25 marzo, 2012

En los medios tradicionales se habla de la crisis en términos globales y de los mercados en abstracto. Quizás nos estemos mirando demasiado al ombligo y no nos demos cuenta de que en el resto del mundo las cosas no se ven igual, y que detrás de los mercados también está nuestra propia indolencia.

Tres errores típicos

Resulta frustrante, en mi opinión, observar la confusión con la que, manipulada por los medios de comunicación, la ciudadanía ha interpretado la realidad económica que nos está tocando vivir. Hay varios errores fundamentales, instalados en la conciencia pública, acerca de la crisis que me gustaría señalar y que son el motivo de este artículo.

El primer error es en relación al alcance de la crisis. No hay un mundo en crisis. Tan solo, y no es poco, es el mundo occidental es quien está en depresión, mientras el resto del planeta goza en su mayor parte de las mayores tasas sostenidas de crecimiento de la historia. Cierto que no hay nada que garantice que esto vaya a continuar y de hecho ambos fenómenos, nuestra crisis y el crecimiento del mundo emergente, están interrelacionados. Pero de momento no hay crisis mundial.

El segundo error es en relación a la naturaleza de la crisis. A estas alturas todavía hay muchos que piensan que estamos en una crisis meramente financiera que se ha contagiado a la economía real por la falta de crédito. Y que, solucionado el problema financiero, se solucionará el problema de la economía real. Pues lo siento, no es así. El colapso del sistema financiero en 2008 fue tan solo la necesaria consecuencia de dilatar en el tiempo el reconocimiento de una realidad histórica, que Occidente compite ahora en el planeta con los recién llegados a la industrialización, que el planeta se ha hecho pequeño y que tocamos a menos. La crisis financiera vino cuando el modelo que habíamos creado para financiar nuestros déficits dejó de funcionar, y eso iba a ocurrir tarde o temprano. En el 2008, en el 2010, en algún momento; y cuanto antes, mejor.

Las finanzas tuvieron su papel en sostener nuestra demanda interna mediante endeudamiento bajo los incentivos de la burbuja para enriquecimiento de unos pocos y complicidad inconsciente de los muchos. Pero las finanzas cambian sólo el ritmo al que aparecen los síntomas, no la naturaleza última de la enfermedad.

Y en tercer lugar hay una confusión total acerca de los remedios. No es posible curar el mal desconociendo las causas. Si comprende Vd. que, en ultima instancia, la nueva crisis solo significa el periodo de transición en el que se establece el nuevo reparto de los recursos del planeta entre los de siempre –nosotros los occidentales- y los recién llegados –el resto del mundo- entenderá que solo las medidas encaminadas a generar más valor por nuestra economía en los mercados internacionales y por tanto, a poder financiar la compra de más recursos, son los que en el largo plazo nos darán una mejor posición.

Milagros de la ciencia aparte, de volver al antiguo status, aquel en el que no miraba sus gastos corrientes, olvídese. Esa etapa de la historia se ha terminado para el común de los ciudadanos occidentales. La globalización; la movilidad de capitales, tecnología, información y mercancías lo han hecho posible.

Por qué la cosa pinta muy mal

Dicho esto, quiero adelantar que soy muy pesimista desde hace mucho tiempo respecto al futuro devenir de las cosas. Las razones principales son estas:

Los mecanismos de ajuste del comercio internacional no están disponibles

Cuando existe un desequilibrio sostenido en comercio entre países –en balanza por cuenta corriente- este desequilibrio es financiado de alguna manera. Es decir, por lo que compras, pagas, aunque sea endeudante. Mientras el desequilibrio persista el país deficitario debe endeudarse o vender sus empresas y activos. Occidente ha hecho todo eso. Sin embargo dicha situación no puede perpetuarse hasta el infinito. En algún momento se ha de corregir, y la economía de libre mercado dispone de mecanismos para ello. Sin embargo en el marco mundial actual, dichos mecanismos no están disponibles.

No existe ningún modo en el que las economías occidentales puedan ajustar su comercio con el mundo emergente. Nosotros no podemos facturarles nuestros bienes intangibles, como marcas, patentes, películas o canciones que simplemente, reproducen o copian. Sus monedas no cotizan libremente con lo que las nuestras no pueden perder valor. Los canales de distribución en algunos países del mundo emergente, en particular China, son casi inaccesibles para nosotros y en el proceso perdemos todos los márgenes. Así pues, todos los ajustes en relación a nuestros déficits exteriores tendrán tan solo efecto entre nosotros. Es decir, si España mejora su balanza comercial lo hará a costa de Alemania. Si lo hace EEUU será a costa de Europa. Pero el desequilibrio fundamental, compramos más de lo que vendemos y para financiarlo hay que endeudarse o vender otros activos financieros, no tiene solución entre Occidente y Asia. Aunque hagamos todos los ajustes presupuestarios del mundo, éstos alimentaran caídas en la demanda agregada no compensadas suficientemente por el sector exportador, y de ahí llevará a nuevos ajustes, sin que la demanda externa sea nunca la suficiente considerada para el conjunto de las economías occidentales.

¿Hay alguna posibilidad de solucionar este problema? Hay un antecedente. En el siglo XIX lo hicimos, mediante la guerra. Se llamó Guerra del Opio. Y conseguimos equilibrar nuestro comercio con China. Pero ese ajuste no es ahora posible.

¿Qué ocurre si dicho ajuste no se produce? Que las medidas de ajuste y consolidación fiscal no se traducirán en menos necesidades de endeudamiento y por tanto serán al mismo tiempo, inevitables e inútiles. Por supuesto China no es tonta y aflojará un poco la correa para darnos aire financiándonos un poco menos, un poco más tiempo, pero el destino a medio plazo está sellado.

La mayor proporción del capital mundial está en nuestras manos, pero no somos tan ricos

Durante todo este proceso de demanda alimentada por la burbuja y por la deuda, nuestras empresas, tanto corporaciones como bancos, han retenido la mayor parte de los márgenes y han ido acumulando enormes activos financieros. El valor en bolsa en dólares de las grandes corporaciones es gigante. Y las entidades financieras que han alimentado la burbuja y financiado con ella nuestro endeudamiento también han ganado cantidades fabulosas que han ido a parar a manos de sus directivos y socios, es decir, a manos de las “elites”. Sin embargo todo esto es un espejismo.

El valor de la riqueza guardada en moneda es tan solo lo que se puede comprar con ella. Me gustaría repetir esta frase despacio: El valor de la riqueza guardada en moneda es tan solo lo que se puede comprar con ella.

Si las economías europeas no producen bienes y servicios valiosos para los mercados, el euro es tan solo papel. Y si el euro cae, nuestra riqueza se derrumba. Es una exageración, claro está, pero indica el camino por el que vamos. La tendencia que reflejan las cuentas exteriores de Occidente tomado en su conjunto.

Si el euro y el dólar se derrumban, seremos ricos en eso, en papel –o en anotaciones contables en los ordenadores de los bancos, si lo prefieren- Tendremos riqueza de videojuego, como un montón de Microsoft Points. Las fábricas, las infraestructuras y los ingenieros, la capacidad de crear y transformar recursos, estarán en algunos países emergentes. ¿Y de qué sirve acumular millones de millones de beneficios, si todos ellos están en activos en dólares y euros porque se nos impide comprar empresas asiáticas o sus activos en sus monedas? Estamos atrapados en nuestras propias divisas.

China se ha asegurado de que todos nuestros excedentes empresariales estén en activos financieros en dólares o euros. Cuando nuestras monedas caigan, nuestros poderosos fondos, bancos y ahorros, nuestra riqueza de papel, caerán con ellas. Cierto que China guarda más de un millón de millones en deuda americana en dólares. Nosotros guardamos quizás 8 veces esa cantidad. Pero los chinos a partir de ahora comprarán menos deuda y más empresas. No tengan ustedes ninguna duda.
Dado que los desequilibrios globales de comercio no tienen solución, algún día no tendremos suficiente que ofrecer a Brasil, Rusia, India y China. Ni siquiera atractivos títulos de deuda. Y nuestras monedas se derrumbarán.

Los conflictos sociales impedirán dar una respuesta única y decisiva

Quizás uno de los mayores contrastes entre la estrategia China y la de Occidente en relación al mundo que viene es que mientras ellos tienen la posibilidad de perseguir una estrategia a largo plazo, nosotros carecemos de cualquier plan de acción para lo que viene. El talón de Aquiles de los estados democráticos, la dificultad para establecer estrategias de largo alcance, es aprovechado por la autoritaria China con su cabeza única.

Esto viene por un lado porque en Occidente cada uno de los colectivos cuyo status quo se ve amenazado por la caída de renta, precipitada por los procesos de consolidación fiscal, busca salvarse a sí mismo, dificultando a los gobiernos la toma de cualquier estrategia global a largo plazo.

Por otro lado, la élite financiera y social, que fue la gran ganadora del proceso de endeudamiento alimentado del último decenio, poco se puede esperar. Expandieron la masa monetaria hasta el infinito para seguir financiando la burbuja, sin ninguna consideración por los riesgos futuros. Abrieron las puertas a la inmigración masiva para impedir que subieran los salarios de los trabajos no cualificados y mantener los márgenes empresariales, y por tanto la inversión inmobiliaria de la burbuja con la que se lucraban. No han hecho nada que no fuera por engordar sus cuentas con una estrechez de miras fruto no sé si de la maldad o de la incompetencia. En cualquier caso, ha sido así.

La falta de formación de la ciudadanía y la prensa, la falta de escrúpulos y empatía de nuestras élites financieras, promotores inmobiliarios y otras élites gremiales, la crisis ética de una ciudadanía que vota masivamente a políticos corruptos que compran sus votos con las rentas de nuestros nietos… Es que no se puede ser optimista. Y yo no lo soy.

Conclusión

Occidente no tiene un plan. Al menos Europa no lo tiene. Y EEUU ha de buscar una alianza estratégica con Japón, Europa, y quizás un día, Rusia y Brasil, que obligue a China a jugar con reglas que permitan un reequilibrio del comercio internacional.

Hay quien dice que no hay que preocuparse, que la actual situación no difiere en gran medida de lo sucedido en los años 70 cuando, junto a una crisis por la escasez de recursos petrolíferos, se añadío la irrupción en los mercados internacionales de bienes y servicios de Japón y Alemania. Yo creo que se equivocan. China no es Japón ni Alemania, no tenemos una historia compartida reciente y por esa y otras razones, no podremos entendernos con ella de la misma manera. Japón tiene una constitución occidental impuesta por el general MacArthur, consume nuestros productos culturales y paga por ellos. China es 8 veces más grande que esas dos naciones juntas y nos mira desde la distancia de su milenaria historia como un día hicieron cuando hace dos mil años alguien les habló del “Gran Rey” –el Emperador de Roma- y ellos asintieron con indiferencia.

Coincidiendo en un contexto en el que otros muchos países se incorporan a los mercados, en el siglo XXI la competencia por los recursos y en los mercados donde se compran será mucho más feroz. Al perder los mercados internacionales, perdemos la partida de los recursos. O lo vemos con claridad, o perderemos la partida. Y yo creo que la perderemos.

4 comentarios Ir al formulario  RSS de estos comentarios Trackback URL

De lo que cuentas deduzco que las economías emergentes están intentando “hacer el vacío” a occidente, en plan “sólo quiero tu dinero mientras no tenga la suficiente demanda interna”.

¿Significa eso que deberíamos volver a desempolvar las fábricas abandonadas en los 80 por culpa de Reagan y la Thatcher? En cierto modo sería un poco volver a los años 60, pero con poquito petróleo.

La cuestión es si, en caso afirmativo, el capitalismo salvaje (convenientemente encauzado por gobernantes excelsos, como esa Pericles postmoderna llamada Esperanza Aguirre) tendrá la capacidad de efectuar la transición a tiempo de 1) una economía basada en comprarle productos de mierda a China a 2) otra basada en la propia capacidad de fabricación de bienes de consumo de calidad.

Como tercera pregunta. ¿Aun así tendríamos recursos como para seguir llevando una economía consumista? A mí me parece que no.

Si ahora mismo existe una generación —en España, que es lo que conozco, y tampoco todos— de niños embrutecidos por la TV que los treintañeros no tuvimos y que, refractaria a la cultura del esfuerzo que radia la LOGSE —hoy estoy inspirado—, está acostumbrada al placer inmediato, que en última instancia es la que se tiene que enfrentar a esta situación, ¿Qué es lo que nos queda?

Personalmente yo creo que mientras chinos y musulmanes nos dejen, deberíamos, como sociedad y como individuos, intentar encontrar modos de vida e intercambio que sean independientes de todo este entramado absurdo de empresas que cotizan en bolsas indistinguibles de una ruleta y multinacionales que explotan allá y se forran acá.

Tiempo complicado para los profetas. Qué liado está todo.

Comment by Alberto V. Miranda — 21 febrero, 2012 @ 20:12

Varios apuntes:

Sí, es cierto que el mercado de materias primas da señales de estres desde hace años y esto claramente muestra que los recursos se hacen más escasos y que no serán suficientes para mantener el crecimiento global durante mucho tiempo. En enero de este año casi todas las materias primas estaban en máximos históricos, a pesar de la recesión de todo el mundo desarrollado.

Lo que comentas de buscar un nuevo sistema. Nos acercamos a la “era de la escasez”. Estoy convencido de que dentro de muchos siglos así se llamará a la época que iniciamos ahora. Y por lo tanto ningún sistema es viable si no es muy productivo. Y en ese sentido, el libre mercado, sin tramposos, ha sido imbatible hasta ahora.

Creo que la salvación utópica está en ascenso de la ciudadanía al poder político para expulsar a los lobbies, la toma de control sobre el planeta por parte de las grandes potencias para tomar grandes decisiones globales, el control de la población, y la tecnología, mucha mucha tecnología.

Comment by Abelardo Fernandez Bagues — 21 febrero, 2012 @ 22:16

Está claro que la era de escasez va a acabar con la mayor parte de la población humana a no ser que encontremos un sustituto para el petróleo. Eso no hay que dudarlo. El asunto está en saber que forma tendrá “corrección ecológica”. Hemos consumido irresponsablemente en 100 años la energía de 100 MILLONES de años y ya no hablamos de nuestra hecatombe, sino de imposibilitar en el futuro el renacimiento de una cultura tecnológica.

Por eso desconfío de los argumentos de productividad a secas, porque sería más adecuado hablar de intensividad vs. extensividad, pasar de nuestro modelo hiperintensivo de vida a un modo más relajado, mucho más lento e infinitamente menos consumidor. Un modelo extensivo y por tanto sostenible.

De todos modos desconfío de estas utopías de tipo reformista porque está claro que en el interín nos vamos a comer los unos a los otros. Y quien diga que no, sabe muy poco de historia. No va a ser un rollito New Age, descuiden.

Comment by Alberto V. Miranda — 22 febrero, 2012 @ 1:16

Nunca fuiste tan pesimista Abelardo.

Comment by Aralun — 10 diciembre, 2013 @ 16:45

Deja un comentario

(requerido)
Si te ha gustado este artículo, puede que te interese también
19 septiembre, 2011
Si la actual crisis ha servido para algo, es para que todo el mundo se haga su pequeño máster en Economía. Lo que no se suele contar es que el actual estado de cosas ha sido consistentemente pergeñado delante de nuestras narices a lo largo de tres décadas. He aquí la indignante historia de como, poco a poco, el poder financiero ha arrebatado la soberanía a las democracias occidentales.
11 septiembre, 2011
Estamos acostumbrados a percibir a los visionarios como una especie de sacerdotes hi-tech. Reynolds probablemente no usa peine y además trabaja con adobe y desperdicios. Pero es un visionario. De los grandes.
6 noviembre, 2011
Compra una casa. Compra un coche. Trabaja hasta la muerte para pagarlos. La realización personal consiste en eso. A que sí.
 
Astropuerto es una revista online fundada en 2011 y coordinada por Alberto V. Miranda.

Esta revista es plural y respeta la libertad de expresión de sus autores y colaboradores; en ningún caso se responsabiliza de la información y opiniones expresadas por estos.

Cada artículo aquí publicado es propiedad de su autor o autora y no puede ser reproducido sin permiso explícito por escrito.
Facebook Way of Living  
Política de Cookies

Astropuerto funciona con WordPress

Tema visual 'Astropuerto' creado por Voet Cranf

Contacta con nosotros por email