24 octubre, 2011

Komar y Melamid son dos artistas que elaboran sus obras a partir de encuestas sobre gustos a gente de la calle. Así, con pleno conocimiento de lo que quiere el público, se han atrevido a pergeñar la canción más deseable y la canción más odiosa.

Komar y Melamid son un dúo de artistas que se consideran a sí mismos un movimiento. Tal es así que siempre firman juntos hasta cuando uno sólo de ellos es el responsable.

Nacidos en Moscú, emigraron a Israel y luego a USA a finales de los años 70, donde han destacado por lo extraño de sus propuestas, que muchas veces mezclan, con resultados pelín surrealistas, el Realismo Soviético con la Cultura Pop usamericana.


En el año 1994, enmarcado en su proyecto People’s Choice, decidieron realizar una serie de obras pictóricas elaboradas a partir de los gustos de una mayoría democrática. Suena extraño, ¿eh? Pues sí. Estos genios hicieron encuestas a nivel de calle en diversos países preguntando a la gente que era lo que más le gustaba (y lo que menos) en el ámbito de la pintura artística, para luego poder así fabricar cuadros que gustaran a la mayoría de la gente.

Aunque ignoraron a España, incluyeron a un gran número de países en su encuesta, cuyos resultados están publicados en internet, como las pinturas realizadas.

Estas últimas no destacan por la calidad técnica, la verdad, y se observa cierta uniformidad en los gustos de la gente de distintos países: a casi todo el mundo le gustan los paisajes con animalitos del mismo modo que rechaza los patrones geométricos, según la conclusión de estos artístas.


Pero el proyecto por el que realmente merecen pasar a la historia es por la extrapolación de este mismo experimento al mundo de los gustos musicales, en colaboración con el compositor Dave Soldier.

Estamos hablando de The Most Wanted Song y The Most Unwanted Song. Pongo enlaces al final del artículo para que las escucheis, no os precipiteis, que queda por leer.

La primera, The Most Wanted Song, fue elaborada, como en el caso de las pinturas, a partir de los resultados de una encuesta que aseguraba que la gente prefería las temáticas amorosas cantadas en dueto y acompañadas con instrumentos como piano, guitarra y saxo.

No es precisamente una gran canción, al menos considerando el modo en el que está producida y que, ciertamente, es muy celindionesca-kennylliesca. A mí no me gusta nada, pero como ellos mismos aseguran en la página oficial del proyecto (donde puedes comprar el CD), estiman que gusta al 72 ± 12% del público.

Pero, oh, y agarrense los machos/as, mis lectores/as, The Most Unwanted Song [wikipedia] es una pequeña maravilla bizarra de infamia y desorden público.

A poca gente parece gustarle la música del oeste, las gaitas, los acordeones, la ópera, el rap, la ópera-rap (!), los coros de niños, las cajas de ritmos, los órganos de iglesia, las tubas, los bajos sintetizados de los 80, los villancicos navideños o los jingles publicitarios.

Si a estos elementos los unimos despiadadamente en una estructura atroz de longitud inadecuada, con unas armonías atroces y, en general, un mal gusto milimétricamente calculado regado de mucha badmilk, lo que conseguimos es algo brillante: The Most Unwanted Song, de mala que es se convierte en transmala. O sea, en una Obra Maestra.


Me marcho con (no hay subtítulos pero se entiende muy bien) este minidocumental de unos cinco minutos en el que se puede ver a los autores del experimento explicando, con cierto teatro ya que no me creo que trabajen con bata de científico, como llegaron a elaborar esta música…

…y por supuesto, con los enlaces para que podáis escuchar y descargaros ambos temas.

De nada.

No hay comentarios Ir al formulario  RSS de estos comentarios Trackback URL
Deja un comentario

(requerido)
Si te ha gustado este artículo, puede que te interese también
25 enero, 2012
Existen muchos mitos sobre el concepto de "producción musical". En este artículo aprenderás, en compañía de la bellísima Ofra Haza, que un productor no es necesariamente la persona que pone el dinero y que a veces su labor es más importante que la de los propios músicos.
16 diciembre, 2011
Todos los sabíamos, o al menos lo sospechábamos. Esperemos que Juan escoja títulos menos rotundos para sus próximos artículos, porque en redacción no se nos ocurre nada para poner aquí.
18 febrero, 2012
En Astropuerto no todo son sesudos ensayos metafísicos sobre los efectos de las fuerzas ctónicas en la psique cósmica. También hay momentos para la anécdota.
 
Astropuerto es una revista online fundada en 2011 y coordinada por Alberto V. Miranda.

Esta revista es plural y respeta la libertad de expresión de sus autores y colaboradores; en ningún caso se responsabiliza de la información y opiniones expresadas por estos.

Cada artículo aquí publicado es propiedad de su autor o autora y no puede ser reproducido sin permiso explícito por escrito.
Facebook Way of Living  
Política de Cookies

Astropuerto funciona con WordPress

Tema visual 'Astropuerto' creado por Voet Cranf

Contacta con nosotros por email