumiendo medicinas en este momento.

en el caso de mi madre, por ejemplo, aplazó su operación de vesicula hasta ver los resultados de la primera limpieza y, tras llevarle las piedrecillas a su médica, decidieron no continuar con la operación. la doctora dijo que las analizaría, pero no nos ha dado los resultados. ha visto como le han desaparecido los dolores, la hinchazon y que, además de mejorar su humor enormemente y volver a ser una persona tratable, está mucho mejor de salud en general. y la operación ha quedado totalmente descartada.

gracias por el video de la laparoscopia… el leer que podían ser “piedras de jabon” me había dejado pensando que “quizás había hecho un poco el lila”… aunque los resultados ya os digo que, en mi entorno, han sido espectaculares. la verdad es que no he hecho la prueba de mezclar los ingredientes a ver que pasa, pero lo voy a probar… gracias por la idea, es una forma excelente de comprobarlo en persona.

Alberto al ser bioquímico (lo he leído en uno de los post, pero ahora soy incapaz de encontrarlo), quizás puedas echarme una mano con esto. en mi caso las sales de epson, que son unas sales de magnesio, me resultan insoportables. mi cuerpo no las admite. en la última limpieza (este fin de semana) vomité nada más beberlo, sabes si podrían sustituirse por carbonato de magnesio?

y poco más. gracias a todos por las informaciones y los comentarios. ha sido estupendo encontrar esta página. y gracias Alberto por abrir este sitio y por todo lo que he aprendido y lo que me ha aclarado!

un saludo,

Victoria

Comment by victoria — 13 septiembre, 2012 @ 16:35

Victoria, hay gente que tolera muy mal las sales de magnesio por el sabor (de por sí amargo) y que sufre unas náuseas tremendas, incluso vómitos. Ese es tu caso.

Existen, no obstante, sales alternativas que también llevan magnesio, como el citrato. Y que parece ser que gente como tú sí puede tomar. Sería cuestión de ir a la herboristería o farmacia donde la hayas comprado y preguntar/probar.

Comment by Alberto V. Miranda — 14 septiembre, 2012 @ 9:26

tuve unos colicos biliares terribles, mi mujer casi me lleva a operar, pero no acepté, mi naturópata me recomendo unas hierbas chinas, que me mejoraron bastante, hice el tratamiendo de la manzana y todo lo demas, excepto que cuando mezcle el aceite de oliva lo hice con un vaso de agua con limon exprimido, no lo hice con el zumo de limon, en la madrugada tuve ligeras nauseas, al dia sgte expulse calculos verdes pero blandos, algunas piedritas negras, pero no boté muchas piedras. Me siento mejor, como q tengo mas paz, me pregunto si al no haber tomado la cantidad correcta de zumo de Limon, realmente mi primera limpieza no fue tan buena???… me olvide de poner que antes de ir al naturópata me saque una eco, tengo 5 piedras en la vesícula, una tiene 15mm

Comment by Walter Rueda — 18 septiembre, 2012 @ 14:41

Don Alberto:

Muy buenos días, me alegro de haberme encontrado con su página que describe el testimonio de su L.H., ademas de felicitarlo por la forma como nos explica didacticamente sus experiencias, que seguro serán de mucha utidad para quienes estamos interesados en aprender.

Sinceramente,

Sixto R. Berastain Gómez

Comment by Sixto Raúl — 3 octubre, 2012 @ 19:29

Hola voy a comenzar el tratamiento para mi 1º LH y las voy a realizar con pastillas de ácido málico, me gustaria saber cuantas pastillas me tengo que tomar al dia. gracias. ANA

Comment by ANA — 13 octubre, 2012 @ 23:52

Me paso lo mismo q a ti! Termine hoy la limpieza y me sorprendió ver que no me salieron las bolotas grandes verdes de algunas fotos sino unas más pequeñas como piedrecillas cafés. Me interesa lo que dices sobre que eso significa q el. Hígado esta peor. Me diagnosticaron Parkinson muy joven con 34 años y este tratamiento me lo recomendó un médico. Le estoy poniendo mucho optimismo. En fin cualquier consejo es bien recibido! Gracias a los q comparten con amor sus experiencias.

Comment by Moni — 28 octubre, 2012 @ 19:04

Hola muy buen dia!… agradezco de verdad el articulo y mas aun, la oportunidad que se nos da de copartir dudas y experiencias… Permitanme por favor, compartiles mi caso, Yo padezco de piedras en la vesicula, Estaba programada para operarme pero desisti de hacerlo, pensando en que podria encontrar una alternativa mejor… ahora, en la busqueda de esa alternativa me encontr, como mucho de ustedes con esta limpieza h. y opte por seguirla, pero me han surgido dudas que no si alguien pueda aclararme… Yo padezco de frecuentes colicos viliares de gran intencidad, empece a cambiar mi dieta y aunque si mejoraron un poco, no, no han desaparecido… pero mi duda concreta es, cuando ya se a llegado a este punto en que los dolores son inaguantables, y que bueno… me han advertido ya que si no me extirpo la vesicula esta puede llegar a reventar… me pregunto, si en estos casos es prudente hacer la limpieza… y sobre todo, que si hay señales de inflamacion, es conventiente hacer la practica?… lo pregunto porque justo voy en el segundo dia del sumo de manzana y siento un ligero dolor… ese mismo que me anuncia que el colico fuerte a de llegar… bueno y si, estoy confundida… les agradezco de antemano la atencion que han prestado a la presente y si me pueden aportar algo se los agradecere infinitamente, ahora sin mas me les despido, reciban de ya un fraternal abrazo desde aca, mi querido Mexico! muy buen dia a todos!!!

Comment by Eli Romero — 6 noviembre, 2012 @ 22:42

es “super bonito” contar experiencias agradables en relación a tratamiento alternativos
lo que soy yo y mi formación cientifica, mientras no tenga un estudio doble ciego randomizado que me compruebe una eficacia superior, jamás lo creeré

mientrás tanto el “super poder” curativo lo atribuiré a simple placebo
y vamos q bien sabemos q el poder de la mente da para mucho

Comment by karen morales — 16 noviembre, 2012 @ 4:57

eli romero

si tienes cólicos vesiculares frecuente es porque los cálculos están obstruyendo el flujo normal de la vesicula lo que causa que esta se distienda y duela

además recordar que los cálculos vesiculares son PRECANCERÍGENOS (he ahí la importancia de eliminarlos, no es sólo simple capricho del cirujano), bueno acá donde vivo, chile, nos preocupa más el asunto porque la incidencia de cáncer vesicular es mayor que en cualquier otra parte del mundo (así que si tienes algo de genes “chilenos” mejor operate)

otra cosa una cirugía ELECTIVA siempre es mejor que una cirugia de urgencia
el cálculo puede obstruir completamente la vía biliar, el colédoco se conecta con el instestino delgado lo que facilita la invasión de gérmenes a las vías biliares, por lo que de una simple coledocolitiasis puede pasar a una colangitis (que es cuando se infecta)

Comment by karen morales — 16 noviembre, 2012 @ 5:07

HOLA..

Comment by antonio — 1 junio, 2013 @ 22:20

HOLA.. Mi experiencia con la LH Ha sido positiva.
Me pregunto si las sales y el aceite en unas horas pueden formar un plato de sopa raso lleno de piedrecitas color tostado, mas de cien piedras de otros tamaños, pasando por la lenteja y acabando por 10 piedras de un centímetro y medio.
Lo que yo saqué en mi primera limpieza no era normal que estuviese ahí adentro. Me quedé descansado , con mas energia , se me hincha menos el abdomen y se me pone ( perdonen la expresión ) la polla mas dura y con mas líbido ( hace tiempo que tenía problemas ) ¿ que es un placebo ? La vida es un placebo…hay imagenes que crean traumas , palabras que crean obras y cerebros que crean genialidades. El hombre es lo que proyecta..
Si ese efecto placebo es capaz de unir la mente y el órgano…. ! que suene la música ! además…no le quitemos mérito al poder de la mente por que nos convertiremos en lo que somos o mas bien en lo que creemos que somos. !! Fijate !! casi me hacía gracia que fuera efecto placebo…Pues no me lo creo ni yo. El estado en el cual me encuentro en éste momento lo he probado con yoga, corriendo y dejando de comer ,dejando el tabaco.. ( por cierto , al encotrarme mejor he vuelto a las galletas de chocolate ummmm…no tengo solución !! drogas si !! ).. pero yo pienso que el estado perpetuo de stress diario donde he habitado con regularidad y la alimentación diaria en bares durante años me ha pasado factura y me ha fastidiado el higado.
He notado que voy al labavo mucho mejor, mi abdomen se ha desinflado, tengo mas energía y me siento mas seguro y capaz. Quizás eso sería el estado natural del ser humano ¿ no creeis ?
Para aquellos que no tienen ni puta idea de nada, aquellos que hablan sin vivir la esperiencia (para bien o para mal ) !! callaos mequetrefes !! pues la plabra es de quien la posee, no de quien la pretende.
Veo mucho ego , mucha rabia , mucha envidia y poco espíritu. Y eso es lo que importa , el espíritu de las cosas. A fin de cuentas, detractores y fieles a la causa, la vida ésta, nuestra vida, es una mentira en la que quizás nos encontremos verdadéramente para construir algo. Saludos

Comment by BALI — 1 junio, 2013 @ 23:34

hola he hecho mi 2da limpieza H. y no he arrojado ninguna piedra, si un monton de cosas verdes, como bolitas de guisante graciento, estoy un poco desanimada, pues no expulso ninguna piedra,
pero si me siento con más energia,

gracias de ante mano si alguien me puede ayudar

Comment by maria del pilar mosquera — 25 septiembre, 2013 @ 13:09

Hola Alberto,

En el método alternativo que propones, puedo utilizar el carbonato en lugar del sulfato de magnesio?

Gracias anticipadas

Comment by Manuel — 24 octubre, 2013 @ 21:09

Hola. Yo tengo un cálculo de 40 mm de diámetro ¿ funcionaria para ese tamaño el sistema? Un gran abrazo y gracias.

Comment by Monica Gallardo — 1 noviembre, 2013 @ 17:00

Hola. Es de lo primero sincero que leo y además no veo que ganes nada con ello ( digo dinero) a mi eso me da credibilidad. Llevo días dudando si hacerlo o no. Ahora lo tengo claro el mes que viene que tendré más tiempo, me pongo a ello e informare de como me fue. Me salga bien o mal gracias tu esfuerzo de comunicción y por contar lo bueno y malo bajo tu punto de vista de la LH. Un saludo.

Comment by Pacolitess — 6 noviembre, 2013 @ 0:07

Me agrada la disección entre el ocultismo y la ciencia que se realiza en este texto, distinguiendo lo real de lo accesorio. Pero, me extraña que un bioquímico no haya realizado los análisis pertinentes de las piedras expulsadas, teóricamente, por la vesícula, máxime cuando grosso modo se aprecian diferencias entre los distintos tipos de piedras. Los artículos, formidables.

Comment by Ignacio — 22 noviembre, 2013 @ 17:59

Hola Sr. Alberto, a principios de este año me han diagnosticado gastritis y una sola piedra grande en la vesicula de 16mm, leyendo en internet sobre la limpieza hepática, me cuentro muy animada a realizarla para expulsarla, solo que el medico me indicó que puede ser peligroso debido a que el calculo que tengo al ser grande se quedara atorado en el colédoco, que opinión me brinda ud al respecto? No deseo operarme ni quedarme sin vesicula, pues se que mis habitos alimentarios cambiaran para siempre.

Comment by Anita — 23 enero, 2014 @ 21:30

La jeune femme de 30 ans a également révélé un côté jusqu’alors méconnu de Justin Timberlake.
Christian louboutin https://fr-fr.facebook.com/Christianlouboutinhomme

Comment by Christian louboutin — 7 mayo, 2014 @ 11:38

Que artículo más interesante! gracias por compartirlo

Comment by Sevilla — 21 octubre, 2014 @ 9:22

bien para los incrédulos.10 días de hospital.5 o mas piedras de tamanño no muy grandes,antes de la limpieza.he consumido un litro diario de unas hierbas mas 5 manzanas licuadas.2ª eco laspiedras han dejado paso a barro y cientos de litiasis.entre tanto 2 nuevos cólicos biliares,por cierto sigo esperando a que me llamen para operarme.me hago la 1ªlimpieza increíble lo que salio negra verdes amarillas todas maleables por la cantidad de liquido ingerido-3ªeco ya solo quedan micropiedras se lo cuento y no se lo cree,acabo de comenzar la 2ª limpiza hoy mismo,estoy deseando que llegue el domingo,ya os contare funciona,ya no habido mas dolores infernales solo algunas molestias,cuando termine escribiré contando las modificaciones al método echo por mi parte,solo puedo decir que estoy mucho mejor y mi vida esta cambiando,y lo que salio fue de la vesicula,pues es imposible que en horas el aceite pueda producir esas piedras verdes,seguire contando saludos

Comment by julio flores coronado — 14 diciembre, 2014 @ 13:05

Hola, mucho gusto por su artículo.
Quiero compartir un vídeo de testimonio de la limpieza hepática y también se encuentra un vídeo de tutorial para visualizar los pasos de la LH.

https://www.youtube.com/watch?v=6mRVSu_Le8o

Saludos cordiales

Comment by Gringo — 10 julio, 2015 @ 12:18

Hola,

He estado 2 años y 5 meses tratando de evitar la extirpación de la vesícula bilial por tenerla llena de cálculos (piedras). En ese periodo, probé dieta, limpiezas hepáticas, masajes y Ursobilane 500 mg. NO FUNCIONÓ NADA.

En las diferentes ecografías lo único que consiguió algún resultado fue el Ursobilane. Solo consiguió disolver ligeramente las piedras mas pequeñas. Pero gracias a perder el tiempo con limpiezas hepáticas, ya era demasiado tarde y me operé tras varios cólicos.

Os dejo 2 enlaces para reflexionar:
http://elpais.com/elpais/2015/12/26/ciencia/1451149669_854409.html?rel=lom

http://elcentinel.blogspot.com.es/2012/05/6-razones-por-las-que-la-limpieza.html

Que nadie os engañe por sacar 15 míseros euros vendiendo un libro explicando métodos milagrosos.

Un saludo.

Comment by Sergio — 30 diciembre, 2015 @ 1:53

Sergio, tú mismo reconoces que tu caso era grave por tener la vesícula *repleta* de cálculos, hasta el punto de que un remedio farmacéutico contrastado apenas te sirvió. Que no haya funcionado contigo por razones evidentes no significa que sea un engaño para el resto de personas a las que sí nos funcionó.

En cualquier caso, en mis artículos advierto claramente de los peligros del método, destapo la engañifa de los supuestos cálculos verdes gigantes y cuestiono la autoría de Moritz. Aquí no hay intención de engañar a nadie.

Comment by Alberto V. Miranda — 30 diciembre, 2015 @ 9:03

Deja un comentario

(requerido)
Si te ha gustado este artículo, puede que te interese también
8 diciembre, 2011
Como consumidor/a tienes la oportunidad de condicionar la calidad de crianza de las gallinas a nivel industrial, gracias a la actual —y sencillísima— normativa de etiquetado de los huevos. Tras leer este artículo no los volverás a ver igual.
29 enero, 2012
Todos sabemos que es la ansiedad. ¿Lo sabemos de verdad? En este artículo conoceremos sus causas, los distintos grados —desde la desazón hasta el ataque de pánico— y técnicas psicológicas útiles para resolverla, o al menos para que no nos abrume.
21 marzo, 2012
La principal crítica a la limpieza de hígado que propone Andreas Moritz consiste en asegurar que los supuestos cálculos hepáticos no son más que producto de una reacción química que se produce en el intestino. Este artículo investiga al respecto, con conclusiones sorprendentes para ambos bandos.
 
Astropuerto es una revista online fundada en 2011 y coordinada por Alberto V. Miranda.

Esta revista es plural y respeta la libertad de expresión de sus autores y colaboradores; en ningún caso se responsabiliza de la información y opiniones expresadas por estos.

Cada artículo aquí publicado es propiedad de su autor o autora y no puede ser reproducido sin permiso explícito por escrito.
Facebook Way of Living  
Política de Cookies

Astropuerto funciona con WordPress

Tema visual 'Astropuerto' creado por Voet Cranf

Contacta con nosotros por email