25 octubre, 2011

Parece un chiste pero no lo es: un hombre que no sabe de lo que habla se ha convertido en una referencia intelectual a nivel nacional. Si Ortega y Gasset levantaran la cabeza, llamarían a Ramón y Cajal para, entre los cuatro, poner a este personaje en su sitio.

No veo Redes con regularidad. La verdad es que apenas veo TV, por aquello de la higiene mental. Pero sí he visto episodios aislados del programa en cuestión, y cada vez que aparecen los títulos de crédito me veo a mí mismo negando con la cabeza y sonriendo, entre irónico y helado, a causa de lo que acabo de ver. Y no por las imágenes en sí, porque hay que reconocer que la calidad visual del programa es sobresaliente. No hay escasez de medios al respecto, no, al contrario: hay mucha pasta aquí metida. La razón de mi perplejidad es otra.

Hay mucha gente que considera a Eduardo Punset algo así como el Carl Sagan español, el gran divulgador de la Ciencia en este país.

Analicemos un poquito lo que ocurre con este hombre.

Ciertamente entusiasmo no le falta. Punset es una persona realmente interesada en la Ciencia y la Tecnología, un utópico, un optimista que cree que la solución a todos los males proviene del I+D. Y algo de razón no le falta al respecto.

A veces este entusiasmo le ciega. Recuerdo uno de los primeros capítulos de Redes en el que el presentador, con una vena de la frente hinchada de expectación, explicaba que iba a emitir en directo, vía internet, unas imágenes en las que un pintor chino se iba a inspirar en la danza improvisada de una berlinesa situada a miles de kilómetros. Y bueno, así fue: salió una tía haciendo el memo y pegando grititos mientras el chino la miraba en una pantalla, y acto seguido este se dirigió a un enorme lienzo para emborronarlo con unos cuantos brochazos mal dados sin volver a prestar atención a la bailarina. La verdad es que el propio Punset no pudo evitar el comentario …No parecen muy inspirados… pero, aún así, estaba feliz por asistir a semejante —de aquella— prodigio tecnológico.

Y ahí está la clave del problema con Punset.

Punset no sabe de Ciencia, no comprende la Ciencia, le faltan las herramientas. Para él la Ciencia es la nueva Religión, la salvación. Los científicos y técnicos son sus sacerdotes. Sus logros, milagros.

Punset busca el prodigio técnico como quien busca asistir a una curación en Lourdes. Busca en persona a científicos de renombre y les expone sus angustias para escuchar, admirado, respuestas que acata como si fueran la palabra de Dios.

Diríase que, en sus sueños, contempla una Tierra futura repleta de coches voladores y rascacielos blancos. Quizás se pone GATTACA en el DVD cuando está triste.

Punset es un creyente. Tiene la fe, pero no el conocimiento. Entiende, pero a medias. Ve, pero borroso. Explica, pero no cuestiona.

Eso cuando no se hace la picha un lío, oye campanas y no sabe dónde, mezcla churras con merinas… y acaba soltando unas simplezas que dan ganas de taparse los oídos. Contempla, mi fiel lector/a, cuanta vergüenza ajena puede caber en menos de 10 minutos:

Eduardo… ¿Cómo has llegado a hilvanar semejante retahíla de incoherencias para finalmente otorgarle categoría de respuesta existencial? Más aún ¿Por qué tanta solemnidad? ¿Cómo te atreves a titular esto Viaje al Poder de la Mente?

Lo peor de todo es que nuestro amigo no parece querer ver es que la Ciencia también provoca males, igual que la Religión. También se equivoca, igual que los curas. El conocimiento solucionará problemas y curará enfermedades, pero sólo para quien pueda pagar. Nos llevará a Marte, pero cubrirá de radiactividad buena parte de la Tierra.

Cuanta vanidad.

12 comentarios Ir al formulario  RSS de estos comentarios Trackback URL

Discrepo. :-)

O más bien, como diría mi abuela, “ni tan calvo ni con siete pelucas”. ;-)

Es cierto que a Punset se le va un poco la pinza con, vamos a decirlo así, la “psiconáutica”. ;-) Es demasiado aficionado a este tema (quizás porque el público también lo sea). A lo mejor es verdad lo que dices de que en el fondo no entiende la ciencia; yo no lo sé.

Sin embargo, encuentro tus últimas frases profundamente injustas:

> Lo peor de todo es que nuestro amigo no parece querer ver es que la Ciencia
> también provoca males, igual que la Religión. También se equivoca, igual que los
> curas. El conocimiento solucionará problemas y curará enfermedades, pero sólo
> para quien pueda pagar. Nos llevará a Marte, pero cubrirá de radiactividad buena
> parte de la Tierra.

La ciencia, como tal, no aporta males ni bienes: sólo conocimiento.

La ciencia se equivoca, y ese es su mayor poder: la capacidad de equivocarse, corregirse y aprender de sus propios errores, a diferencia de lo que hace la religión. Así, de hecho, es como avanza la ciencia. Y por esto nos ha dado tantas cosas en tan poco tiempo.

En la mayor parte de países existen sistemas de protección y seguridad social. Eso incluye a muchos del Tercer Mundo, con más o menos limitaciones. Hasta en lo más profundo de África se puede encontrar una ampolla de antibiótico a un precio sensato o incluso gratis. Pero el que los beneficios de la ciencia no alcancen a todo el mundo no es culpa ni de la ciencia ni de los científicos.

Y puede que algún día “la ciencia” (o más bien la gente) convierta a la Tierra en un erial radioactivo, pero de momento ha sucedido lo contrario. Hay menos hambre, hay menos enfermedades, hay más esperanza y calidad de vida en una inmensa mayoría de países. Y no sólo para quien lo podía pagar. Para todos. O una gran mayoría.

Estos problemas que planteas en el último párrafo no son de la ciencia. En todo caso, donde sean aplicables, lo son de la política, de la economía, de la sociedad.

Un abrazo. :-)

Comment by Yuri — 6 diciembre, 2011 @ 11:34

a ver, es una cuestión de matices debido a que yo, al contrario que tú, suelo tender a un exceso de concisión.

dejando de lado que punset es un completo ignorante del mundo de la ciencia (y su formación es coherente con esta afirmación), estoy contigo en que la ciencia por una parte da más beneficios que inconvenientes y por otra es, por así decirlo, neutra en el plano ético (aunque no siempre es cierto).

pero no debemos olvidar que la ciencia en sí misma NO es la panacea, que es lo que parece querer vendernos el señor punset. como cualquier herramienta, depende de cómo se use. como conocimiento que es, contiene la semilla de la salvación y de la destrucción, de ambas cosas. el señor punset muchas veces parece pasar esto por alto; y eso es precisamente lo que critico, la idea de la ciencia como salvación, la irracionalidad de creer en lo que sólo es un instrumento susceptible de ser mal utilizado.

Comment by Alberto V. Miranda — 6 diciembre, 2011 @ 12:35

No voy a venir a negar los beneficios de la ciencia, pero no estoy de acuerdo con algunas cosas de las que decís. Por ejemplo, la idea de que la ciencia es “neutra” yo creo que no es cierta; si nos fijamos en el nacimiento de la ciencia moderna, vemos que progresivamente va tiende a favorecer cierta configuración fisiológica (género masculino, lateralización hemisferio izquierdo y bloqueo muscular inferior del cuerpo); los fármacos que más se producen hoy en día son para al hipertensión, la calvicie, la obesidad y la impotencia–enfermedades del hombre blanco. Ver “La Religión de la Tecnología” de David F Noble.

El argumento de que el mal lo provoca no la ciencia sino el hombre me parece delicado, pues sigue posicionando al hombre como sujeto capaz de ejercer un control completo sobre su entorno–ilusión de control, esto es, un planteamiento judeocristiano a más no poder. Si, llamémoslo así, el estado psicocorporal que da lugar a la ciencia surge de las condiciones que describe James deMeo en “Saharasia”, es discutible si el ser humano no se halla reaccionando todavía a nivel incosciente ante ciertas condiciones que se dieron en el pasado, mientras cree tener pleno control de sus acciones.

Tampoco creo que la ciencia esté sea un lugar sin mácula ajeno a las dinámicas de poder–de hecho viene muy influida por la tradición platónica que posiciona al filósofo rey como líder de la sociedad (con los guerreros de su lado y marginando a mujeres, animales y artesanos). En ese sentido los libros de John Gray me parecen muy sugerentes a nivel filosófico. No puede separarse la ciencia actual de las actitudes de expansión y conquista de los pueblos que la producen. Y hay algo que señala Gray que es muy sugerente: lejos de acabar con el sentimiento religioso, la ilustración lo que provoca al reprimirlo es enterrarlo y hacer que dirija de forma inconsciente a la sociedad .

Y por supuesto, tampoco creo en el discurso paternalista de antibióticos-para-áfrica; por poner un ejemplo, la malaria la provocamos nosotros al crear una disrupción del medio ambiente que propició la expansión del parásito; El otro día conocí a una mujer que se iba a trabajar a Nigeria en un nuevo hospital infantil en Nigeria–orgullosa de que podrían salvar unas cuantas decenas de vidas al año. Sin embargo, cabe preguntarse: ¿cuantas muertes ha producido el camino colonialista que ha llevado a la construcción de dicho hospital?–mencionar también experimentos farmacológicos que se hacen sobre población africana para producir fármacos contra enfermedades del primer mundo.

No creo que el interés por la “psiconáutica” sea calificable como ida de pinza: ahí está el descubrimiento del ADN, de la PCR que nacen de estados alterados de consciencia: y si nos vamos más lejos los seguimos encontrando en las bases filosóficas de occidente (ver los libros de Peter Kingsley).

saludos

Rev. JFK Tadeo
Iglesia de la Omnisciencia Esporádica

Comment by Rev. JFK Tadeo — 7 diciembre, 2011 @ 9:16

Cuando me refiero a que la ciencia es neutra en el plano ético me limito a decir que la ciencia, por sí misma, no se puede pronunciar sobre cuestiones éticas. Quizás pudiera asumir un enfoque de “optimización del beneficio global”, pero entonces sería ético matar a 100 para salvar a 101. Con lo que siempre será necesario asumir algunos bastiones deontológicos, seguramente muy poco científicos.

Otra cosa es lo que tú cuentas, tu exposición posmoderna de la ciencia como “fábula” consensuada. Es un punto de vista muy estimable y sin duda cierto que se aprecia estupendamente en libros como “el efecto carambola” de james burke, que expone una visión no-lineal de la evolución del pensamiento científico y tecnológico… y totalmente condicionada por la persona y el contexto.

Pero parece olvidar que como “fábula” está extraordinariamente bien construida, gracias a su metodología, y que la ciencia es algo a tomar en serio porque es útil, incluso para quién dice que no tiene veracidad alguna. Que no es tu caso.

Como decía Carl Sagan, la ciencia es una vela en medio de la oscuridad, y el tipo de certezas que da la ciencia probablemente no respondan a anhelos ontológicas y existenciales, pero para construir grifos y ordenadores es una maravilla.

Comment by Alberto V. Miranda — 7 diciembre, 2011 @ 10:46

No es mi caso, pero no me llames posmoderno porfa, que no me caen demasiado bien. :D Personalmemte veo el posmodernismo como un intento de recuperación del pensamiento lateral y de reacción ante la confusión entre realidad/estructuras lingüísticas (el cuarto circuito de RAW), pero no le veo un fondo real. Supongo que ese fondo real que le falta consiste en la recuperación del cuerpo y de ahí la “actitud de contención” (en palabras de Jorge Riechmann) que tanto necesita el fáustico proyecto de la tecnociencia occidental. Supongo que el resultado sería una revalorización del empirismo, enmascarado en estos días en esa mitología (no me atrevo a llamarlo fábula) que pregonan con Punset en plan bardo y Buenafuente riéndole las gracias.

Comment by Rev. JFK Tadeo — 7 diciembre, 2011 @ 11:10

Entiendo tus reservas en cuanto el posmodernismo está lleno de oportunistas y de memos que pretenden invalidar las matemáticas como constructo lingüístico sin haber comprendido antes el teorema de tales. Y el relativismo que esconde es una trampa mortal que muchas veces le acaba privando de sustancia.

Creo que si asumimos el posmodernismo en su vertiente hard, se acaba convirtiendo en un existencialismo abismal, en el que ya nisiquiera puedes permitirte considerarte un individuo y sólamente un mero artefacto configurado por su entorno.

Es el problema de Dawkins, por ejemplo (que me parece un poco prepotente en general), que al final las gallinas se acaban convirtiendo en el órgano de reproducción del huevo. Que es lo mismo que no decir nada nuevo.

Comment by Alberto V. Miranda — 7 diciembre, 2011 @ 11:33

Supongo que al final es una cuestión corporal; quiero decir, no estoy en contra del relativismo ni mucho menos, pero si este está desconectado del cuerpo (en definitiva, de la experiencia) es cuando se vuelve estéril; paradójicamente ese discurso contra el relativismo lo recuperan los sectores más conservadores de la sociedad en forma del absolutismo. Pero es lo que señala Lowen: nuestra percepción de que somos indivíduos se cimienta en el cuerpo; identificarnos con ideas que tenemos es, en último término, un acto neurótico.

Comment by Rev. JFK Tadeo — 7 diciembre, 2011 @ 14:19

Sisisí, a Ratzinger y afines se les llena la boca de dogmas contra el relativismo.

Una vez más volvemos a estar de acuerdo con el asunto corporal. Como me decía alguien hace años: “cuando tengo dudas, ansiedad o me siento mal, hago deporte hasta caer reventado. cuando sólo queda el cansancio, sólo queda la verdad”.

Comment by Alberto V. Miranda — 7 diciembre, 2011 @ 14:34

Dios mío, creí que era casi el único que pensaba esto. De acuerdo con todo lo que dices, y añadiría mucho más. Sus programas son un insulto a la inteligencia.

Un día por curiosidad me puse a transcribir de un programa de Redes al azar, cómo comenzaba las frases el Punsetón. Que cada cual saque sus propias conclusiones :

“Estaba con un premio novel que me contaba …”
“Tal cientifico llamado …”
“De la universidad de tal …”
“La ciencia está demostrando que …”
“Los cientificos nos han enseñado mucho sobre …”
“Los científicos hace muchos años que …”
“Cuando hablo con grandes físicos como …”
“Lo han probado con ratas y …”
“Ocurrió hace 100mil años que …”
“En la evolución eso era …”
“Cuando nuestros antepasados …”
“En cuanto la mujer sale de la cueva…”
“Lo que hemos estudiado …”
“Una de las cosas que estamos descubriendo …”
“Lo que sabemos es que …”
“Hemos hecho experimentos con ratones …”
“Eso ya lo tenemos …”
“Antes no se sabía …”
“Ahora sabemos q …”
“Ya se está pudiendo …”
“Es fabuloso que la idea estríctamente biológica de …”
“La primera bacteria …”

Esto en un solo programa al azar eh ?

Ya sin mencionar sus infames libros (el alma está en el cerebro, etc.)

Saludos

Comment by uno del camino — 8 diciembre, 2011 @ 14:19

No, hombre, que vas a ser el único.

Comment by Alberto V. Miranda — 8 diciembre, 2011 @ 14:29

Hola,

En mi pais,pasan este programa Redes en la television universitaria, nunca termine de ver un capitulo ya que la voz del conductor me daba mucho sueño y cambiaba de canal.

Personalmente si creia que este señor si era el Carl Sagan español no por sus meritos, si no por su programa y alcanze mundial que tiene y el lugar privilegiado que le da este hecho, pero creo que este post y de otros blogs me aclararon mi vision turbia de la genialidad de este personaje.

Vi el video del post (sin dormirme) y te doy toda la razon este señor esta pateando aire:

¿Como hemos podido vivir tanto tiempo sin saber que nos pasaba por dentro?

¡Su respuesta una cantinfleada total!

Saludos,
JJ

Comment by Juanete — 10 septiembre, 2012 @ 16:27

Completamente de acuerdo con el artículo. Punset ha logrado engañar a un público mayoritariamente poco culto, poco dado a cuestionarse las cosas, y muy fan de las figuras de autoridad (aunque sean totalmente falsas).

El tema de Punset es algo que (somos ya unos cuantos) no podemos soportar más. Punset no es un divulgador, es un divagador, pagado y publicitado con dinero público. Gracias a sus influencias políticas y empresariales ha conseguido construir un imperio mediático, de dudosa moralidad.

Por supuesto, su formación y trayectoria como político, abogado y economista, así como sus excelentes dotes de conocedor del público hispano, le permiten operar dentro de la legalidad e incluso ser aclamado, por muchas tonterías, inexactitudes e incluso mentiras que cuente.

Sólo en un país como el nuestro alguien que habla de “la memoria de los números” y se sorprende de que las tiradas de los dados sean sucesos independientes podría ser considerado divulgador “científico”, cuando no es más que un genio de la autoayuda barata.

Saludos.

Comment by Betawriter — 10 febrero, 2013 @ 19:54

Deja un comentario

(requerido)
Si te ha gustado este artículo, puede que te interese también
27 septiembre, 2011
ROMÁN: Inventen, pues, ellos y nosotros nos aprovecharemos de sus invenciones. Pues confío y espero en que estarás convencido, como yo lo estoy, de que la luz eléctrica alumbra aquí tan bien como allí donde se inventó. SABINO: Acaso mejor. Miguel de Unamuno en "El pórtico del templo"
12 diciembre, 2011
Jason Horsley renunció a su cuantiosa herencia para vivir sin dinero en las calles de Tánger. Dos décadas después, convertido en Aeolus Kephas, escribe sobre filosofía, chamanismo y conspiración.
2 noviembre, 2011
Nadie duda a estas alturas que la motivación real para llegar a la Luna fue más política que científica. Que el transbordador espacial o el radiotelescopio de Arecibo fueron en origen proyectos militares. Y que hoy en día la industria aeroespacial sólo piensa en términos de lucro. El pequeño Ceres, sin embargo, sólo ofrece conocimiento.
 
Astropuerto es una revista online fundada en 2011 y coordinada por Alberto V. Miranda.

Esta revista es plural y respeta la libertad de expresión de sus autores y colaboradores; en ningún caso se responsabiliza de la información y opiniones expresadas por estos.

Cada artículo aquí publicado es propiedad de su autor o autora y no puede ser reproducido sin permiso explícito por escrito.
Facebook Way of Living  
Política de Cookies

Astropuerto funciona con WordPress

Tema visual 'Astropuerto' creado por Voet Cranf

Contacta con nosotros por email