13 marzo, 2012

Se ve que nuestro compañero Juan no tiene frío. El resto, esperaremos a que llegue el verano para hacerle caso.

Me dice horrorizada una compañera de la facultad que el Foso de la Familia, HázteloMirar.org, o una de esas pequeñísimas pero revoltosas y bien financiadas asociaciones de extrema derecha, solicita periódica y públicamente que se habiliten playas para familias donde la gente vaya tapada hasta las orejas. El razonamiento es lógico: si en la playa hay cangrejos, vayamos patrás como ellos.

Aducen que hay una invasión de nudismo en España. Já. Ya me gustaría. Todavía el último día de verano tuve que darme la vuelta por culpa de la supuesta invasión, pues tras enterarme de la existencia de una playa nudista “oficial” cerca de Gijón, en Xivares, me presenté allí sólo para encontrar domingueros textiles que ya la habían invadido completamente. Como me dijo una viejecita muy simpática de la zona a la que pregunté cómo se llegaba, “esos compraron terrenos en los tiempos de la fame [hambre en asturiano] y ahora van de señoritos”.

Así que aprovecho para reivindicar el nudismo como opción de vida. Ahí va, toma manifiesto:


VENTAJAS DE PASARSE EL VERANO EN PELOTAS
  • Se obtiene un maravilloso moreno integral. Pocas cosas hay más antiestéticas que las blancuzcas marcas del bañador o el bikini sobre una piel cobriza. Son tan horribles como el moreno agroman. Incluso la textura de la piel es distinta y la manera de sudar, lo que al tacto tampoco es agradable.
  • La liberación de andar sin ropa. Aunque a algunos les parezca que no, el hecho de no tener NADA de ropa encima en la playa es cualitativa y cuantitativamente muy distinto a llevar un palmo de tela.
    • Por una parte, es menos engorroso a la hora de llevar y traer cosas a la playa, con lo que se gasta menos sitio en la mochila, donde sólo es necesario llevar la toalla, el agua y el bocadillo. No se necesita ropa de recambio para la humedad…
    • …Que es otra ventaja. Es horrorosa la sensación del agua entrando a través de la ropa, las burbujas saliendo del pantalón o los tirones de las olas cuando enganchan la tela.
    • Del mismo modo, se elimina el horrible trajín de tener que cambiarse de ropa cuando se sale del agua o esperar una hora a que seque el puto bañador que se llena de arena por todas partes.
    • Y además es más cómodo. Infinitamente.
  • El ambiente. Por lo general, las playas (y otro lugares) nudistas son minoritarias y es raro encontrarse al varas del transistor, los varas de la pelotita o treinta toallas al lado de la tuya (con lo fácil que es perderse). Tampoco tienes al típico vendedor de helados o lo-que-sea dando la brasa, megáfonos o policía. Para que se hagan a una idea, yo suelo ir a una playa algo alejada de Gijón que es unas 6 veces más pequeña que la de San Lorenzo (o sea, la de la propia ciudad). Ayer estimé que había en la playa nudista unas treinta o cuarenta personas. En San Lorenzo debía haber seis o siete mil. Cálculese la densidad de población en una y otra. Quizás puedan parecer unas cifras sorprendentes para la gente del sur, pero en el norte la gente es mucho más cortada.
  • La tolerancia. Es parte del ambiente, sí, pero prefiero destacarla aparte. Los nudistas somos mucho más tolerantes con los vestidistas (toma palabro) que viceversa. Jamás he oído a un nudista diciéndole a nadie que se desvistiera para estar en la playa, incluso en los feudos clásicos (como pueda ser Torimbia, una de las playas más hermosas del Cantábrico). Sí he oído más de una vez cosas como “guarros” “tapáos” y gilipolleces así por gente que, no se porque extraño motivo, se acercó a una zona nudista. Supongo que para ponerse ciega a ver pollas y tetas. Del mismo modo, nadie te mira raro por fumarte un porro o porque le agarres cariñosamente una teta a tu novia.

TONTERÍAS (A COMBATIR) SOBRE EL NUDISMO

  • Se me va a quemar el pito/chochete. Falso. Aún sin echar crema, que sería la opción obvia para ese problema, a mí se me ha quemado todo el cuerpo MENOS el cilindrín y los huevillos. Quizás porque ya contienen de por sí melanina de sobra para contrarrestar los efectos del sol. Una cosa que quiero reseñar (aunque es una gilipollez) es que la distinción entre culo y espalda es artificial. Cuando se queman, el dolor se reparte por igual entre los dos, sin problemas de continuidad.
  • Voy a pasar mucha vergüenza. Falso. A este tipo de playas van hombres y mujeres, jovenes y viejos, gordos y delgados: en fin, toda la variedad de miserias humanas. De hecho, la gente se mira una a otra del mismo modo que si se estuviera en una cafetería o en el metro. Descubrirás que todos somos hermosos a nuestra manera. Y cuando más integral el moreno, mejor. Y además, ya desde el primer día, comprobarás que la mayor parte de las veces no tiene nada de excitante. Lo digo porque muchos tíos piensan que…
  • Me voy a empalmar. Puede. Es posible que te empalmes, sí. Pero nadie te va a decir nada porque es natural, igual que si se te pone morcillona. A lo mejor no te das ni cuenta. Eso sí, igual te dan dos hostias si comienzas a meneártela con la tía de al lado mientras jadeas en plan perrito. Igual hasta te las doy yo.
  • Hay mucho maricón. Pues entonces tienes un problema que podrás resolver metiéndote una polla por el culo y descubriendo que, a pesar de lo que te afirmabas a tí mismo, te gusta. Y sí, suele haber bastante pareja gay y lesba. Pero más que nada es porque se trata de un ambiente mucho más tolerante, insisto.

Comentaré de paso que una vez se acostumbra uno a este tipo de playas, se hace insufrible ir a una convencional. Por lo menos a mí me pasa. Y te acabas dando cuenta que a estas alturas de la decadencia de nuestra civilización, es un terrible absurdo que la gente se tape sus vergüenzas para pasar un buen día entre la arena, el sol y el mar.

Quiero reseñar por último que el nudismo NO es delito y su situación legal es clara: el nudismo es una consideración de orden moral y en el marco jurídico español no se puede objetar. Tenéis aquí una serie de resoluciones judiciales sobre el asunto.

1 comentario Ir al formulario  RSS de estos comentarios Trackback URL

Las playas nudistas a las que más suelo ir en Asturias son la Playa de la Aguilera y el Playón de Bayas.

Comment by Alberto V. Miranda — 13 marzo, 2012 @ 12:00

Deja un comentario

(requerido)
Si te ha gustado este artículo, puede que te interese también
20 diciembre, 2011
Este carpetovetónico filosofillo de provincias se siente arropado por una cohorte de gente tan intransigente y cerril como él mismo, cuando no por políticos de monoceja y boina.
26 noviembre, 2011
La WBC no es la única iglesia que asegura que sólo sus miembros se van a salvar. El problema es que, si es verdad, sólo lo harán menos de cien idiotas.
21 enero, 2012
¿Qué es la conspiranoia? ¿Para qué sirve? ¿Dónde se la suele encontrar? ¿Deberíamos ponernos gorros de papel de aluminio para que las entidades reptilianas no controlen nuestra mente? ¿Estamos fatal del tanque? La respuesta es: todas son correctas.
 
Astropuerto es una revista online fundada en 2011 y coordinada por Alberto V. Miranda.

Esta revista es plural y respeta la libertad de expresión de sus autores y colaboradores; en ningún caso se responsabiliza de la información y opiniones expresadas por estos.

Cada artículo aquí publicado es propiedad de su autor o autora y no puede ser reproducido sin permiso explícito por escrito.
Facebook Way of Living  
Política de Cookies

Astropuerto funciona con WordPress

Tema visual 'Astropuerto' creado por Voet Cranf

Contacta con nosotros por email